Archivo por meses: agosto 2011

Celebrando un año de vida

Nuestro segundo hijo cumple su primer año de vida y quisiera honrar este evento recordando nuestras vivencias el día de su nacimiento. Lo que sigue, a continuación, es algo que escribimos a pocos días de su nacimiento, lo escribimos para compartirlo con nuestros hermanos y hermanas de la vida, amistades, familia y para él mismo, ahora lo hacemos más publico al compartirlo en este espacio a modo de bitácora personal pero que también espero pueda ser del disfrute de otras madres.

Un poco entre paréntesis, me disculpo, contigo, hijo mío, porque al compartir nuestras vivencias como padre y madre, también exponemos parte de tu historia de vida, sin tu permiso, es una consecuencia de los nuevos tiempos. Que la historia nos absuelva.

Y si tienen más curiosidad y para completar esta bitácora personal agrego la historia completa de mis dos partos, la cual escribí a modo de carta a  mi obstetra durante la semana mundial por el parto respetado 2011 y que fue publicado en la prestigiosa página Amor Maternal  http://www.amormaternal.com/2011/05/parto-respetado-humanizado-venezuela.html

DSC075121 300x250 Celebrando un año de vida

“El 20 de agosto de 2011, a las 36 semanas de gestación, nació Arturo, a las 4:00 a.m, pesó 3.245 y midió 50 cm. Hijo de Héctor y Claudia, hermano de Alicia de 6 años de edad. Nació tres semanas antes de lo previsto, se adelantó el parto y el embarazo, a diferencia del primero, estuvo delicado por amenaza de aborto.

Fue un parto vertical, humanizado y soñado, las contracciones empezaron a la 1:00 p.m. y enseguida rompí membranas, así que, en tan solo 3 horas, ya lloraba como un gatito, bello, precioso y sano,  fue, felizmente, amantado de inmediato. Desde recién nacido, ya mostraba ser un niño bastante tranquilo, abriendo mucho los ojos y sonriendo a ratos.

La experiencia del parto fue algo graciosa, no teníamos todo listo, así que, entre contracción y contracción, mamá y papá, preparamos lo primordial, nos bañamos, llamamos por teléfono avisando a la familia, despertamos a la hermana,  sentíamos, respirábamos y contábamos las contracciones.

Ingresamos a la clínica a las 2:30 a.m. y la hermana mayor, toda una dama cariñosa, ingeniosa y colaboradora, se quedó en casa de su Abu y Abuelo para que durmiera, pero no pego un ojo y tampoco dejo dormir a los abuelos, anunció el alba y llego temprano con sus abuelos para conocer a su hermano.

Naciendo

Durante la dilatación, las cuales sentí con firmeza y claridad, dejé que la mamífera se impusiera y recuerdo haber emitido un canto tipo mantra, taren (melodía Pemon para la sanación) un sonido hondo, mientras mi amado me mecía rítmicamente entre sus brazos. En algún momento la médica dijo que las palpitaciones del bebé estaban muy aceleradas y algo pasaba que no sabíamos (luego supimos que el cordón umbilical estaba corto y con una vuelta en su cuellito), así que debía parir pronto.

Recordando el largo trabajo de parto con Alicia, me sentí cobarde y en lo que reconocí mis emociones: miedo, empecé a pedir anestesia (ahora me río con vergüenza), entonces llamaron al anestesiólogo y me dije bueh… mientras llega pujo, estando colgada en una liana de tela, tipo columpio, en vertical, después de pujadas empecé a sentir como el bebe se abría camino a través de mi. Mas consciente que el parto anterior, fui experimentando y dejándome llevar por las sensaciones físicas. Sentí placer pero también dolor, me ardió porque me desgarré un poco. Así llegó Arturo a esta parte del mundo.

Sin anestesia y con la fuerza y el amor de Dios, nació este hermoso bebe. Recuerdo que, una vez que nació, dije en alta voz: Cielo Santo, Cielo Santo porque volvimos a vivir el milagro de la vida a plenitud, la voluntad de Dios obrando, su amor hecho carne. Hermanos y hermanas de la vida, queridas amistades, familia amada, les digo: Dios existe, aquí y ahora y es puro amor para todas y todos. Gracias por acompañarnos durante este tiempo”

 

Agradecida

Chicasseptiembre2 300x255 Agradecida

Si hay algo a lo que nos expone la Lactancia Materna es al amor incondicional e ilimitado de nuestros hijos. No hay nada que supere a esos ojitos agradecidos, esa carita cómplice y feliz, no solo porque le estamos brindando alimento sino porque le brindamos calor, seguridad y hasta un rico espacio para su tranquilidad y así poder dormir.

El valor de este reconocimiento no es solo por la perseverancia ante todos los retractores que tiene la Lactancia: los mitos acerca de lo dolorosa e incómoda que puede resultar, el temor a sentirnos afiebradas, hinchadas, expuestas, equivocadas. Lo práctico y rápido que resulta preparar un tetero y ya.

Seguir firmes ante frases tan dolorosas como: “esa leche tuya no alimenta a ese niño” “yo creo que eso no le hace bien a ese muchacho, ni a ti, tienes rato en eso” “Debes tener poquita leche porque ese niño no para de llorar” y muchas más que ustedes puedan agregar, nos hace unas valientes, seguramente unas tercas, unas amorosas tercas porque nada, absolutamente NADA, supera los beneficios a nivel de salud que brindamos a largo plazo a nuestro hij@, nada nos brinda más orgullo que sabernos capaces, no solo de dar vida, sino de alimentar a esa vida y proporcionarle sus primeros valores al unirnos en ese lazo de amor insustituible que hace a ambas partes seres amados y amables.

Me uno a la celebración de la Lactancia Materna. Me uno a ustedes en un abrazo de felicitación por haber superado todos estos retos y deseo que este reconocimiento nos sirva como inspiración para que, toda situación que se nos muestre difícil de aquí en adelante, sea al tiempo, otra meta superada porque, como analogía, la Lactancia Materna es la demostración de que todo lo que se hace poco a poco y con amor al final nos deja un gran resultado.

Mayra Villavicencio

 

¡Hola mundo!

El Símbolo Internacional de la Lactancia fue creado por Matt Daigle, artista y padre, para un concurso y  firmó un contrato en 2006 para hacer el símbolo parte del dominio público.El símbolo fue diseñado como otros símbolos tipo AIGA vistos comunmente en lugares públicos. Estos símbolos deben ser diseñados con cuidado porque tienen que ser entendidos con un simple vistazo sin explicación escrita sobre su significado.

lactivistastuiter 250x250 ¡Hola mundo!

Símbolo Internacional de Lactancia

El Símbolo Internacional de la Lactancia fue creado específicamente para enfrentar el problema de no tener un símbolo de lactancia universalmente aceptado para indicar que amamantar es aceptable en lugares públicos. Muchas veces, cuartos designados para amamantar en lugares públicos llevan el símbolo de biberón en vez de la imagen de una madre amamantando a su hijo. Antes de la creación del nuevo Símbolo Internacional de la Lactancia, varias madres lactantes sintieron que el símbolo del biberón no era apropiado para designar un cuarto de amamantar.

Si deseas ampliar informacion sobre el simbolo, ingresa en su sitio web : http://www.breastfeedingsymbol.org/

 

Tomado de wikipedia

 

¿Por qué Madre Naturaleza?

Confieso que titular un espacio para hablar de lactancia y crianza respetuosa como: “Madre Naturaleza” me resulta un poco empalagoso pero por la forma en que nació el titulo no me pude resistir.

Una niña de 6 años caminando por su cuarto, de un lado a otro, de manera casi frenética, no para de hablar, dice miles de cosas, entre esas pregunta: “estas tomando nota de lo que digo” y yo trato de hacerlo mientras aprecio sus gestos y recibo su emoción. Todo esto porque pregunté, a esa niña, ¿qué nombre le pondría a un blog sobre lactancia? y enseguida empezó a dibujar con palabras, imágenes que para ella definían la lactancia, entre las frases que pude recoger, dijo: “cuando veo a alguien amamantar pienso en verde, en el bosque, porque es natural, es la Madre Naturaleza”.

Amo a esa niña, mi hija. Rindo homenaje a ella y a ese momento creador, nombrando a este espacio como Madre Naturaleza. Amamantar a mi hija y a mi hijo me ha enseñado mucho pero sobre todo me ha conectado con mis entrañas.

Alicia fue amantada de forma exclusiva por 6 meses y complementaria hasta los 2 años. Arturo también, cuenta con 11 meses de vida y aún se nutre de la leche que emana de mi senos. Miro atrás y preguntó ¿por qué amamanté a Alicia?, mi madre no lo hizo conmigo, nadie me enseño y hace 6 años no tenía tanto acceso a internet, así que no fue porque contaba con mucha información sobre lactancia, como lo hago ahora, puedo decir que lo hice porque si, por instinto y el título de este espacio Madre Naturaleza evoca ese instinto, esa entraña, ese origen.

¿Quien escribe? Claudia Rodríguez Gilly es mi nombre y para hacer el cuento corto, nací y vivo en Caracas, Venezuela, el 23 de julio de 1970, socióloga de profesión, activista de derechos humanos, cristiana, enamorada y felizmente casada desde 2003.

¿Porque en lactivistas? este espacio nace durante la campaña 2011 de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, durante esta campaña más que en otra oportunidad participamos más en las actividades públicas y en debates en redes sociales, lo cual motivó a que surgiera con mas fuerza la necesidad de sistematizar, poner en letras lo que aprendemos, pensamos, vivimos y dialogamos, así que no pude dejar pasar por alto la invitación de Lactivistas.org para hacerme parte de esta iniciativa que busca reunir gente que cree y opta por la lactancia materna y la crianza con respeto, espero que mucha gente se sume y hagamos tribu/comunidad de lactivistas.

Familia de Macacos4 300x199 ¿Por qué Madre Naturaleza?

Claudia Rodríguez Gilly @claudirg

Porque fracasa tanto la lactancia materna?

leche%2Bmaterna%2B3 Porque fracasa tanto la lactancia materna?Sinceramente cada dia me sorprendo mas y mas de las historias que escucho sobre fracasos en la lactancia materna. No dejo de escuchar frases como “Mi leche no lo/a llenaba mas”, “Se quedaba con hambre”, etc, etc. No es que no crea que haya mujeres que por alguna razón (medica) no tienen leche suficiente,  Muchas veces esta razón es válida, otras veces es imaginaria, pero lo que muchas mamas no saben es que la producción depende únicamente del estímulo que realiza el bebé al succionar. Cada vez que las glándulas mamarias se vacían, éstas generan más leche y, por lo tanto, a mayor succión habrá más producción de leche…
Es decir, puede haber casos en los que no sirve la leche, pero en la realidad estos son casos muy muy aislados, no la regla general como parece ser hoy en día…
Hay muchos mitos  girando en torno a la lactancia, hasta el punto de que algunas mamas piensan que tanto la leche materna como la suplementaria ofrecen los mismos beneficios… Pero el mito mas fuerte y el mas escuchado es :Mi leche no sirve, no lo llena…
Hay bebés con una necesidad de succión muy intensa o que necesitan el contacto frecuente con la madre y este reclamo permanente les hace pensar que no tienen suficiente leche. En este marco caben los bebés que se despiertan mucho para amamantar y bebés que están atravesando un pico de crecimiento y necesitan estimular el cuerpo de la mamá para que produzca más leche buscando el pecho más a menudo de lo acostumbrado. Estas señales podrían interpretarse erróneamente como falta de leche.
Un bebé criado a pecho necesita ser amamantado con mucha frecuencia; esta, situación puede generar comentarios como: “estás malcriando a tu bebé”, “se está acostumbrando a los brazos” o “no tienes suficiente leche y por eso quiere estar pegado todo el tiempo” y pueden generar desmotivación para seguir amamantando…
Estas son cosas que influyen (a mi entender) para que fracase la lactancia materna…
-Decirle a la mama que de el pecho cada x (pueden ser 2, 3 o 4 dependiendo de quien da el consejo) horas.Esto hace que haya menos estimación = menos producción.El bebe hambriento y frustrado y la mama igual de frustrada…
-Ofrecerle al bebe inmediatamente después del nacimiento un chupete o una mamadera “de refuerzo”.Esto puede llevarlo a confundir la succión (es muy distinto succionar el pecho o una tetina de plástico, de esta ultima la leche fluye con bastante menos esfuerzo). La lactancia mixta es el inicio del destete progresivo…
-Decirle a una mama que ya no tiene suficiente leche.
Si el bebe quiere tomar aunque haya pasado muy poco tiempo de la toma anterior, esto no quiere decir que tu leche ya no lo llena, un bebe no busca el pecho solo por alimentarse, tambien lo hace para recibir consuelo, contacto, placer… el « temor por falta de leche » es la primera causa de fracaso de la lactancia.
-Creer que dar el pecho duele, y que eso es “normal”. Dar el pecho en ocasiones duele, es verdad, a mi me dolió mucho con mi primera hija, hasta que pudimos adaptarnos a la lactancia. Pero esto no es “normal”. Es por una incorrecta posición del bebe. En mi caso, debido a la cesárea, mi post operatorio fue muy doloroso, y no encontraba una posición cómoda, que no me hiciera doler los puntos, por ese motivo tuve grietas y demás. Sin embargo jamas dude en suspender la lactancia, tome las medidas del caso, use pezoneras, crema de calendula, me cure y seguí adelante. Tenia clarisimo que no iba a rendirme ante el primer inconveniente…
-Darle formula a la noche para que “duerma mas horas”.Esta es otra manera de hacer que el bebe no estimule el pecho y la producción disminuya.
-No saber acerca de los Periodos de crecimiento. Hay etapas en las que el bebe toma con mas frecuencia, esto es normal y no hay que confundirlo con “falta de leche”.

 

En fin, con este post no estoy tratando de convencer a nadie de que de el pecho a su bebe, solo trato de aportar lo que aprendi después de dos lactancias exitosas.
Para terminar cito un parrafo del libro “Un regalo para toda la vida” de Carlos Gonzales:
En el pecho, además de comida, el bebé busca y encuentra cariño, consuelo, calor, seguridad y atención. No se trata tan sólo de alimento, el bebé reclama el pecho porque quiere el calor de su madre, la persona más conocida para él. Por eso lo importante de dar el pecho no es solamente contar las horas y los minutos o calcular los mililitros de leche, sino el lazo de unión que se establece entre ambos y que es una suerte de continuación del cordón umbilical.

La lactancia forma parte del ciclo sexual de la mujer; para muchas madres es un momento de paz, de profunda satisfacción, de saberse imprescindible y de sentirse adorada. Es un regalo, aunque sea difícil saber quién da y quién recibe…

El poder de la mujer en la lactancia materna 2

299627189 f94a9c254a El poder de la mujer en la lactancia materna 2

Nos queda mucho por reflexionar acerca de la reconciliación del régimen “nocturno” del maternar y la caverna de las ancestras, y el régimen “diurno” de la amazona luchadora por su lugar en el mundo y la cultura. Sin embargo, algunas propuestas legales y laborales están trabajándose en ese sentido, por lo que se necesita la convicción y voluntad de nosotras mismas para alcanzar un cambio que puede ser tan verdaderamente revolucionario como el estallido del feminismo mismo durante el siglo XX.

Pero esto no es tan fácil luego de años, de décadas, de repetición de mensajes degradantes de la lactancia y la maternidad, en un entorno de fracaso del sistema de salud pública, donde sobresalen la caída de los capitales, los embates de las epidemias y las hambrunas, y, desde luego, la impotencia de las farmacéuticas para simular un producto de la calidad de la leche materna. En este entorno, la solicitud de las multilaterales no deja de crear suspicacias.

No es nada fácil desaprender y reaprender. Luego de la instauración de pobres leyes de protección a la maternidad y a la trabajadora, ignorantes de las verdaderas circunstancias de género, luego de un proceso de instauración y aprendizaje de la desconfianza en sus propios cuerpos y falsos mensajes de superación femenina (“la lactancia te esclaviza y te desgasta”), se nos pide que volvamos a la caverna y maternemos nuevamente sin elaborar y superar el conflicto anterior, el malestar cultural, que luchemos contra el desastre económico y epidemiológico colocando en medio -de nuevo- nuestros cuerpos.

Sin embargo, nuestra generación y las que vienen, tienen una oportunidad de edificar sobre lo que parecieran ruinas. En lugar de quejarnos y conformarnos con lo que tenemos, estamos en el umbral de la renovación y rescate de lo femenino, sin lo cual no puede haber revolución de ningún tipo. No podemos cargar un grillete de patriarcado, maldiciendo internamente nuestros ovarios porque el embarazo no nos permitirá la igualdad.

Simplemente, nuestros ovarios dictan un camino, que si bien no es destino, cuando se toma debe hacerse bajo decisiones sólidas y como parte del proyecto de vida, de construcción de la paz y de combate al machismo, no como handicap, que es lo que la más reciente aculturación de las mujeres parece haber asumido bajo las presiones ya descritas, sino como convicción de que nuestro poder reside en nuestros cuerpos y en la decisión que hagamos sobre ellos, responsablemente, teniendo en cuenta al otro(a).

Esta premisa encuentra su límite cuando la decisión es no amamantar. No amamantemos, pero no digamos que es porque nuestro seno es incapaz de hacerlo, aceptemos, con toda la rigurosidad del momento, que es porque no hemos recuperado nuestro poder interior, el poder humano que hace que la vida de las mujeres brille de nuevas maneras. Vivamos con eso, trabajando por revertirlo: amamantar no es fácil, como tampoco lo es llegar a la presidencia de una empresa o ser docente titular de la Universidad, pero vale lo mismo.

Desde la caverna: El poder de la mujer en la Lactancia Materna 1

4747900818 b5dfda66d4 z Desde la caverna: El poder de la mujer en la Lactancia Materna 1

Para muchas mujeres el embarazo, el maternar y la lactancia significan una especie de “retorno a la caverna” de olvidadas ancestras. Y nadie está con nosotras cuando estamos en la oscuridad de la caverna y nos enfrentamos a un hecho (la LM) que se nos ha hecho desconocido por la coyuntura cultural pero que nos endilgan como “natural”.

Ser madre representa, para cada mujer, un encuentro extra-ordinario consigo misma, que debería ser elaborado psíquicamente como parte de su aprendizaje de vida. Esto significa, que todo embarazo debería propender a ser deseado para ser un acto constitutivo de la vida de la mujer como individua y no como mera ocupante de un rol social que le observa como simple reproductora al servicio de la cultura y el patriarcado.

Sin la elaboración de ese deseo individual, el “retorno a la caverna” se convierte en un reto angustiante y repetitivo de los patrones culturales de la violencia, el desapego y la falta de creatividad. Cabe preguntarse entonces ¿cuántas mujeres podemos elaborar la experiencia?

La cultura, basada en paradigmas de dominio de la naturaleza, ha desnaturalizado una serie de hechos asociados a la maternidad. Es decir, estamos tan lejos de nuestras ancestras que no tenemos casi modelaje para esta acción, incluso nuestras madres y abuelas aportan más en el sentido de los estereotipos y tabúes sociales, que en el sentido de la crianza exitosa y desarrollo de la profundidad del ser mujer, porque esa es la cultura en la que estamos inmersas.

Mi hipótesis es que durante unos cincuenta años al menos, en un gesto que tal vez atañe al entero siglo XX, la emancipación de la mujer se ha sostenido sobre la entrega de su poder natural relacionado con dar vida. Hemos pasado por encima de las cabezas de las madres y las amas de casa para edificar nuestro ascenso en la cultura, los negocios, los estudios, la política.

Se establece entonces una relación paradójica y poco elaborada con ese poder, pues la estancia con la cría es lo que ha esgrimido el poder patriarcal para sojuzgar a las mujeres, por lo que ciertas creencias emancipatorias aceptaron el estilo masculino como la regla de su actuación, abandonando a la cría y algunas prácticas emocionales y sociales sobre las que se sustentan la paz y la solidaridad entre seres humanos, tal como la LM y la relación íntima con el embarazo y la crianza.

Atención, no hablo aquí de una mujer en particular, que tiene que salir a trabajar al cuarto mes del parto o antes, y por fuerza debe dejar a su bebé en guardería o con su abuela. Hablo de un gesto cultural en el que hemos sido afectada/os en términos generales por decisiones tomadas desde un paradigma que no confía en la mujer y que falsamente protege a la familia.

Este quiebre diurno/nocturno de la mujer ha sido profundizado por múltiples factores, entre ellos pueden identificarse el malentendido poder médico, además del poder del capital, representado por las formas de parir más convenientes para el/la obstetra y el centro médico, el presupuesto hospitalario, la masificación de la salud, etc., acompañados de la industria farmacéutica y de alimentos, las cuales se han dedicado a elaborar productos de consumo relacionados con las funciones nutricias de la LM.