Archivo por meses: Septiembre 2011

Una hermana nace a la maternidad

Cuando se ve nacer a la maternidad, a una hermana, algo en ti se transforma, se hace grande la humildad, así mismo de contradictorio, porque te haces pequeña contemplando la gracia de una gran obra.

¿Cuál es esa obra de gracia divina?

La entrega y devoción de una madre nueva que es tu hermana de sangre y tribu.

Conoces la historia de vida de esa hermana, la conoces de palmo a palmo, como si fuera tu propia vida porque es parte de tu vida, porque es tu carne y sangre. Recuerdo cuando esa hermana siendo una niña pequeña me decía antes de dormir: “hazme conquillitas”, suaves caricias con la yema de mis dedos sobre su brazo, espalda o cuello. Dormíamos en nuestro cuarto con las camas juntas y confieso que, a veces, me fastidiaba, pues se me dormía el brazo pero lo hacía solo porque ella, mi hermana, menor me lo pedía.

Ahora esa hermana pequeña se ha hecho madre y la he visto transformarse, en su cuerpo, mente y espiritualidad, entonces la acompaño como alguna vez me pasó mi y ella me acompañó y todavía me pasa y ella me acompaña. Ver a la otra, a la hermana, es realmente revelador y conmovedor. Su bebe tiene días de nacido y mientras amantamos a nuestros hijos en el patio de su casa, me digo a mi misma, quien diría que un día estaríamos así, cobijando apaciblemente a tiernos seres que milagrosamente se fecundaron, formaron y emergieron de nuestros cuerpos.

Lo que más admiración y beneplácito me produce este estar y ser en tribu, es ver a esa hermana como una mujer-otra, verla doblegada, postergando su propia afectividad y voluntad, incluso postergando necesidades vitales y fisiológicas, como comer y dormir, entre otras, para poner a la cría recién nacida en su lugar prioritario.

Estoy convencida que este acto sublime y también valeroso del amor tangible de dar, darse, entregarse y doblegarse se acerca a lo que vivió y sintió María cuando entregó a su hijo como un hijo de Dios y tal vez, un poco, a lo que ese hijo, Jesús, sintió y vivió al entregarse por la humanidad.

DSC006102 Una hermana nace a la maternidad El acto de dar lugar y aceptar el dolor del parto natural-vaginal, de experimentarlo y vivirlo con pasión y aceptación en nombre de lo que simboliza, el acto de ofrecer los senos y todo tu cuerpo al momento de amantar una y otra vez, sobre todo las primeras veces cuando se abren los conductos y  se produce un estremecimiento sin igual, sólo se equipara a ese amor supremo de Jesús de Nazaret.

Cada quien es libre de optar por la fe que mejor le parezca para estar cerca de Dios, de hecho mi hermana también lo es. Estoy convencida que ningún ejercicio espiritual es mejor que otro si se trata de seguir a Dios en comunidad,  pero para mi seguir a Jesús, intentar vivir cómo él, encontrarlo a él en lo que vivo, es mi opción de vivir en el Amor, no como un acto teórico, voluntarioso y ajeno sino como una realidad regalada y otorgada por Dios, por todo eso Gracias, Señor Gracias, porque tu amor se hace vivo presente, aquí y ahora en el universal instinto materno.

Por qué Amamantad@s

Sesion con Manu 091 300x200 Por qué Amamantad@s

Amamanta a tu hijo, es el mejor regalo de vida que puedes brindarle

Cuando Amamantas a tu hijo le transmites amor, seguridad y garantizas su sana nutrición.

Amamantar reduce el riesgo de cancer de mama, te hace rebajar mas rápido el peso ganado durante el embarazo, reduce el riesgo de osteoporosis.

El lazo que se crea entre bebe y madre durante la Lactancia es inmediato, insustituible e invalorable.

Optar por Lactancia Materna es optar por un alimento higiénico, práctico, ecológico, perfecto y muy económico.

Amamantar NO ES FACIL pero es hermoso.

Es a demanda: tu bebe acude a tu pecho por hambre, calor, sueño, sed. Por tu olor, tus sonidos, tu cariño. Porque eres su consuelo físico: el único lugar seguro que –hasta ahora- conoce.

Tus pechos pueden ser grandes, pequeños u operados, siempre darán leche a tu bebe.

Confirma tu condición de Mujer, de Madre, de Creadora

Para dudas e información puedes acudir a:

Centro de Lactancia Leche y Miel – Tlf. 0212-3775389

Centro de Lactancia Gotita de Leche – Piso 1, al lado del UTIN, en el Hospital J.M. de los Ríos

Dra. Ma. Antonieta Minicozzi – Pediatra. Tlf: 952.3064 (Previa cita)

www.laligadelaleche.org.ve

Curso Prenatal y Doulas: Aquamater – Tlf 993.0278

 

 

Visible a la felicidad

Hace aproximadamente un mes, www.amormaternal.com invitó a participar en el sorteo de un excelente libro de Laura Gutman: Mujeres visibles, madres invisibles

ADIVINEN QUIEN GANÓ?                               http://www.amormaternal.com/2011/09/laura-gutman-mujeres-visibles-madres.html

“Una mamá caraqueña que nos lee a menudo, y que ha contado sus historias de parto en Amor Maternal”

Cuando participé en el concurso lo hice sin mucha convicción, es que no soy de esas que cree en la suerte pero el titulo me llamó la atención y me apunté

Una vez que me enteré de los resultados del sorteo, mientras celebraba la inesperada victoria, mi hija me preguntaba qué pasaba, le explique y al rato fue a la biblioteca de casa y me entregó un libro diciendo: “toma mami, te regalo un libro”.

Admiro la sabiduría infantil, su gesto, no sólo hacia obvio que en casa hay libros (si es que eso es lo que me hace feliz) sino que ella tiene lo necesario para hacerme sonreir y celebrar. Así que entendí que en mi casa con mi hija, mi hijo y mi esposo tengo lo necesario para hacerme visible a la felicidad.

Aún no tengo mi regalo en las manos, en lo que se concrete avisaré, colocaré la foto correspondiente y compartiré el contenido

2842 71608649558 578749558 1629937 2658366 n 225x300 Visible a la felicidad