Archivo por meses: diciembre 2011

Mamá me besé con un niño

Con estas sencillas palabras mi hija de 6 años me invita a vivir junto a ella su experiencia afectiva. Estoy encantada con la forma en que lo expresa: “me besé con uno niño”, la frase misma es todo un tratado de equidad de genero, porque pudo haber dicho mamá un niño me besó o besé a un niño, pero no, la expresión denota el compartir afectivo mutuo en igualdad de condiciones.

Claro además de esta frase que me quedó retumbando, la niña ha dicho cada cosa acompañada con múltiples expresiones corporales tan emotivas que dan para un documental. Al principio mis propios temores y tabúes irrumpieron en mi cabeza (es apenas una niñaaaaaa, se está adelantando), pero su alegría y ternura, sobre todo su confianza cómplice tan francamente donada, me hicieron vivir la experiencia junto a ella con la misma emotividad, así que me mantuve cercana y atenta, con la escucha activa. Les comparto alguna de las cosas que dijo:

“Me preguntó si quería ser su novia y nos besamos”, “tenemos mucho en común: tenemos 6 años, estamos en primer grado, nos gustan los perros y tenemos, cada uno, un hermano”. Hija y como se llama el niño: “no se, no le pregunté”. Así que le recomendé que la próxima vez que lo viera, le preguntara el nombre.

La próxima vez, es hoy, en navidad, porque iremos a la casa de mi mamá, donde crecí y en navidad los niños y niñas van al parque en la noche, toda una aventura. Hoy a la navidad de mi hija se le agrega esta expectativa. Las ultimas veces que hemos ido a este parque, nos hemos encontrado con este niño y su perrito, han jugado de lo mejor, ese juego alegre de los niños, sin reparar en nombres, o prejuicios, juego libre, limpio y ahora a ese juego se le agrega la idea de: “tengo un novio”

DSC09456 300x225 Mamá me besé con un niño

Además de vivirlo junto a mi hija, también me hago mis preguntas y busco mis respuestas, el respeto a hacia su persona sigue siendo el eje, así que averigüe cosas interesantes sobre su etapa de vida, aún se trata de su primera infancia y en esta etapa los juegos amorosos estan a la orden del día.

De hecho ya lo veía venir por la forma en juega con sus muñecas y muñecos y sobre todo por la forma en se expresa de sus compañeros de escuela, yo mima he visto como juega con sus compañeros y compañeras de escuela, atajo de locos bajitos, todos amuñuñados, persiguiéndose por el patio, abrazándose, empujándose entre risas y gritos, euforia colectiva.

Todo eso forma parte de lo que se llama juegos amorosos, estos juegos tienen un objetivo claro: pasarlo bien, es puro disfrute, no tiene ninguna connotación erótica, no es como lo vivimos los adultos, es un juego afectivo, que tiene que ver con su sexualidad pero en esta etapa de la vida, la sexualidad, esta en el mismo plano que cualquier otra sensación de disfrute, placer y bienestar. No se trata de un deseo erótico, ni siquiera de orientación sexual, incluso puede que ni quiera entiendan de que se trata una relación de dos, empiezan a distinguir una diferencia entre amistas y noviazgo pero no manejan el concepto de pareja, así que poco importa si cuenta o no con el consentimiento del otro, es decir, por los momentos, no se le romperá el corazón por la distancia, la ausencia o el rechazo.

Entiendo que esta experiencia y muchas otras, forman parte de su sana afectividad, así quiero que mi hija lo viva, con frescura que sepa que cuenta conmigo para expresar sus emociones libremente, que cuente con su familia, que no nos causará vergüenza, o risas o rechazo, o ira. Hija respetamos tus emociones, las compartimos y te acompañamos.

Aquí les dejo la pista de el documento que me pareció más interesante, se trata de una guía para madres, padres y profesorado de educación inicial GuiaSI


					

Ley de Promoción y Protección de la Lactancia Materna

Descargue la LPPLM (pdf)

Gaceta Oficial Nº 38.763 del 6 de septiembre de 2007

Capítulo I

Disposiciones Generales

Objeto

Artículo 1

Esta Ley tiene por objeto promover, proteger y apoyar la lactancia materna, como el medio ideal para la adecuada alimentación de los niños y niñas, a los fines de garantizar su vida, salud y desarrollo integral.

Derecho a la lactancia materna

Artículo 2

Todos los niños y niñas tienen derecho a la lactancia materna en condiciones adecuadas que garanticen su vida, salud y desarrollo integral. Asimismo, las madres tienen derecho a amamantar a sus hijos e hijas, con el apoyo y colaboración de los padres. Los padres y demás integrantes de la familia deben alentar y brindar todo el apoyo necesario para que las madres puedan ejercer el derecho humano previsto en este artículo en beneficio de sus hijos e hijas. El Estado, con la participación solidaria de las comunidades organizadas promoverá, protegerá y apoyará la lactancia materna exclusiva a libre demanda de los niños y niñas hasta los seis meses de edad y, la lactancia materna con alimentación complementaria oportuna, adecuada; inocua y debidamente administrada hasta los dos años de edad. El ministerio con competencia el materia de salud podrá incrementar esta edad mediante resolución especial. Derecho a información sobre lactancia materna

Artículo 3

Todas las personas, especialmente las mujeres embarazadas, madres y padres, tienen derecho a recibir información oportuna, veraz y comprensible, así como a ser educados, sobre el inicio, mantenimiento y beneficios de la lactancia materna.

Participación y corresponsabilidad social

Artículo 4

Todas las personas tienen el derecho a participar en la promoción, protección y apoyo de la lactancia materna y el amamantamiento. En consecuencia, tienen derecho a exigir el cumplimiento de la presente Ley, así como a denunciar su violación ante las autoridades competentes. En ejercicio del derecho de participación y en cumplimiento del deber de corresponsabilidad social, los Consejos Comunales, Comités de Salud y demás organizaciones comunitarias tienen derecho a ejercer la contraloría social para asegurar el cumplimiento efectivo de la presente Ley.

Sigue leyendo