Archivo por meses: marzo 2012

Once meses

Parece que fue ayer cuando nació mi pequeño,y va ya camino de los 11 meses.Cuantas cosas hemos vivido!! Estando con él en casa,lo disfruto mucho,pero mirando atrás me entra sensación de no haberlo disfrutado al 100%.Miro las fotos y no parece mi pequeño.Veo a otros bebés y digo: el mio fue así de pequeño??Pues claro!! Sigue siendo un bebé,por supuesto,pero ya se le va notando más independiente y eso hace que me entre morriña.

Errores que he podido cometer??Cuando di a luz,entre la emocion,la novatada y todos los dolores,la cámara de fotos la dejamos en la habitacion,así que de ese momento único e irrepetible no tenemos ni una foto.Además me sentía fea,gorda…..y tengo muy pocas fotos de mi bebé conmigo en brazos.Si alguien nos quería echar una foto yo me apartaba rápido.

Cuando nació,me hacía ilusión vestirlo de “gamberrete” con ropa de niño moderna…..Es un niño bastante grande para su edad,y ya apuntaba maneras desde bien bebé,así que la ropa exclusiva de bebé recién nacido le duró menos de lo normal.

Me regalaron una mochila portabebés,qué ilusión!! Homologada hasta los 9 kilos= 6 meses.Pues el mio con 4 meses y poco ya casi pasaba de los 9kilos así que tampoco pude portear demasiado.Y cuando me decidí por comprarme un fular ( que lo podría haber tenido desde el nacimiento,pero desconocía sobre el tema) ,se mueve tanto tanto que es casi imposible hacerme los nudos como dios manda.

Por supuesto que he hecho cosas bien,o eso creo.He seguido mi instinto como mamifera,no haciendo caso o poco, a madres,abuelas y suegras “expertas”.Dormimos juntos desde el primer día,le doy teta como alimento principal,dejo que coma a su aire,como quiere,lo que quiere y cuando quiere,haciendo que la hora de la comida sea un disfrute y no una tortura,tanto para él como para los que estamos con él…..

¿Será que las mujeres repetimos experiencia,a parte de para ampliar la familia y dar hermanitos/as , para poder “corregir” esos pequeños errores?Desde luego que si algún día le doy un hermanito/a a mi bebé,al paritorio me llevaré las cámaras que hagan falta,me dejaré hacer mil fotos con los dos,lo vestiré de bebé 100%,con todo lo ñoño que eso sea,lo llevaré en el fular todo el tiempo posible…….En fin,que haría tantas cosas que por la inexperiencia he dejado de hacer!!

¿Me quitará eso las ganas de seguir ampliando la familia?¿Será por eso que nunca es suficiente,que siempre nos dejamos algo y que por eso hay gente que tiene más de dos?Y quien tiene sólo uno,será que lo ha hecho todo a la perfección y por eso no tiene necesidad de repetir?

 Desde luego que a mi me encantan los niños y disfruto mucho de la maternidad,así que como la perfeccion no existe y seguro que siempre hay algo que se puede mejorar,porqué no tener más de uno !!!!!!

 

Encontrandome con la lactancia

Siempre supe que amamantar era bueno, no porque lo había leído o porque lo había escuchado antes sino porque de alguna manera me parecía naturalmente lógico. Cuando supe que estaba embarazada, como toda madre que desea un hijo, estaba repleta de alegría y muy frecuentemente soñaba con mi bebé, el sueno màs hermoso que recuerdo fue tenerla en mis brazos mientras la amamantaba, lo recuerdo perfectamente porque ese fue el día que supe dentro de mi que tendríamos una niña. Ella me miraba mientras tomaba leche de mi pecho, nuestras miradas estaban conectadas y con los ojos nos decíamos todo lo que sentíamos, su pequeña manito aferraba mi dedo indice y yo le sonrreia, la sentía muy cerca de mi, su calor, su corazón.

Ese día fue el primer día que decidí buscar información sobre lactancia y me encontré un Mundo de cosas nuevas, me impresioné al ver que habían tenicas y posturas que aprender, sistema de extraccion y almacenamiento de la leche, hasta consultoras de lactancia para quienes tenían dificultad en llevar a cabo esta tarea con sus pequeños. Comencé a leer libros y revistas, participé en reuniones y cursos prenatales y en todas estas fuentes de información me pude dar cuenta de una cosa; como hemos perdido nuestro instinto!

Tantas organizaciones, instituciones, especialistas, investigadores dedicados al tema de la lactancia para promoverla y dar a conocer sus beneficios me hizo reflexionar y darme cuenta de cuanto nos hemos alejado de lo natural. Si todas siguiéramos nuestro instinto de mamíferas no haría falta tanta lectura, reuniones, cursos y asistencias individuales porque seguramente nuestro cuerpo y nuestro bebé nos darían la pauta y nosotras sabiamente sabríamos lo que es bueno y lo que es malo, veríamos con nuestros propios ojos el buen desarrollo de nuestro pequeño y decidiríamos destetar naturalmente cuando el niño así lo pida o cuando la madre así lo quiera sin necesidad de ver el calendario o escuchar lo que nos dicen algunas personas.

Veo que la sociedad actual en la que vivimos es acelerada y dificil para criar un niño, con tantos avances parece que en un cierto punto retrocediéramos. La industrialización y la globalización nos hacen cada día màs consumistas y nosotros sin darnos cuenta nos dejamos llevar por esa inmensa ola. La verdad es que podemos vivir sin tantas de esas cosas que compramos y que nos hacen creer son escenciales. Si’ nuestras antepasadas no hubiesen amantado a demanda nuestra especie habría desaparecido hace tiempo.

Hoy como mujeres y madres tenemos otras realidades, otros retos que enfrentar. Parte de nuestra realidad consiste en aceptar que nuestra sabiduria femenina se ha ido perdiendo con el tiempo y es hora de rescatarla.

Hoy soy la mamà de una niña de 30 meses que aun amamanto, junto a ella me descubro dia a dia como mujer y madre, juntas crecemos aprendiendo de nuestro ensayo y error, nos dejandonos llevar por el inmenso amor que nos tenemos la una a la otra y nos comunicamos a travès de la palabra, las miradas, las caricias y la lactancia materna. Mi vida cambio desde que ella llego al Mundo, ser madre es un recorrido fascinante que hay que vivir a plenitud, pues cada momento es unico y especial.

Aqui estamos y aqui seguimos creciendo dia a dia con el apego, la lactancia, el colecho y la crianza con amor y respeto.DSC 00281 199x300 Encontrandome con la lactancia

 Texto: Emilia Siniscalchi

fotografia de: Nilza Castillo A.

 

NOTA: por favor si vas a compartir la información respeta el derecho de autor. gracias!

¡Hola mundo!

El Símbolo Internacional de la Lactancia fue creado por Matt Daigle, artista y padre, para un concurso y  firmó un contrato en 2006 para hacer el símbolo parte del dominio público.El símbolo fue diseñado como otros símbolos tipo AIGA vistos comunmente en lugares públicos. Estos símbolos deben ser diseñados con cuidado porque tienen que ser entendidos con un simple vistazo sin explicación escrita sobre su significado.

lactivistastuiter 250x250 ¡Hola mundo!

Símbolo Internacional de Lactancia

El Símbolo Internacional de la Lactancia fue creado específicamente para enfrentar el problema de no tener un símbolo de lactancia universalmente aceptado para indicar que amamantar es aceptable en lugares públicos. Muchas veces, cuartos designados para amamantar en lugares públicos llevan el símbolo de biberón en vez de la imagen de una madre amamantando a su hijo. Antes de la creación del nuevo Símbolo Internacional de la Lactancia, varias madres lactantes sintieron que el símbolo del biberón no era apropiado para designar un cuarto de amamantar.

Si deseas ampliar informacion sobre el simbolo, ingresa en su sitio web : http://www.breastfeedingsymbol.org/

 

Tomado de wikipedia

 

Conversando sobre el castigo como una forma de educar

El 25 de febrero de 2012 participé junto a madres, padres y abuelas en un conversatorio sobre el castigo como forma de educar a nuestros hijos e hijas. La invitación la hicieron jóvenes catequistas del Colegio San José de Calasanz de Caracas, estos jóvenes acompañan el camino de conocer a Jesús de un grupo de 35 niños y niñas que viven en Catia, un sector popular ubicado al oeste de Caracas. Durante éste acompañamiento, estos jóvenes, han dejado tocar sus corazones por las diferentes realidades que rodean a estos niños y niñas y optaron por organizar un encuentro entre padres y madres donde pudieran conversar sobre la forma de relación y comunicación entre padres/madres y niños/niñas.

Quisiera compartir algunas de las impresiones, temas, afirmaciones y circunstancias que fueron tratados durante este conversatorio. En el mismo participaron 15 madres, 2 padres y 2 abuelas, en términos generales, éste grupo de madres/padres representaban a un promedio de dos hijos de más de 8 años, se trataba de un grupo de adultos que tienen varios años de sus vidas practicando “alguna” forma de educación y relación con sus hijos.

En el grupo, se genero un clima de confianza donde participantes manifestaron sus puntos de vista, sin sentir algún tipo de cuestionamiento. Algunos de los ejemplos, opiniones y vivencias, ofrecidos por las madres fueron bastantes interesantes y ricos en detalles, sin embargo, por respeto a la confianza ofrecida, no serán expuestos.

DSC015641 300x168 Conversando sobre el castigo como una forma de educar

El castigo para educar.

El castigo físico definido como maltrato infantil fue negado como forma correcta para castigar, sin embrago, la mayoría reconoció la nalgada (cachete) a tiempo como necesaria para educar, ya que, no fue reconocida como maltrato infantil, es decir, se tiene la creencia que todo depende de la intención con que se castigue: para infringir dolor o para educar.

Algunas madres alegaron que era necesario hablarles, eso si, en una sola dirección, ellas a los hijos e hijas. Algunas se mostraron sorprendidas ante la sugerencia de escuchar, entender, valorar y validar las señales, razonamientos, alegatos y argumentos de sus hijos e hijas. Se reconocían a sí mismas como las adultas que no podían perder autoridad y que sabían cómo era el mundo.

DSC01552 150x150 Conversando sobre el castigo como una forma de educar¿Qué es un niño/niña?

Los niños son considerados manipuladores, incluso desde el vientre, aunque algunas afirmaron, que no nacían manipuladores pero aprendían a ser, se les reconoció como inteligentes pero que debían ser educados para usar esa inteligencia hacia las cosas buenas. Algunas compartieron estrategias de amedrentamiento y amenaza, bastante elaboradas, como una estrategia para corregir y que el grupo evalúo como positiva por ser “efectivas” para corregir alguna conducta considerada negativa y porque esto no es considerado, por ellas, como maltrato.

Las mujeres-madres

Particularmente las madres participantes, lograron expresar la complejidad de las circunstancias que rodean la crianza, afirmaron que criar al mismo tiempo que se estudia y trabaja es demasiada exigencia, así como llevar los asuntos del hogar y la responsabilidad de la crianza de varios hijos e hijas con edades y etapas diferentes. Algunas madres manifestaron que, agregado a lo anterior, se suma el sentirse poco acompañadas por las parejas y la sociedad en general, llegando a sentirse muy exigidas, ante lo cual contrastó la manifiesta confianza y complicidad que se da entre mujeres de la comunidad o familiares, donde se teje una relación de alianza, apoyo y contención.

Los hombres-padres

Con respecto a las parejas, varias madres se preguntaban qué hacer cuando el padre parece otro de los hijos, al que había que hablarle, en reiteradas oportunidades sobre la inconveniencia de la violencia y la valoración positiva de los comportamientos y reacciones violentas y agresivas, sobre todo cuando se trata de los hijos varones y de ellos mismos como padres. Las madres sienten que lo que puedan tejer con las manos para garantizar el respeto hacia los hijos/hijas pueda ser desarmado por el padre que también es un referente de crianza a pesar de su ausencia. Esta inquietud permitió conversar un poco sobre los arquetipos masculinos, de hombre fuerte y su permanente virilidad exacerbada que puede llegar a ser agotadora para los padres y también para los hijos.

Crianza o batalla

Hicimos referencia a la ilusión que se vive antes de ser madres/padres que con el crecimiento del niño, la llegada de los hermanos y la complejidad de la vida, esa primera ilusión queda atrás y la crianza se transforma en un campo de batalla.  Nos preguntamos, si en parte, esto se debe a la percepción negativa que tenemos de los niños y niñas que no permite reconocer sus acciones como necesidades validas, sino como manipulación y la consecuente y temida “pérdida de autoridad”

Reconocimos que nosotros mismos, como padres y madres, venimos de hogares donde se nos ha criado de forma estricta. Conversamos sobre la creencia generalizada  de que, somos lo que somos, hoy en día: hombres y mujeres de bien, gracias a la estricta crianza que emplearon en nuestros hogares, sin embrago, la audiencia expresó enfáticamente que nuestras crianza no solo se basó en el castigo, sino también en el amor y que fue el amor recibido lo que nos hace seres de bien, que en nuestras familias, no se recurria al maltrato para educar. No hay certeza de lo que hacían nuestros padres y madres, pero se tiene la idea de que con solo levantar una ceja, era suficiente para corregir alguna actitud considerada negativa, en conclusión, se tiene la creencia que el mal comportamiento de niños y niñas en la actualidad tiene que ver con el signo de los tiempos.

A pesar de que esta afirmación puede llevar a un estado de inmovilidad e indefensión, reconocimos que, nuestros hijos también son el resultado de amor, alegría, apego y acompañamiento que reciben de nuestra parte y que mientras más de ésto reciban mejores personas son en su infancia y lo seguirán siendo en su adultez.

DSC015471 150x150 Conversando sobre el castigo como una forma de educar  Razones para evitar el castigo

Hicimos una revisión de algunas razones por las cuales se debe evitar el castigo físico y emocional, entre las que destacan, las siguientes: el castigo hace a niños y niñas propensos al comportamiento agresivo, la rebeldía y actitudes de riesgo, así como también, puede acarrear problemas emocionales como ansiedad y depresión. El castigo físico tampoco permite el aprendizaje de actitudes para la resolución de conflictos, ya que no cuentan con éste patrón de comportamiento. Otro posibles efecto del castigo es la mentira y el engaño, son reacciones a las que recurren los niños/niñas frecuentemente castigados, así mismo, el castigo físico y emocional, los hace propensos a temer, más que respetar a padres, madres y representantes, haciéndolos más proclives a ser sumisos ante otras figuras de autoridad.

Por lo tanto, el castigo emocional y físico no es efectivo cuando la intención es educar para formar hombres y mujeres de bien, seres creativos y ciudadanos/ciudadanas responsables.

¿Si no castigo cómo hago?

Las alternativas al castigo fueron tratadas en términos generales a través de cada uno de los casos expuestos y compartidos por las participantes, se hizo referencia al respeto a las necesidades de nuestros niños/niñas, muchas de las cuales eran mayoritariamente afectivas, se reforzó la necesidad de practicar la escucha activa y no hacer de la crianza un campo de batalla, para lo cual era necesario valorar a nuestros hijos y estar atentos a las señales tempranas donde solicitan atención, comprensión y apego, para lo cual también es necesario conocer, valorar y respetar, la personalidad de los muchachos y muchachas, así como sus etapas de crecimiento.

Se hizo énfasis en el respeto a hijos e hijas en tanto personas, como adultos y adultas podíamos enseñarles y facilitarles las maneras de comunicar su emociones, sin juzgar o menos preciar sus puntos de vista, que no se trata de complacerlos en todo, pero si ofrecer alternativas conjuntamente construidas y acompañarles de forma cercana cuando no es posible satisfacer exactamente alguna petición o demanda y que genere frustración en el niño, niña o joven.

DSC01541 300x282 Conversando sobre el castigo como una forma de educar