Archivo por meses: septiembre 2012

Crea tu banco de leche casero con Lactivistas.org (charla gratuita en Caracas)

Como una forma de contribuir con la difusión de la Lactancia Materna y evitar el abandono de la práctica, volvemos a unirnos con el Club para Mamás Los Palos Grandes para compartir nuestra experiencia como papás/mamás y consejero/as en la logística y gestión de un banco de leche casero, este viernes 26 de octubre, de manera totalmente gratuita.

Sigue leyendo

Por qué y para qué una consejería de lactancia

Una realidad que intentamos superar, mediante concientización y políticas públicas: la desnaturalización de procesos humanos.

Para qué: para construir la armonía…

Breastfeeding Family 1.19.12 300x213 Por qué y para qué una consejería de lactancia

Muchos crecimos en la era de la confianza en los métodos sustitutos de la maternidad, en parte por la etapa vivida en la emancipación femenina y reconfiguración de la familia, en parte por estar completamente bajo el paradigma de la sociedad industrial.

Eso llevó, no solo a que la guardería fuese cada vez más temprana, sino a una realidad en la que pocos miembros de las últimas generaciones han presenciado “en directo” el acto de amamantamiento, incluidos médic@s y enfermer@s (niñ@s de estas generaciones al igual que nosotras, como tú y yo, como el gerente más alto o la joven más humilde…).

El pediatra y divulgador Carlos González localiza esta falta de avistamiento de la lactancia, como uno de los obstáculos principales para que madres actuales y prestadores de salud apuesten y concreten la lactancia materna exclusiva. De hecho, en Venezuela, según informes del Ministerio de Salud y multilaterales como Unicef, se observa que los prestadores (médic@s, enfermer@s, incluso especialistas de pediatría y neonatología) son quienes primero indican fórmula láctea a l@s recién nacidos, y si la madre decide probar la lactancia, le deslizan el récipe con un sugestivo “por si acaso”.

Como hemos señalado en otras ocasiones, la lactancia da poder a la mujer, nos permite sentir un vínculo indescriptible y, si se valora desde una perspectiva sanitaria, es económica, estéril, segura y con múltiples ventajas ante los métodos artificiales de alimentación. Pero la realidad de la lactancia, aceptémoslo, no siempre es idílica, y esto aplica para todas las escenas de crianza. Necesitamos respeto a la decisión de amamantar, tiempo para hacerlo, entrega, acompañamiento, bienes algo escasos en nuestra sociedad, dolorosamente.

Para que ese “por si acaso” no nos tiente y nos haga perder ese camino único en el que nuestras vidas conocen verdaderamente lo que es el altruismo y la generosidad de nutrir a otro (y en esta vivencia papá está incluidísimo), existen las consejerías o consultas privadas de lactancia.

Las consejeras suelen ser en su mayor parte mujeres, pertenecer a ONG o practicar el libre ejercicio. En casos como las líderes de La Liga de la Leche, son además, madres que han amamantado. También hay profesionales llamad@s Consultoras IBCLC certificadas internacionalmente. y en la mayor parte de los países actúa la certificación conjunta de Unicef y la oficina gubernamental de salud. Así, encontramos varias denominaciones para el mismo hecho de ser personas formadas y actualizadas constantemente en técnicas, componentes nutricionales, fisiología y acompañamiento del proceso familiar relacionado con la lactancia.

Pueden existir (conozco varias) consejeras certificadas que pertenecen al sistema de salud, pero lamentablemente no todos los prestadores de salud están formados y actualizados en lactancia. La mayor parte actúan desde los prejuicios de los niños industriales que fuimos. Para mejorar esta situación, los países van uniéndose a la Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia de la Organización mundial de la Salud y Unicef, de manera de (re)establecer la lactancia como una de las vías de seguridad sanitaria y alimentaria para la población mundial.

Una consejera es un elemento fundamental en el entramado de salud infantil preventiva. Como dice el pediatra de mis hijos, “si tú amamantas, me verás menos, pagarás y sufrirán menos”. Muchas también son educadoras prenatales o postnatales y hasta doulas, por lo que integran conocimientos de crianza que pueden ser muy útiles para la familia.

Desde su perspectiva particularizada, pero alto nivel técnico, la consejera:

  • Rescata y preserva la práctica sana y natural de la lactancia
  • Acompaña las dudas y angustias, para construir autoconfianza
  • Instruye sobre el desarrollo nutricional del bebé
  • Apoya el sistema preventivo de salud mundial

Pero ante todo, no te impondrá conductas ni normas ni introyectará culpas. Te mostrará la vía con el máximo de información, precisión y respeto posible, para que tú decidas, de mamífera a mamífera.

Si vamos al médico solamente cuando estamos enfermos, y le damos el valor moral y monetario que le damos, comencemos a conocer y valorar a las consejeras y consultoras de lactancia, pero además, valoremos que estamos construyendo bienestar, atajando la enfermedad y retomando nuestra sabiduría humana.

 

Lactancia Materna: Superando Obstáculos

 

Sesion con Manu 013 300x200 Lactancia Materna: Superando Obstáculos

Veo esta foto y me enorgullezco. Es el mejor reconocimiento a mi labor de Lactancia: Manu se ve sana, hermosa y ambas nos vemos conectadas y felices. Debo compartir mérito con mi primera mascota. La imagen de esta perra amamantando a sus cachorros fue el principal motivador. Con ella pude suponer que no era fácil la labor: la cuota de entrega es total pero el resultado maravilloso porque sus cachorros, en pocas semanas, superaban en mucho el tamaño que recordaba cuando los vi nacer. Entonces, yo que no fui amamantada, sin referencias cercanas -porque no recuerdo a las mujeres de mi familia dando pecho- supe en esa oportunidad que esa era la alimentación que quería para mi bebe. Obstáculos y mi

tos que supere con la ayuda del Centro de Lactancia Leche y Miel, sirvieron de motivación para certificarme como Promotora de esta hermosa tarea. Hoy me impulsa, la satisfacción de otras madres cuando mejora su técnica, cuando ven el reflejo de su esfuerzo en la salud de sus hijos, cuando me comentan sus alcances y los de su bebe.

En esos caminos siguen habiendo mitos y obstáculos. Aquí te dejo algunas recomendaciones, que espero, te ayuden a sortear los que considero más recurrentes

FALTA DE INFORMACIÓN

Lo principal y más importante para dar pecho es que quieras hacerlo. Trata de leer y buscar información antes de tener a tu bebe. Una de las recomendaciones para aclarar todas estas dudas son los cursos pre natales donde puedes encontrar ayuda y compartir interrogantes. Busca uno que incluya un buen módulo de Lactancia Materna.

A la hora de escoger la clínica u hospital, pregunta si cuentan con personal especializado en Lactancia y cuál es el apoyo que brindan en este sentido a la madre y al bebe.

FALTA DE APOYO FAMILIAR

Lamentablemente, de las personas mas cercanas, escucharemos los comentarios mas duros. Recuerda que pueden estar hablando desde su desconocimiento o desde una experiencia desagradable. Es allí donde entra la confianza que hemos cultivado para dar pecho. Debemos estar seguras, confiadas y totalmente conectadas con nuestro interno para hacer oídos sordos a comentarios que nos hieran o inquieten.  Si tus dudas continúan, consulta a tu pediatra o a un especialista en Lactancia.

DAR PECHO ES DOLOROSO

El dolor vendrá si la técnica no es la apropiada, si el bebe se está pegando mal. Si es así, busca ayuda en un Centro de Lactancia o apoyo en una Promotora que te guíe durante el primer mes o hasta que pase la dolencia. Descargar un poco el pecho antes de darlo al bebe, también ayuda.

TENGO POCA LECHE

Todas producimos la leche suficiente, necesaria y apropiada para nuestro bebe. Lo único que hará que la producción de leche sea optima es que tu niño se pegue al pecho. A mayor demanda, mayor será la oferta. Sin horarios, cada vez que el niño lo desee debes amamantarlo. Tu hijo no solo va al pecho porque tiene hambre, también acude a él por sed, calor, por seguridad. Recuerda que pasó 9 meses en tu vientre, un lugar tibio y confortable; tu pecho es un lugar seguro para tu bebe.

¿QUE DEBO TOMAR PARA PRODUCIR MAS LECHE?

Sencillo: AGUA. Mantenernos hidratadas es importante al amamantar. El mito de la abuelita de tomar avena, malta, cebada, leche, solo nos aumenta de peso.

La Lactancia es un milagro maravilloso que requiere paciencia, dedicación, disciplina y ganas. Un acto ecológico, higiénico, económico y práctico. El inicio de una crianza con apego y con respeto. Yo diría, la base de una sociedad sana, amable y feliz.

RESPIRA

De todo un poco 134 300x200 RESPIRARespira, es una hermosa reflexión que recibí de manos de mi amiga Soraiza Villalobos. No conocemos la fuente exacta pero me pareció oportuna para compartirla con todos ustedes. Espero les guste.

RESPIRA, Serás madre toda tu vida. Enséñale las cosas importantes, las de verdad: a saltar charcos, a observar los bichitos, a dar besos de mariposa, sensibilidad, humildad y abrazos muy fuertes. No olvides esos abrazos y no se los niegues NUNCA, puede que dentro de unos años los abrazos que añores sean los que no le diste.

Dile cuanto le quieres siempre que lo pienses. Déjale imaginar, imagina con él. Déjale llorar, llora con él.

Las paredes se pueden volver a pintar, los objetos se rompen y se reemplazan continuamente, los gritos de mamá duelen para siempre. Puedes fregar los platos mas tarde, mientras tu limpias él crece. El no necesita tantos juguetes. Trabaja menos y comparte mas, y sobre todo, RESPIRA. Serás madre toda tu vida. El solo será niño una vez.

Hábitos de una mamá ecológica

Actualmente, existen muchas personas interesadas en llevar un estilo de vida sostenible y responsable con el medio ambiente, especialmente algunas madres que están comprometidas con inculcarles a sus hijos una cultura de preservación del medio ambiente.

Existen muchísimos hábitos ecológicos que una madre puede comenzar a aplicar en casa y fuera de ella, pero aquí traemos sólo algunos…

1. Tener claro que llevar un estilo de vida sostenible implica una responsabilidad no solamente inmediata, si no un compromiso con el futuro de las futuras generaciones.

2. Hacer de “cada granito de arena” un hábito, para así contagiar a las personas que se encuentran a nuestro alrededor.

3. Conocer los artículos que se compran, en especial los de limpieza que contienen cloro o están hechos a base de químicos muy fuertes pueden afectar tu sistema inmunológico, mucho más si estás embarazada. Una alternativa a éstos son los limpiadores caseros, tales como el bicarbonato, vinagre y jugo de limón pueden convertirse en una opción.

4. Se sugiere que prevalezcan en tu decisión de compra los alimentos frescos y naturales, en lugar de los enlatados y congelados.

5. Enseñe a su familia cómo reducir, reutilizar y reciclar.

6. Piensa en el segundo uso a materiales o envases.

7. Conocer otras alternativas a los productos desechables que por lo general se utilizan en casa, por ejemplo, servilletas de tela en lugar de las de papel, pañales ecológicos (elaborados con tejido orgánico biodegradable) en lugar de los desechables, etc. Así como cremas de higiene y aseo, a base de aceites vegetales biológicos, aguas florales o ceras vegetales. Incluso buscar propuestas de juguetes ecológicos para los niños.

8. Si de decoración se trata, dale una oportunidad a las plantas, además de hacer tu hogar más agradable a la vista, ayudan a purificar el ambiente.

9. Desconecta los aparatos que no estés utilizando para que no sigan consumiendo energía cuando están en standby.

10. Aprovecha la practicidad de la tecnología para realizar pagos, enviar correos, hacer agendas, etc.

11. Reemplaza los bombillos de luz incandescente de tu casa por los de luz fluorescente.

12. Estar atentos al mantenimiento de las tuberías en casa, cierra la llave del grifo cuando te cepilles, enjabones o laves los platos, no botes el aceite por el lavaplatos, enseña a los niños a no jugar con el agua.

13. Para algunas actividades recreativas, toma la iniciativa de hacerlas en áreas naturales, parques, zoológicos, etc.

14. El más importante, forma y educa a tu familia, divulga en tu entorno estos u otros consejos, o mejor aún crea los tuyos propios y haz eco de ellos con tus acciones.

Y ¿tú aplicas o conoces otros hábitos útiles para las mamás ecológicas? Si es así, puedes dejarnos tu comentario…

 

Algunos datos fueron tomados
de Buenos padres Mamá natural

Amamantar reduce riesgo de obesidad en la mujer

tf mama concepcion lactanciamaterna 2 500x3201 300x192 Amamantar reduce riesgo de obesidad en la mujer Amamantar tiene múltiples beneficios, entre ellos reduce el riesgo de obesidad en la mujer, tal como lo expresa una investigación, publicada en International Journal of Obesity (Revista Internacional de Obesidad).

La cual señala que el estudio “encontró que antes de llegar a la menopausia, alrededor de los 50 años, entre más hijos había tenido una mujer mayor es su índice de masa corporal (IMC). Pero esta medición era “significativamente menor” entre las mujeres que habían amamantando a sus hijos. Por cada seis meses de lactancia el IMC de la mujer era 1% menor, afirman los científicos”.

Incluso, estudios anteriores igualmente han demostrado que las mujeres que amamantan tienen menos riesgo de desarrollar cáncer de mama y ovárico y diabetes tipo 2. Asimismo, existen muchas investigaciones que demuestran que la lactancia puede ayudar a las mujeres a perder el peso que se acumula durante el embarazo en los meses posteriores al nacimiento.

También se conocen los efectos beneficiosos de la leche materna en los niños, incluido el menor riesgo de infecciones respiratorias y gástricas. Todos estos datos positivos se dan a conocer gracias a la difusión de información de organismos y particulares que están fomentando la lactancia materna y los enormes beneficios para la salud de los bebés, así como difundir los efectos positivos de la maternidad con apego y criando para el amor.

 
Fuente: BBC

El sueño feliz

385694 397589656949826 432341194 n 300x227 El sueño feliz

Para los padres que han tomado la crianza con apego como un estilo de vida, seguramente conocieron o participaron en la celebración del primer Día del Sueño Feliz el pasado 29 de junio.  En vista que este blog es reciente deseo dar a conocer de que se trató esta atípica fecha.

La iniciativa que surgió por parte de más de 1000 padres y madres, quienes decidieron tomar la palabra en las redes sociales principalmente para informar y concientizar sobre las necesidades naturales del niño y sobre los estudios científicos que las reflejan.

De manera que bajo el lema Desmontando a Estivill, esta campaña promovió con argumentos científicos que las teorías de los expertos “que defienden métodos conductistas que interfieren en el proceso natural del sueño de los niños, provocando sufrimiento y haciendo creer a los padres que el sueño se aprende y que si el niño no duerme solo en su cuna y sin pedir atención se le causarán problemas”.

Asimismo, “numerosos expertos señalan que el adiestramiento en el sueño y el dejar a los niños llorar les puede causar daños emocionales y fisiológicos, y que, por el contrario, los niños necesitan ser atendidos siempre que lo necesiten y que es normal que se despierten y pidan compañía”.

Es por estas razones, que padres y madres de la blogosfera se sumaron a esta iniciativa, no sólo para informar sobre este tema contra los métodos conductistas del sueño, sino para reseñar sus propias experiencias sobre el sueño feliz.

Conociendo a Estivill Eduard Estivill, es un médico de origen español, licenciado en Medicina especializado en Pediatría y Neurofisiología Clínica por la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona.

Responsable del método conductista más conocido para adiestrar a los niños a la hora de dormir, aunque señala pautas generales tales como acostarlo siempre a la misma hora, repetir la misma rutina todos los días (contar cuentos, hora del baño, evitar los juegos, etc.). Tiene otras reglas que se DEBEN cumplir según su teoría, y las cuales han generado polémica entre los padres que defienden la crianza respetuosa, algunas son: No cantarle, No Mecerlo en la cuna o en los brazos, No-Pasearlo en cochecito, No Darle palmaditas o acariciarlo, No Darle el tetero o agua, No tocarlo, Colocarle un peluche o muñeco en sustitución nuestra, No ponerlo en nuestra cama, y si el bebé llora mantenerse siempre a una distancia prudencial.

Cirando en el amor

385694 397589656949826 432341194 n El sueño feliz

Todo lo contrario propone la teoría de la crianza con apego o crianza respetuosa.

Esta es una propuesta original de John Bowlby(*), y la base de este planteamiento indica que el niño tiene tendencia a buscar proximidad con una persona y sentirse seguro cuando esa persona está presente.

En otras palabras, la crianza con apego busca entender las necesidades biológicas y psicológicas de los niños. Al fijar límites que sean apropiados para la edad del niño, la crianza con apego toma en cuenta cada etapa física y psicológica del desarrollo que el niño está experimentando.

Por lo tanto, sugiere que al niño se le debe atender igualmente de noche, proporcionar el cuidado cariñoso constante, practicar la disciplina positiva y responder a sus pedidos con sensibilidad. La mayoría de padres que practican este estilo de crianza duermen con sus niños en la misma cama o mantienen la cuna del bebé en el mismo cuarto, lo cual según algunos estudios este hábito proporciona seguridad, acercamiento y confianza en los pequeños.

(*) John Bowlby (26 de febrero de 1907, Londres – 2 de septiembre de 1990, Isla de Skye, Escocia) fue un psicoanalista inglés, notable por su interés en el desarrollo infantil y sus pioneros trabajos sobre la teoría del apego.

Con información de: Bebé y Más Todo Papás

Fomentando la lactancia materna

Entre las recomendaciones y múltiples beneficios que aporta amamantar a tu bebé, podemos reiterar los siguientes…

.- La OMS recomienda iniciar la lactancia materna en la primera hora de vida, y mantenerla como única forma de alimentación durante los 6 meses siguientes.

.- A partir de entonces se recomienda seguir con la lactancia materna hasta los 2 años, como mínimo, complementada adecuadamente con otros alimentos inocuos.

.- El calostro (la leche amarillenta y espesa que se produce al final del embarazo) como el alimento perfecto para el recién nacido.

.- La lactancia materna es la forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables.

.- Prácticamente todas las mujeres pueden amamantar, siempre que dispongan de buena información y del apoyo de su familia y del sistema de atención de salud.

.- Para el niño la principal ventaja es la reducción del riesgo de infecciones gastrointestinales, y para la madre, una pérdida de peso más rápida tras el parto y un retraso del retorno de las menstruaciones.

.- Hay estudios que demuestran que las mujeres que dan el pecho a sus hijos durante más de seis meses tienen menos posibilidades de padecer cáncer de mama.

.- Se estrechan los lazos de amor, afectivos y emocionales entre la madre y su bebé.

Fuente: OMS

Semana de la Lactancia

Del 1 al 7 de agosto se celebró en más de 170 países la Semana Mundial de la Lactancia Materna.

Esta celebración está orientada a fomentar la lactancia materna o natural, y a mejorar la salud de los bebés de todo el mundo. Según la Alianza Mundial pro Lactancia Materna, la lactancia natural es el mejor modo de proporcionar al recién nacido los nutrientes que necesita. Por lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) la recomienda como modo exclusivo de alimentación hasta los seis meses de edad.

Con la Semana Mundial se conmemora la Declaración de Innocenti, formulada por altos cargos de la OMS y el UNICEF en agosto de 1990 con el fin de proteger, promover y respaldar la lactancia materna.

¡Hola mundo!

El Símbolo Internacional de la Lactancia fue creado por Matt Daigle, artista y padre, para un concurso y  firmó un contrato en 2006 para hacer el símbolo parte del dominio público.El símbolo fue diseñado como otros símbolos tipo AIGA vistos comunmente en lugares públicos. Estos símbolos deben ser diseñados con cuidado porque tienen que ser entendidos con un simple vistazo sin explicación escrita sobre su significado.

lactivistastuiter 250x250 ¡Hola mundo!

Símbolo Internacional de Lactancia

El Símbolo Internacional de la Lactancia fue creado específicamente para enfrentar el problema de no tener un símbolo de lactancia universalmente aceptado para indicar que amamantar es aceptable en lugares públicos. Muchas veces, cuartos designados para amamantar en lugares públicos llevan el símbolo de biberón en vez de la imagen de una madre amamantando a su hijo. Antes de la creación del nuevo Símbolo Internacional de la Lactancia, varias madres lactantes sintieron que el símbolo del biberón no era apropiado para designar un cuarto de amamantar.

Si deseas ampliar informacion sobre el simbolo, ingresa en su sitio web : http://www.breastfeedingsymbol.org/

 

Tomado de wikipedia

 

¿Quién da vida a quién?

Sigo maravillándome de las cosas que me han estado pasando en este último año, desde que MI entró en mi vida. Ella no fue planificada, pero sí fue deseada y esperada con mucho amor. Con una pareja que parecía estable, un empleo de librera que me daba un buen ingreso, excelentes beneficios laborales para trabajadores con hijos (bono de nacimiento, seguro médico, guardería desde los tres meses, bono para juguetes y útiles escolares) y un futuro prometedor, solo hacía falta un bebé para poner la guinda al postre.

Un lluvioso 17 de noviembre estaba abrazada a mi esposo en medio de la librería, llorando de la felicidad: la prueba dio positivo. Ya en casa, sola, acostada en la cama, viendo el techo, no lo podía creer. Más allá de los síntomas que se dejaban confundir con un síndrome premenstrual, mi cuerpo no mostraba cambio alguno. ¿De verdad había sucedido el big-bang dentro de mí?, ¿de verdad se estaba formando una nueva vida en mi vientre?

2 1024x768 ¿Quién da vida a quién?

Prueba de embarazo

Pasé la mayor parte del embarazo de buen humor, soñando y soñando. Es maravilloso sentir cómo le das vida a cara réplica de célula de ese pequeño cuerpecito. Estuve tan emocionada que soporté de buen grado y hasta disfruté cada mala de primer trimestre: mareos, ganas de ir al baño a cada rato, hambre voraz, antojos de gelatina y helado de chocolate, aquella sensación de dormir dopada, sueño infinito, las ganas de vomitar, aquel ataque extraño de hambre a las cuatro de la mañana. Supe que había superado el primer trimestre cuando sentí que no tenía flojera de levantarme de la cama, de la que salí pocas veces, y tenía muchas ganas de recobrar la vida laboral y social que tenía antes de estar embarazada. Las malas del último trimestre tampoco me amilanaron, como la sudoración excesiva, las oleadas de calor, los pies hinchados, el peso infinito, el dolor de espalda, entre otros.

Todos esos malestares eran consecuencia de las exigencias que se requieren cuando vivimos el milagro de formar una nueva vida en ese espacio que de repente se torna un santuario, nuestro vientre.

Un mes antes de dar a luz, me fui a casa de los suegros, en un pueblo a seis horas de mi pueblo, y mi esposo quedó en casa. Ellos me recibieron con mucho cariño y me dieron la atención y los cuidados dignos de una reina. Habían preparado y decorado una habitación al lado de la de ellos, me acompañaron a las consultas prenatales, hicieron un intento de consolarme cuando me dijeron que “no podía parir porque era una primigesta añosa” de treinta y un años y cuando me hicieron aquel horrible tacto para saber cómo iba la cosa. Sabía que la lactancia era lo mejor y estaba dispuesta a luchar por ella y quería parto, pero acepté resignada la ingrata intervención médica. Por lo demás, todo marchaba sobre ruedas.

Mi vida durante ese mes antes del nacimiento de MI fue hermosa porque ya todo el tiempo se iba en dar retoques a los detalles de bienvenida. Me llené de ansiedad y de muchas expectativas, soñaba con ella y me imaginaba cómo sería mi vida con ella en mis brazos. Apenas si tuve chance de echar una leidita rápida a lo que es la crianza con apego y apenas si estaba dispuesta a no dejarla llorar cuando naciese. Una semana antes de la inne-cesárea, llegó mi esposo y sentía que mi felicidad era infinita.

Pero la felicidad no es infinita y la historia tiende a tener reveses inimaginados. Mi primera gran depresión empezó al día siguiente de la cesárea. Esa historia ya la he contado antes en lo que pensaba era una denuncia prescrita.

Al día siguiente del nacimiento de MI, con quien pasé mes y medio entre suegros, primos, tíos y hermanos y amigos paternos, empezó la gran odisea. Nunca me imaginé que la cesárea haría su primer tanto en contra de la lactancia ni que las hormonas me invalidarían físicamente para defender aquello en lo que creía.

Me sentí sola porque mi esposo dejó de ser mi esposo para ser el hijo de aquellos que pasaron de ser mis maravillosos suegros a ser mis rivales. Por la fuerza con que resistí el ataque a la lactancia, fui constantemente calificada de terca, de ignorante, de retrasada, de inconsciente y demás. Mi hija estaba flaca y amarilla a los ojos de la familia y lloraba todo el tiempo por mi culpa. Mi cuarto ya no era mi refugio y había perdido en poco espacio personal que me quedaba al tener un desfile de más de veinte personas de la familia opinando sobre cómo hacer las cosas incluso a altas horas de la madrugada, cuando MI apenas hacía un ruidito para pedir la teta. Perdí privacidad física y emocional.

Poco a poco, con las noches de insomnio eternas y los dolores en los pezones inmensos, fui cediendo terreno hasta que, en la tercera semana, bajo las recomendaciones de la prima médico, entregué con mucha frustración, la batalla. Ella misma me compró el maldito pote de fórmula y yo pensé que me dejarían en paz.

100 8836 300x225 ¿Quién da vida a quién?

A un mes de su nacimiento

Sintiéndome sola en un planeta ajeno, sin entender el llanto de mi hija, me fui marchitando. Mi humor cambió, mi cara, mi actitud, mis respuestas. Entregué el mando. Entonces, fui constantemente calificada de amargada y respondona. “Esta no escucha consejo de quienes sabemos”, “ella es una “nueviza” que no sabe nada y se cree que las sabe todas”.

 

Hasta que llegó el día del regreso. Mi esposo sospechosamente me insistió en que Mi y yo nos quedásemos en casa de los suegros quince días más y, en medio de una discusión, impuse mi regreso. Preparándome para el viaje, mientras empacaba los miles de regalos que le hicieron a MI durante los dos meses y medio que duró mi estadía, soñaba con regresar a casa a abrazar a mi marido, a dormir oliendo su piel, a levantarme en la madrugada a dar teta y sentirme acompañada por primera vez desde que nació mi bebita. Soñaba con hacerme cargo de mi vida sin la intromisión imprudente de terceros.

La entrada a casa fue como un suspiro largo por el que fluye todo el oxígeno del planeta. Mi hermana menor me encontró flaca y demacrada, pero ya esa primera etapa estaba por terminar. Ya al mando de mi vida, todo volvería a su lugar, ya tendría tiempo de retomar mi vida.

Pero no todo terminaba allí. Al terminar la inmensamente grata bienvenida, sentí que a mi esposo se le pasó el suiche de la calidez al distanciamiento y la frialdad totales. ¿Qué pasó?, ¿por qué no me dejaba abrazarlo?, ¿por qué se quedó despierto toda la noche?

La segunda madrugada, cuando me levanté para darle teta-tetero a mi pequeñita, decidí preguntarle abiertamente: ¿qué te pasa?

Su respuesta fue como un empujón al fondo del abismo, con la sensación de un frio en el estómago incluido: Ya no te amo. ¿Cómo había dejado de amarme si ahora teníamos a una hermosa bebé que venía a coronar nuestro amor?, ¿ahora qué hago con todo este amor que siento por él?

Para resumir, mi esposo me dejaba porque, en mi ausencia, se había liado con la secretaria de su oficina, una mujer totalmente opuesta a mí en gustos y totalmente adherida al sistema social, había dejado de pagar las cuentas durante tres meses para gastarse el dinero saliendo con ella y ahora se iba porque la amaba. Tras eso, descubrí una serie de infidelidades e historias escabrosas que sucedieron a mis espaldas durante mi embarazo.

Miles de preguntas me invadieron. Me sentí culpable por haber plantado batalla contra los suegros porque quizá ese fue el detonante. Me sentí culpable por haber entregado la batalla sin saber que este idiota no lo valoraría. Me sentí culpable de haber aceptado mudarme con él y de haber salido embarazada. De repente, la felicidad que sentí durante mi embarazo por haber formado una vida perdió importancia. Perdí las ganas de vivir.

No me dejé hundir más porque algo lejos, una vocecita casi muda me llamaba y me recordaba que MI no tenía la culpa de lo que pasaba. Ella ni siquiera había pedido nacer. Fui yo la que la deseé y la soñé y la esperé. Yo le di la vida y yo debía hacerme responsable de ella.

Confieso que me perdí los primeros tres meses de su vida porque mientras dormía, lloraba en estado depresivo y cuando despertaba, me tragaba las lágrimas para que ella “no me viese llorar”. La verdad es que ella lloraba dormida y despierta. Yo no la supe entender.

Si no hubiese sido por la incesante compañía que me hicieron mis hermanas y mis amigas, especialmente mi hermana menor quien me ayudó a recuperar la lactancia exitosamente, este estado se hubiese alargado in saecula saeculorum. Pero el mayor apoyo lo recibí de aquella criatura a quien le di vida en mi vientre.

Nov 2011 014 ¿Quién da vida a quién?

Risa de MI

Por MI, por sus primeras sonrisas, por sus cantos mañaneros, por sus pequeños abrazos, su delineada boquita buscando mi pezón, sus puñitos cerrados alrededor de mi seno, por sus caritas de admiración cuando descubre algo de este inmenso mundo que para ella es totalmente nuevo, por su risa ligera, por sus ojitos llorones cuando tiene hambre o quiere el abrazo de mamá, por ella y solo por ella me levanté del fondo del hueco y empecé a trepar muy poco a poco para salir y continuar con la vida.

 

Siempre he sentido que ella me llama y me desea y me sueña y me espera. Ella me está dando la vida de vuelta, los deseos de aprender, de investigar sobre maternidad, crianza con apego, parto humanizado, lactancia materna, sobre ese instinto que nos da la vida cuando damos vida. Es nuestra historia la que me impulsa a desear ayudar a otras mamás y papás a procrear conscientemente.

Es mi hermosa hija la que me da solaz cuando duerme a mi lado y su cuerpito busca mi calor. Es ella quien me devuelve la esperanza y el deseo de luchar por hacer de este un mundo mejor. Es ella quien me hace preguntarme: ¿Quién le dio la vida a quién?

Esculturas a pie de calle: Normalizando la lactancia en público

Excelente texto tomado de: http://ecvlactando.com/2012/06/19/esculturas-a-pie-de-calle-normalizando-la-lactancia-en-publico/

Los parques, jardines, calles, plazas, entradas de edificios de uso público, … incluso los cementerios, lugar de último descanso, de muchas ciudades y pueblos están adornados con esculturas de mujeres amamantando a sus retoños.

Imágenes que pasan desapercibidas para los viandantes diarios pero que despiertan la curiosidad de los turistas. Para los primeros la presencia de la estatua no les provoca sobresalto, están acostumbrados a verla, la imagen no les provoca ni admiración ni rechazo, forma parte de su día a día cotidiano, como mucho si algún día se cruzan de frente y no van distraídos pueden esbozar una sonrisa de saludo hacia la madre y el hijo de piedra. Tan solo a los turistas les causa sorpresa encontrarse de frente con la mujer de mármol, de piedra, de metal, … con sus pechos en pleno acto de comunión con sus hijos. Esa sorpresa se materializa en dos tipos de reacciones: una admiración por la hermosura de la escena o estupor al no estar acostumbrados a visualizar esa imagen en su vida diaria.

Eso mismo es lo que sucede en nuestras calles, parques, plazas, … cuando una mujer se abre la camisa y saca su pecho para dar de mamar en público a su hijo calmando de esa forma su necesidad de alimento o afecto (ambas igual de urgentes y necesarias de satisfacer con inmediatez).

Cuando se esta acostumbrado a visualizar esa imagen en el entorno inmediato (familia, amigos, vecinos) encontrarse en el banco de enfrente con una mujer dando el pecho no produce ningún tipo de reacción, como mucho se sonríe a la madre o al niño… tal vez incluso las mujeres de mas edad se acerquen a la madre y la feliciten por su acto y rememorarán con ella su propia lactancia y maternidad.

Pero desgraciadamente en este mundo moderno y artificial que nos toca vivir la imagen predominante en el subconsciente colectivo cuando se trata de relacionar alimentación y niños es la de un artilugio de plástico llamado biberón. Por ello cuando los ojos que no conocen otra opción posible de alimentación infantil se encuentran con nuestros hijos mamando a plena luz del día en un banco cualquiera, de un lugar cualquiera, de una ciudad cualquiera, la sensación que embarga a esos ojos, a esas personas, es la de estupor, rechazo… El desconocimiento, la ignorancia, el analfabetismo biológico provoca rechazo, ira, indignación…

Si la lactancia materna fuera la opción normal de crianza cuando los ojos de los turistas se encontraran frente a frente con las esculturas que inmortalizan en piedra, mármol o metal esa parte básica de la maternidad no mostrarían estupor ni asombro. No. Mostrarían una sonrisa a la madre y el hijo de piedra y sus conversaciones además de alabar la belleza de la imagen se centrarían en los detalles de la estatua, la habilidad del artista, el realismo de los detalles…

Mientras llega el día en que abrirse la camisa y amamantar a los niños en público sea lo normal tendremos que conformarnos con alabar la belleza de estas y otras estatuas similares que adornan las calles, plazas, parques, jardines… de nuestras ciudades, que poco a poco, día a día colaboran en el proceso de normalización de la lactancia.