Archivo por meses: febrero 2013

Tips para ser una mamá feliz, y no morir en el intento

Bright Kids Photos by Irina Rempel  300x200 Tips para ser una mamá feliz, y no morir en el intento

 A veces la tareas propias de la maternidad nos llegan a agobiar de tal manera que no es difícil sentirse en un gran laberinto emocional. Sin embargo, la salida más idónea no es precisamente tirar la toalla y correr lo más rápido posible. Por ello aquí te comparto algunos tips que me han parecido ideales para aplicar en el día a día…

 

Aceptemos que no hay madre perfecta!

Hay tareas que quizá puedan retomarse después de una breve pausa, descanso o una ducha relajante. Todas debemos aceptar que en algún momento nos cansamos, y por ello debemos tener pausas para nosotras. Al fin y al cabo nuestros hijos nos quieren con todas y las imperfecciones que podamos tener.

 

A disfrutar!

Si tienes hijos que están aprendiendo a caminar, bañarse, cepillarse los dientes, todos esos aprendizajes que toman su momento, disfruta con ellos esas etapas, por lo que sería una buena idea olvidarnos por un momento de mantenernos ordenadas, pulcras y de punta en blanco. Juega en el piso, en el jardín, mójate. Lo importante está en disfrutar plenamente del momento, y recordar que estos minutos son súper valiosos.

 

Tiempo para ti!

Sin duda son muchos los beneficios que aportan dedicarnos por lo menos 30 minutos diarios, y ojo! no debe ser la regla, pueden ser más o menos dependiendo del ritmo de tus actividades. Pero lo importante es contar con al menos un tiempito para nosotras, y se puede emplear en ir a caminar, hacer ejercicio, leer, hacer yoga, sembrar plantas, meditar y un sinfín de actividades estimulantes que nos permitan recobrar la cordura y el aliento para el resto del día.

 

Cita a tus amigas!

Vinculado al tip anterior, recuerda que relacionarnos es vital, incluso con las amigas que no tienen hijos aún. Así que procura mantener el contacto, conversar sobre cosas diferentes, usar las redes sociales, los mensajes de textos, entre otras cosas que te permitan seguir cultivando los lazos de amistad.

 

No olvides a tu pareja!

Los miles de quehaceres que genera cuidar a niños, atender la casa, laborar fuera (o dentro) del hogar y hasta diferencias en el horario pueden distanciarnos un poco de la pareja. Sin embargo, siempre hay alternativas, tales como esforzarnos en mantener una buena comunicación, pasar tiempo juntos, procurar siempre ser cariñosos, etc.

 

Acepta el desorden de vez en cuando!

Quizá este consejo no nos guste mucho. Pero hay que aceptar que con niños pequeños en casa, es casi imposible tener todo perfectamente organizado. Elabora un pequeño plan de organización semanal para las tareas grandes (limpiar las ventanas, lavar, organizar la cocina…) y ten otros mini-planes de contingencia para el desorden diario, por ejemplo tener los contenedores de los juguetes cerca del lugar del “desastre”, dedicarle sólo un momento al final del día para recogerlo, chequear que los utensilios y otros productos de limpieza estén siempre fuera del alcance de los pequeños.

 

Comparte las tareas!

Divide las responsabilidades del hogar con tus hijos (dependiendo de su edad) y con tu esposo. Si todos ayudan y colaboran es más fácil mantener una casa ordenada y otras pequeñas rutinas al día. Tal vez sea una tarea titánica pretender que de un día para otro ya todos sean esmerados colaboradores, pero con cariño y perseverancia se puede lograr a involucrar al equipo familiar en el trabajo del hogar.

 

Jerarquiza tus prioridades!

Sea que estés de ama de casa a tiempo completo, parcial o labores fuera, la organización es fundamental. Prepara tu agenda de la semana con tiempo, tanto de tus responsabilidades profesionales como las relacionadas con los niños y del hogar, y dales un orden por importancia y por fecha en la que se deban cumplir, por ejemplo no es lo mismo una junta de la empresa para el día jueves (importancia: alta), que ubicar algún útil escolar sencillo solicitado de lunes para martes (importancia: media)… pero que ambos se deben atender.

 

Cultivar la paciencia!

Contar hasta 10 o 100 a veces no resulta suficiente, por ello calmarnos, volver a empezar, respirar y contar nuevamente sean tips que nos ayude en el proceso. Lo importante es no perder la cabeza, ser pacientes con los demás, con nuestros hijos, pero sobre todo pacientes con nosotras mismas.

 

En fin, siempre el bienestar es una elección y hay tiempo para casi todo lo que nos propongamos hacer, si tienes algunos otros tips que agregar te invito a dejar el comentario!…

 

Con datos e información de la red

Dormimos Juntos y nos encanta!

Ser Madre abriò un portal en mi vida, variedad de temas nuevos forman parte de mi interès y de mi aprendizaje diario. En mis quehaceres cotidianos descubro cada dìa que siempre hay algo nuevo que aprender, noto la diferencia entre el antes (de saber, experimentar y entender concretamente una situaciòn) y el despuès de vivirla. Tal ha sido el caso con el tema del “colecho” “cosleeping” o dicho en palabras màs sencillas; compartir la cama para dormir todos juntos.

Este asunto sucitò en mi, momentos de pausa y de reflexiòn… veràn yo tambièn creìa, como muchos, que le hacìa daño a mi hija metièndola en mi cama, que estaba provocando una ruptura en mi relaciòn de pareja sì dejaba que la bebè invadiera ese espacio personal, que no habrìa màs terreno para la intimidad y que simplemente estaba mal.

Sucede que al cabo de un corto plazo escuchè una voz en mi interior, era mi instinto que me decìa lo importante de tener a mi bebè cerca,  yo sentìa fuertemente esa necesidad de estar con ella para amamantarla, olerla, oir su corazòn, saber que respiraba bien, sentir que su temperatura era estable y ademàs yo sabìa que ella necesitaba de mi. Para esto era necesario que estuvièsemos juntas, por lo que yo me levantaba de la cama innumerable cantidad de veces para ir a verla y acudir sus necesidades.

El resultado de ese vaivèn fue devastante para mi, estaba desgastada y gracias a esto puès no habìa ninguna motivaciòn, interès, tiempo ni energìas para dedicarle a la intimidad, por lo que me di cuenta que aquellas teorìas de crianza de bajo contacto para supuestamente “preservar” otras cosas como la privacidad y la vida de pareja no tenìan ningun sentido.

De esta forma dije “hagàmoslo a nuestra manera” y asì me llevè a mi cachorra a nuestra cama, desde ese dìa todo cambiò para mejor, pude dormir màs horas, la bebè se despertaba menos, yo podìa amamantarla a demanda mientras dormìa sin miedo a que se me cayera de los brazos, mi esposo descansaba mejor porque ya no se despertaba frecuentemente con el llanto de un bebè desconsolado solo y asustado al otro lado del cuarto.

La cama se convirtiò en el nido, nuestro lecho de amor se hizo màs grande, finalmente podiamos compartir el calor, el olor y la presencia del fruto de nuestro amor. Nuestra intimidad no se perdiò, màs bien trascendiò se hizo màs profunda, nos descubrimos como padres durante el dìa y la noche, nos compenetramos como pareja y conseguimos otros espacios fìsicos y temporales para dedicarlo solo a nosotros dos, asì nuestro amor se hizo màs fuerte, intenso y maduro.

Esta experiencia me hizo pensar, me permitiò descubirme, fue gratificante atreverme a probar a pesar de las ideas que me habìan trasnmitido. Mi invitaciòn es hacia todas las mujeres a no tener miedo de descubrirse como madres, hay muchos tabues, cuentos de camino y teorìas sobre la crianza y en general sobre los modelos de maternidad… pero no hace falta estudiarlos todos y seguir rigurosamente ciertos patrones, lo que si es impescindible es aprender a escucharnos y en esa medida seremos capaces de comprender nuestras necesidades y las de nuestros hijos.

Un bebè que crece en un ùtero seguro nace sereno, un niño que crece en un ambiente confortable desarrolla un buena autoestima y es capaz de lograr su independencia por sì solo, un cachorro que ha sido protegido crece determinado y seguro de sì mismo ya que sus necesidades vitales primarias de alimentaciòn, contenciòn, apego y cobijo fueron cubiertas cuando màs las necesitaba.

Dormir juntos fomenta una buena comunicaciòn entre padres e hijos puès se genera un clima de confianza mutua que abre el espacio para sentirse en una zona de confort en la cual la persona se siente segura de expresar sus sentimientos libremente sin ser juzgado.

Un padre y/o una madre que por su rutina diaria logran ver y compartir pocas horas con sus hijos pueden recuperar parte importante durante la noche, compartir el sueño tambièn es una forma de atanciòn.

El estar en contacto con las mamàs y las familias, el escucharlas me ha dado la oportunidad de observar que son muchos quienes ponen en pràctica este tipo de crianza de alto contacto, algunos tratan el tema con mucha discresiòn para no sentirse juzgados (es una desiciòn vàlida y muy personal y de la familia, despuès de todo la confrontaciòn con la sociedad y sus corrientes non son fàciles de sobrellevar) otros en cambio lo decimos abiertamente…

Si, dormimos todos juntos… y nos encanta!!!!!!!

Nacimos para vivir con apego

La maternidad rompió todos mis paradigmas, hasta los que regían mis opiniones políticas y sociales… El instinto materno fue más fuerte que los convencionalismos y la costumbre de mi familia, amigos y comunidad. Se que mi opinión y mi instinto no las hará cambiar, que son capaces de saber lo mejor para sus hijos y familias.

Pero acabo de ver un vídeo gracias a Amor Maternal, de estudios viejísimos que no han tenido la divulgación que deberían. Échenle un vistazo y dejemos todo atrás, seguro ese instinto o esa voz que callamos dentro de nosotras mismas para complacer a otros saldrá fortalecida y tendremos familias más libres y más felices.

El instinto materno no se equivoca los humanos y muchos otros mamíferos están hechos, biológicamente, para tener contacto y amar a sus crias.

Primera vez

Primera vez que escribo un blog o algo parecido, pero quería compartir con ustedes lo hermoso que es para mi ser mama. Hace ya casi 13 meses llego mi pequeña Carmen Victoria, es la luz de mi vida, la dueña de mi corazón  No creía posible enamorarme así  de mi hija. Pero desde ese 20 de enero del 2012, a las 6:46pm que la vi por primera vez supe lo bonito de la maternidad. Poco a poco compartiré acá mi experiencia como madre.

¡Hola mundo!

El Símbolo Internacional de la Lactancia fue creado por Matt Daigle, artista y padre, para un concurso y  firmó un contrato en 2006 para hacer el símbolo parte del dominio público.El símbolo fue diseñado como otros símbolos tipo AIGA vistos comunmente en lugares públicos. Estos símbolos deben ser diseñados con cuidado porque tienen que ser entendidos con un simple vistazo sin explicación escrita sobre su significado.

lactivistastuiter 250x250 ¡Hola mundo!

Símbolo Internacional de Lactancia

El Símbolo Internacional de la Lactancia fue creado específicamente para enfrentar el problema de no tener un símbolo de lactancia universalmente aceptado para indicar que amamantar es aceptable en lugares públicos. Muchas veces, cuartos designados para amamantar en lugares públicos llevan el símbolo de biberón en vez de la imagen de una madre amamantando a su hijo. Antes de la creación del nuevo Símbolo Internacional de la Lactancia, varias madres lactantes sintieron que el símbolo del biberón no era apropiado para designar un cuarto de amamantar.

Si deseas ampliar informacion sobre el simbolo, ingresa en su sitio web : http://www.breastfeedingsymbol.org/

 

Tomado de wikipedia

 

4to Encuentro Web 2.0. Ideas que conectan

El 4to Encuentro Web 2.0 “Ideas que conectan”  se llevará a cabo el 1 y 2 de marzo, el encuentro consta de conferencias, charlas prácticas y experiencias relacionadas con el buen uso de las nuevas tecnologías. La finalidad del Encuentro es conversar y discutir sobre las herramientas y fundamentos de la Web 2.0 que fomentan la interactividad, la creación de grupos con objetivos comunes, la democracia, la participación y la ciudadanía. En fin, toda la capacidad que ofrece Internet y las nuevas tecnologías para ayudar a conectarnos entre nosotros, a participar, a reflexionar, a interactuar. Sigue leyendo

Humanizando la pataleta

523969 10151004585391731 3756163 n 300x225 Humanizando la pataleta

Llorando

Hoy Mariana me hizo perder los tapones de la cabeza. Lloró “malcriada” por más de media hora. Aunque he leído mucho sobre las pataletas y lo que considero la opción más adecuada para resolverlos, escucharla llorando así me desbordó.

Ella tenía hambre y yo había tardado más de lo habitual en prepararle la cena. Mientras le preparaba una papilla de avena y plátano, ella caminaba a mi alrededor llorisqueando. Poco a poco, la llorisqueadera fue subiendo de tono. Saqué un paquete de galletas de bran de la alacena y cuando estaba a punto de abrirla, lloró más duro. Se la di y no me dejó abrir el paquete. A los pocos segundos lloraba porque no la podía abrir. Se la abro y le ofrezco un pedazo, lloró mas duro porque quería todo el paquete. Le digo que no puedo darle todo porque va a ensuciar lo que Fabi había limpiado y lloró más duro.

Sigue leyendo