Archivo por meses: marzo 2013

sobre los ductos lactiferos

Los ductos no están siempre distribuidos en forma radial o simétrico
La función principal de los ductos es transportar, no almacenar la leche
El diámetro de un conducto en reposo (antes de la secreción de leche) varía entre mujeres (rango: 1 a 4.4 mm). Media 2 mm de diámetro.
Durante la eyección los ductos aumentan su diámetro (promedio 58%).
Los conductos se ramifican cerca del pezón

Son superficiales
Se comprimen y obstruyen con facilidad
El 70% del tejido glandular se halla a 30 milímetros de la base del pezón dentro del radio de la areóla. Este tejido es responsable de producir y transportar la leche hacia el pezón

Los alvéolos están agrupados de 10 a 100 y forman lobulillos
Los lobulillos se unen y se integran en 4 a 18 lóbulos. En promedio 9 aperturas por donde sale la leche
El ligamento suspensorio de Cooper brinda un soporte flexible de tejido conectivo

El tejido graso o adiposo protege el pecho y se halla en tres áreas: subcutánea, intraglandular, retromamaria

La grasa intraglandular se entremezcla con el tejido glandular y es difícil de separar.
La relación entre tejido glandular y graso es 2 a 1 (63 versus 37%)
En la base del pezón, la grasa subcutánea es mínima

La descripción convencional de los senos lactíferos no existe

ductoslactiferos lactancia 150x150 sobre los ductos lactiferos
Los nervios proveen sensibilidad con el fin de provocar la “bajada” de la leche
La sangre provee los nutrientes y otros componentes para producir la leche
El sistema linfático limpia el pecho de desperdicios

Mi Pecho es Internacional!

De todo un poco 160 200x300 Mi Pecho es Internacional!

De las ventajas que tiene la Lactancia Materna, se puede resaltar, que es un acto natural, ecológico y muy práctico. Práctico sobre todo a la hora de viajar con nuestro bebe. El primer viaje que hice en avión con Manuela tuvo un retraso de dos horas en Maiquetía y luego, no aterrizamos en la ciudad de destino (Quito), sino en una mas allá (Guayaquil). En total fueron casi 12 horas de viaje. Gracias al pecho, Manu siempre estuvo hidratada, alimentada -de manera higiénica y segura- estuvo tranquila. Y yo también.

¿Y por qué te cuento esto? porque una de las razones por las que algunas madres pueden dejar de dar pecho es que les da pena hacerlo públicamente.  Se limitan a hacer esta labor solo en casa y cuando comienzan las salidas, las invitaciones, el retomar nuestra vida social, la fórmula comienza a desplazar a la Lactancia.

Amamantar a nuestro bebe lejos de hacernos sentir apenadas es algo que debe llenarnos de orgullo. No solo creamos una vida, también la alimentamos, la nutrimos con nuestro cuerpo y con nuestro amor. Ese contacto es insustituible y la garantía de muchas otras satisfacciones, beneficios y ventajas para ti y tu bebe.

De todo un poco 180 300x200 Mi Pecho es Internacional!

Vuelvo a una de mis fotos y también te cuento: mi hermano Víctor sentía mucha pena al verme dar pecho. Los primeros días era incapaz de entrar a mi cuarto por temor a encontrarme amamantando. Luego del viaje, cuando llegamos a casa y empezamos a descargar las fotos, me sorprendí al encontrarme con esta.

Él que sentía pena, pudor, respeto o que se yo al verme en estas, aprendió a verme haciendo la mas natural labor de madre y ahora hasta me retrataba.

Si eres de las que se siente insegura, avergonzada u observada al dar pecho en lugares públicos, aquí te dejo  algunas recomendaciones y sugerencias para hacerlo mas cómodo:

Si vas a comer a un restaurante, advierte al llegar, al Meitre –o encargado- que estas en periodo de Lactancia y quisieras la mesa en un lugar discreto o apartado donde, en su momento, puedas alimentar a tu bebe.

Si es un café, plaza, parque o cualquier otro lugar, igualmente trata de ubicarte donde sea cómodo para ti practicar la lactancia y disfrutar al mismo tiempo.

Lleva siempre ropa manejable, que al momento de amamantar no te deje tan expuesta. Llevar una manta para cubrirte un poco en ese momento, también, puede ayudar mucho.

El coche, aunque para nosotros resulte aparatoso, garantiza un lugar seguro y confortable para tu bebe. Después de amamantarlo seguro tomara una siesta, entonces, él estará cómodo en su coche y tu puedes disfrutar mejor la salida.

Lleva agua. Siempre agua, para mantenerte hidratada.

Observa imágenes de mujeres amantando, colócate por un momento en el lugar de ellas. Del sentimiento que te llenes al verlas, de ese mismo sentimiento se llenan las personas que te ven hacerlo. Entonces, ¿qué ves? Sin duda, ves ternura, ves confianza, ves amor y la feminidad en su mayor expresión.

Anímate, sé que no lograras vencer este temor a la primera, pero entrénate poco a poco, ya verás que, en lo que menos pienses, te encontraras disfrutando de un lindo paseo, un viaje o una buena salida con amigos y familiares, al mismo tiempo que amamantas a tu bebé.  Que lo disfrutes!

 

El globo y la tristeza de Guille

Mi hijo Guillermo, de 3,9 años, es el ser más feliz que conozco, jamás lo he visto molesto o triste. Siempre sonríe y siempre esta saltando de un lado a otro.

Ayer fuimos Guillermo, su hermanita Bárbara, mi hermana Jeka y yo a pasear. Hacia mucho calor y terminamos en un centro comercial de la ciudad. Entre correr, montarse en unos carritos y volver a correr le compré unos globos. Bárbara escogió uno tradicional de color amarillo y Guille quiso uno de Batman inflado con helio.

Jugaron lo que quedaba de día con sus globos y esta mañana, sobre todo Guillermo, anduvo por toda la casa con su globo “de Spiderman” aunque era de Batman.

Salimos a comer fuera y Guille se quiso llevar su globo, le dijimos que si y salió feliz de casa hasta que lo soltó, no nos dio tiempo de agarrarlo y subió y subió hasta que se perdió de vista y mientras mi hijo lloraba y decía “baja, baja globo” y nos veía y nos pedía “busca el globo, bájalo”.

Lloró con mucho sentimiento, lágrimas y pucheros… Mi hermana me llegó a decir “no había visto un niño tan triste por su globo”. Mientras más arriba y lejos lo veía, más lloraba.

Mi hijo no armó una pataleta, como hubiesen dicho muchos, ni lloró por malcriado. A mi hijo le dio tristeza ver como se le iba el globo sin que pudiésemos hacer nada. No es fácil experimentar esa clase de sentimientos.

Lo consolamos, lo abrazamos y besamos. Buscamos otro globo, aunque él seguía repitiendo que el suyo se había ido y al recordar que había visto unos helicópteros de juguete nos explicó:

-Con el Helicóptero buscamos mi globo de Spiderman y lo bajamos…

Yo le decía que el globo se había ido lejos y muy arriba volando y que ya teníamos otro de Cars, pero él sabe, aunque juegue con el nuevo, que su globo se fue al cielo.

¿Qué aprendí? Que no son las cosas o los juguetes los que hacen que un niño como Guillermo se entristezca, son las situaciones, que poco a poco aprenderá a manejar. Hoy supo que a veces se pierde, que a veces no podemos hacer nada, pero hay que seguir adelante aunque eso no significa que olvidemos, porque aunque lo diga calmado sigue diciéndome “si buscas el helicóptero, se baja el globo”.

Cuando su niño(a) llore por el juguete que perdió o rompió no menosprecie esos sentimientos, esa personita está empezando a manejar sentimientos de frustración, impotencia o tristeza. Ayúdelo(a), construya junto a su hijo(a) una inteligencia emocional que les permita llorar para seguir adelante.