Archivo por meses: Febrero 2014

Cómo atenuar el estrés en el hogar bajo situaciones de crisis

Para nadie es un secreto que nuestro país vive momentos de estrés constante debido a la delicada situación política y social. Como familia lo primordial es garantizarnos un clima de bienestar y seguridad emocional, sobre a todo cuando tenemos niños pequeños en casa, y como ciudadanos promover el diálogo, la reconciliación y la paz, sea cual sea su tendencia o ideología.

familia6 Cómo atenuar el estrés en el hogar bajo situaciones de crisis

Aquí algunos consejos generales basados en las Recomendaciones de la Red de Apoyo Psicológico UCV (07/10/2012).

  • La violencia genera violencia. Evítela.
  • Propicie el diálogo y evite la confrontación.
  • Controle las expresiones de miedo o rabia. Trate de mantener la calma.
  • Cuide espacios de convivencia y participación, tales como la familia, la escuela, la comunidad.
  • Trate de no exponer a los menores a expresiones de violencia. No lleve niños a marchas y manifestaciones.
  • Proteja la integridad física y psicológica de los niños, adolescentes, ancianos, enfermos y personas con discapacidad.
  • Trate de mantener los hábitos y rutinas de los niños en el hogar y la escuela.
  • Diga a los niños sólo los detalles concretos y básicos de las situaciones políticas, de forma que ellos los puedan entender. Déles la oportunidad para dibujar y jugar, y aproveche esas experiencias creativas para invitarlos a contar sus historias sobre lo que ven y sienten con lo que ocurre.
  • Genere o fortalezca redes de apoyo que ofrezcan espacios de intercambio y seguridad afectiva.
  • Esté atento a sus reacciones emotivas y evite descargar expresiones de miedo, rabia o impotencia en los más cercanos  (pareja, familiares, amigos, vecinos o colegas).
  • Realice actividades de índole física, social o espiritual, que propicien el encuentro de un lugar de paz dentro de sí mismo y/o de comunión con otros. Facilite el equilibrio de los procesos de alimentación y descanso.
  • Antes de seguir o hacer circular un rumor (via email, mensaje de texto o Twitter), verifique la fuente y veracidad del mismo.
  •  La transmisión de rumores alarmistas puede generar situaciones de pánico, violencia, etc. Sea responsable de la información que transmita.
  • Evite hacerse eco de rumores de desabastecimiento y realizar compras nerviosas.
  • Rechace convocatorias personales o colectivas a actos de violencia. 
  •  Evite el aislamiento. Mantenga la comunicación y el intercambio de opiniones que ofrezcan distintas miradas y la búsqueda de alternativas.
  • Mantenga hábitos saludables en su rutina diaria y evite el uso de alcohol y drogas como medidas de manejo del estrés. 
  • Procure filtrar la información de programas de radio y televisión que induzcan –explícita o implícitamente– a la discriminación y a la violencia, o que provoquen miedo, rabia o inciten a incurrir en acciones de retaliación o venganza.
  • Diversifique las fuentes y contenidos reales o virtuales de información política y, en la medida de lo posible, observe programas o videos de otros contenidos.
  • Intente mantener el humor –constructivamente– y la serenidad y busque un tiempo para la recreación y el entretenimiento.
  •  Participe y organícese para defender sus derechos sin violencia. Confíe en las potencialidades de la acción colectiva.
  • Recuerde y confíe en la apuesta a la paz y a la democracia de la población venezolana.

 

familia4 Cómo atenuar el estrés en el hogar bajo situaciones de crisis

Ante tanta polarización y extremismos en las ideas, debemos tener presente:

  1. Reconocer al otro como persona: no es un enfermo, ni alguien sin capacidad de razonamiento o sin sentimientos, es una persona que piensa distinto a mí.
  2. Eliminar descalificativos que agudizan la polarización.
  3. Reconocer los intereses que nos diferencian, pero también los que nos unen como venezolanos.
  4. Reconocer los distintos tipos de conflicto y manejarlos pacifica y democráticamente.
  5. Negociar las diferencias no es eliminar las diferencias.
  6. Educar en valores y cultura de paz.
  7. Difundir información sobre el manejo constructivo y pacífico de conflictos.
  8. Respetar el punto de vista de su interlocutor y exponer sus ideas sin intentar hacer cambiar al otro de opinión.
  9. Explore la posibilidad de encontrar puntos comunes con quien defienda posiciones distintas a las suyas.

Cuando sea grande quiero SER FELIZ

Mark Twain Inspirational Quotes 14 Cuando sea grande quiero SER FELIZ

Más de una vez insistimos a nuestros hijos con la pregunta: “qué desean ser cuando sean grandes”…. tomando en consideración la misma,  les comparto una historia de un niño que responde a esa pregunta de una manera muy ejemplar. En mi caso particular me ha dejado muchas cosas sobre las cuáles pensar y para replantearnos como padres.

En el video que está más abajo (en el link), Logan Laplante, un chico de 13 años, nos muestra lo que realmente es importante aprender para la vida. Desde los 9 años sus padres lo sacaron de la educación tradicional para aprender desde casa, y es muy interesante escuchar sus planteamientos.

El chico dice que los niños desean ser siempre felices, saludables y creativos, pero que el sistema educativo no considera estos elementos. Por lo tanto, según él ser feliz se reduce a la práctica de estas 8 cosas:

  • Ejercicio
  • Dieta y Nutrición
  • Tiempo en la Naturaleza
  • Contribución y Servicios
  • Relaciones
  • Recreación
  • Relajación y Manejo del Estrés
  • Participación Espiritual o Religiosa

Además, propone un “HackShooling” o “Hackear la educación” y lo que se aprende, en el buen sentido de la palabra, ya que según él todo puede ser hackeado, es decir desconfigurado, explorado, mejorado e innovado.

Vale la pena verlo, no tiene desperdicio!
Link del video en YouTube Cuando Sea Grande Quiero Ser Feliz – Logan Laplante

La maternidad y sus demonios

Creo que todas las madres tenemos nuestros propios demonios.

El mío, por ejemplo, es esa sensación de parto robado, una mezcla de emociones por no haber dado a luz a mi hijo solo con mi cuerpo y haber terminado en cesárea, cesárea respetuosa quizá pero cesárea al fin, un no sé qué que no termino de aceptar y procesar a ya un año de distancia.

Parte de esa mezcla de emociones incluye: me faltó valentía para confiar en mi cuerpo, me faltó tener a la mano más información para saber si realmente era mi mejor opción, siento que ganó el miedo de hacer algo que pusiera en riesgo a mi bebé y no la seguridad de hacer lo mejor.

Para otras madres y padres, esos demonios pueden incluir no haber podido amamantar, no haber cargado tanto a sus hijos por temor a malcriarlos, dejar sus hijos al cuidado de otras personas, en fin.

En cambio, con el tema de la crianza con apego yo he gozado de mucho apoyo de muchos frentes. Me siento afortunada y eso me permite vivir una maternidad plena y feliz.

Por eso, siento una especie de responsabilidad de compartir mis experiencias, de compartir la información que tengo a la mano y que, pienso, pueden ayudar a otros padres y a otras madres a disfrutar plenamente esta experiencia. Pero nunca con el ánimo de juzgar.

Al contrario. En todos estos temas me duele pensar en lo difícil que fue para mi madre su propia maternidad. No puedo regresar el tiempo y cambiar su historia, pero con suerte puedo ayudar a que su historia no se repita en otras mujeres y en otros bebés.

Estoy de acuerdo con la iniciativa de la paz entre las madres sin importar su propio estilo y sus propias decisiones, pero también creo que, si tuvieran el apoyo adecuado para enfrentar las dificultades de la maternidad y la información sobre los enormes beneficios del parto natural, de la crianza en brazos y de la lactancia materna, así como de los riegos que conllevan las cesáreas, la lactancia artificial y el forzar la independencia de los bebés, muchísimas más madres se animarían a confiar en sus cuerpos y en sus instintos.

Estoy segura de que, si así fuera, el porcentaje de madres que amamantan más de seis meses contra las que dejan de amamantar sería exactamente el opuesto al que es ahora.

No se trata de buscar una maternidad perfecta. Como escribí cuando estaba embarazada, me parece que de lo único que se puede estar seguros al momento de ser padres es que cometeremos muchos errores. Somos humanos. Y nuestros hijos también.

Es cierto que no podemos regresar el tiempo, pero sí podemos hacer cosas ahora para preparar un mejor mañana para otros hijos futuros o para futuros nietos. Me ha dado mucho gusto conocer a mujeres que no pudieron amamantar a sus bebés y que ahora llevan a sus hijas embarazadas a las reuniones de la Liga de la Leche para que ellas tengan más apoyo.

Me gusta pensar que con esto que escribo puedo contribuir a la tranquilidad y la felicidad de otros bebés y de otros padres.

Con todo mi amor.

Lactancia materna, colecho y cognición (parte 1)

En las últimas décadas, el desarrollo de las ciencias cognitivas ha permitido estudiar con mayor profundidad cómo funciona la mente humana en toda su complejidad. Entre otras cosas, por ejemplo, han disipado la división mente-cuerpo, y han demostrado la estrecha relación que tienen nuestras experiencias corporales, nuestras emociones y nuestras capacidades cognitivas.

Pues bien, uno de estos hallazgos es el efecto que tiene el cortisol, la hormona del estrés, en el hipocampo, la zona del cerebro dedicada al aprendizaje y la memoria. Mientras mayor es el sometimiento de estrés, mayor es el impacto en las células cerebrales.

En junio de 2013, la revista Clinical Lactation dedicó un número para hablar de diversos estudios que han encontrado que muchas de las técnicas para enseñar a un bebé a dormir solo o a ser independiente elevan sus niveles de cortisol. Específicamente, dejar llorar a un bebé para que duerma solo, para que no se acostumbre a los brazos o para que establezca un horario de alimentación, impacta directamente en su cerebro. El bebé o el niño puede dejar de llorar luego de unos días, pero los altos niveles de cortisol siguen ahí.

Como señala Kathleen Kendall-Tackett en el mismo número, los efectos parecen no ser tan dañinos a largo plazo si estas técnicas se acompañan de una paternidad responsable pero, ante esta evidencia, ¿cómo no promover que los padres abandonen este tipo de técnicas y, por el contrario, animarlos a amamantar en libertad, a compartir su lecho con sus bebés y a darles seguridad y cariño siempre que lo necesiten?

Dejando de lado un poco la evidencia científica, lo cierto es que el lecho se comparte con el bebé desde el embarazo, y desde entonces nos despertamos con sus movimientos y empezamos a adoptar otras posiciones para dormir. Un bebé está acostumbrado a nosotros desde el vientre. Por eso, en los casos donde no es posible practicar el colecho (si los padres son fumadores, por ejemplo), se recomienda atender, consolar y alimentar al bebé siempre que se despierte por las noches.

No por nada es tan común escuchar a muchas mujeres decir que, cuando escuchan el llanto de un bebé, sienten una urgencia por tomarlo en brazos y consolarlo.

Si quieren saber más pueden consultar el volumen 4, número 2 de Clinical Lactation aquí: http://www.clinicallactation.org/

Madres capaces

Escribo estas lineas a mis amigas madres que están criando con respeto a sus hijos e hijas cada una con su estilo propio y mucho amor, con sus altas y bajas, aciertos y aprendizajes.

Quiero compartir con ustedes una emoción, estoy feliz pero muy feliz pues me apunté a un curso en linea de 4 meses que se titula “Madres Capaces”, nada más el titulo ya es un acierto. La mujer que lo dirige es genial, se llama María Pilar Gómez San Miguel, tal vez algunas de ustedes ya la siguen por las redes sociales, de lo contrario, la pueden ubicar en Facebook como Crianza en Familia y su blog es Crianza en Familia

María Pilar está en España y la vengo siguiendo desde hace tiempo, me encanta lo que escribe, es una persona muy sencilla y cercana, en varias oportunidades le he escrito para consultar dudas y compartir ideas y ha contestado con unas recomendaciones muy sinceras y certeras. Otro atributo que la distingue es que, además de ser maestra y mediadora familiar, es madre de tres, y no tiene miedo de compartir su testimonio de vida con sus luces y sombras, desde ahí nace su visión de mundo y su deseo de acompañar a otras madres.

Aquí les dejo la información del taller Madres Capaces  1779710 691609187528169 881239501 n 300x159 Madres capacesLas invito a que se apunten, la propuesta es genial y tentadora. María Pilar ha manifestado que esta dispuesta a llegar a convenios con las madres venezolanas por aquello de la poca disponibilidad de divisas extranjeras, así que anímense, así la alegría será nuestra.

Claudia Rodríguez Gilly                                                                  @claudirg