Archivo por meses: Marzo 2014

Doce meses amamantando

Hemos cumplido ya doce meses de lactancia materna y eso merece una reflexión. Van algunos apuntes.

Cosas que disfruto de amamantar a un bebé de doce meses:
– Que mi bebé me demuestre con sonrisas y ruidillos de emoción lo feliz que se siente cuando sabe que lo voy a amamantar.
– Que me acaricie mientras toma su leche.
– Que aplauda y sonría mientras toma su leche.
– Que, al terminar, chasquee su lengua en señal de “deliciosa, mamá”.
– Que balbucee “tetita” en voz muy suave mientras me busca, dormido, por las noches.
– Esa sensación de ser casi todo lo que necesita para ser feliz. Al menos por ahora y sin olvidar el sutil pero importante “casi”.
– Por supuesto, que a la fecha no sepamos ni de desvelos ni de enfermedades ni de llantos interminables.

He aprendido en estos doce meses: a amamantar en libertad, sin horarios ni relojes.

Recuerdo que al inicio me estresaba mucho ver que ya eran las once de la mañana y yo apenas había podido preparar el desayuno y desayunar, ya no se diga bañarme y limpiar la cocina y tender la cama y, ¡uf!, mientras más pensaba en la lista de cosas no hechas más me estresaba. Recuerdo que, aunque disfrutaba amamantar a mi hijo, no podía evitar mirar el reloj cada cinco minutos y preguntarme cuándo me soltaría para poder hacer esto y lo otro y aquello…
Hasta que leí que, para amamantar felizmente, había que olvidarse del reloj.

Es un lujo, lo sé. Pero de pronto caí en la cuenta de que yo podía darme ese lujo. Y aun más, que ese lujo en realidad es un acto de amor que repercute en lo que más me importa: mi familia.

Y, poco a poco, me fui olvidando de los horarios para todo.

Eso es lo que más disfruto de trabajar desde casa: no tengo por qué exigirme horarios rígidos.

A veces nos levantamos más temprano y a veces nos dormimos más tarde. A veces mi hijo toma siestas y a veces no. A veces comemos a unas horas y a veces a otras. A veces limpiamos la casa por las mañanas y a veces por las tardes. Hay días que avanzo mucho en los trabajos remunerados que me encargan y otros días simplemente no puedo ni acercarme a la computadora. Hay días en que bañamos a nuestro hijo al despertar, otros al medio día y otros antes de acostarnos. Hay días que preparo la comida y otros compramos comida hecha. Y lo curioso es que ahora la casa tiene más orden y está más limpia.

Jamás me imaginé una maternidad así.

Sé que eventualmente tendremos que tener horarios más rígidos.

Pero qué felices somos por ahora.