Archivo del Autor: Holanda

¿Cómo destetar?

488ddd071cac6ebfefbb3e5213df99b3 ¿Cómo destetar?

Hace tiempo la palabra destete era tabú para mí. No tuve que aplicarlo con mi primera hija, pero luego como asesora, he visto que es un tema recurrente el cual, para proteger la lactancia y, sobre todo, la relación de la díada mamá/bebé, debe ser tomado por las manos de una consejera de lactancia, con escucha y entrega sincera.

Muchos factores pueden estar incidiendo en la mamá que declara necesitar “destetar”, que probablemente no tengan que ver con la lactancia en sí misma.

La lactancia debería mantenerse hasta los 2 años para terminar el proceso de inmunización, fortalecer al máximo desarrollo fisiológico integral y sentar las bases psicoemocionales de la persona. No dudo, además, que se relaciona con el mundo de la puérpera, cuyo contacto íntimo con su bebé contribuye con su equilibrio hormonal y psíquico.

Muchas veces suele haber tabúes infundados, desorientación sobre la alimentación infantil, o retorno al trabajo, ingreso a la guardería, angustia de separación por empezar a caminar, etc. momentos en los cuales la lactancia es más bien favorable. Ciertamente también puede existir una necesidad de mamá, válida cuando se analiza el caso en perspectiva amplia. El tema es re-conocer y estar atentos a la díada.

Corremos el riesgo de volver al paradigma adultocéntrico cuando pensamos solo en una al destetar. Es un tema de dos.

El destete es además progresivo, y para hacerlo respetuoso, si se reconoce conjuntamente que es necesario, es recomendable hacer la transición adecuadamente y por fases, por lo que, de nuevo, lo más saludable es contar con una amorosa asesoría.

Mamá aterriza del puerperio y bebé se encuentra consigo mismo, transiciones vitales del ser humano en las que media, nada más y nada menos, el seno materno. Vale la pena pensarlo.

Lactancia Materna en El Nacional (09-05-13)

El pasado jueves 9 de mayo El Nacional, uno de los mayores diarios de Venezuela, publicó un especial de madres, entre los que destacamos su mención a la crianza respetuosa (en entrevista con nuestra amiga Berna Iskandar, conductora de Conoce Mi Mundo) y la dedicación de una página a la lactancia materna, para la que gustosamente dimos una entrevista. Agradecemos a Joanna Ruiz méndez y la felicitamos por su sensibilidad hacia este tema de salud pública y profundo afecto.

Puede leerse el artículo a continuación:

pV_11_print

Y después de los seis meses… qué

eatingbaby1 300x225 Y después de los seis meses... quéLactancia Materna Exclusiva (LME) define la alimentación del bebé en la que ni el agua entra agregada a la leche natural, única y pret a porter, de su mamá. Se considera que a los seis meses ya el sistema digestivo e inmunológico están preparados para recibir alimentos extras y las necesidades calóricas del bebé suben.

Sin embargo, debo repetir incesantemente, que así como la lactancia es EXCLUSIVA los primeros seis meses, estos siguientes seis meses la ALIMENTACIÓN es COMPLEMENTARIA. O sea, no hablamos de lactancia exclusiva, pero sigue siendo la alimentación principal. No debemos temer a esto, tampoco tenemos que figurarnos una alarma de colegio indicando el cese de la lactancia al día 180 de vida del nene, la leche de mamá sigue aportando más del 70% de las necesidades nutricionales del bebé.

También se habla de que esta segunda etapa es de EDUCACIÓN para la mesa familiar. Podemos pensarlo así, una preparación cuya graduación será en 6 meses (de nuevo, tiempos flexibles) en la cual tendremos a nuestro graduando sentadito en la mesa comiendo lo mismo que todos nosotros. Esto es muy interesante, pues muchas veces comemos muy mal, no conocemos las fuentes nutricionales ni las más sanas combinaciones, no nos sentamos juntos ni con plena atención a comer, ni respetamos horarios… así que nuestro bebé en  casa resulta un maestro para que todos mejoremos los hábitos.

¿Cómo vamos a ofrecer los alimentos? Primero que todo, la teta, luego las porciones muy pequeñas. La capacidad gástrica del bebé no tiene nada que ver con la tuya, así que tengamos en cuenta platos y cucharitas a su medida y no forzarle a comer de más. La observación es clave. Después de la teta puede o no quedar saciado, no pelees con él, pero sigue pendiente, porque esta alimentación complementaria también es a demanda y guiada por el bebé mismo.

Evitemos darle todo en colados, papillas y compotas, eso ya no se usa, pues se ha entendido que la salud dental y maxilofacial, así como el sano aprendizaje, viene del ejercicio de masticar. Para introducir el sabor, la textura y el olor, nada mejor que la fruta o verdura, siempre observando, nunca dejando solo al bebé, en su estado puro, completa, sin mallitas. Por supuesto que puede preparársele un puré, bien de frutas, bien de verduras.

LÁCTEOS: yogourt y queso fresco pasteurizado

FRUTAS: todas, excluyendo los cítricos hasta después del año

VEGETALES Y TUBÉRCULOS: iniciar con las de sabor suave como auyama, zanahoria, apio, una por semana. A partir del séptimo vez cambiar la consistencia paulatinamente.

CEREALES Y PANES: preparar las papillas con leche materna extraída, evitar los compuestos con gluten. Evita abusar de los carbohidratos refinados, dar solo corazón de arepa, arroz y pastas muy bien cocidas y suaves. Al 8vo mes pan suave bizcocho, galletas ayudarán a la dentición.

GRANOS: bien cocidos y blandos pueden incorporarse al noveno mes, una sola clase por semana (caraotas, frijoles, garbanzos)

CARNES: el pollo puede ingresar triturado o desmechado; la carne puede dársele molida muy fina al octavo mes

HUEVO: solo la yema a partir del noveno mes

SOPAS: suaves, con carne o pollo y algunas hortalizas ya aprobadas por el bebé

Hay que poner especial atención a los alérgenos y a la historia familiar. si quieres que tu hijo/a disfrute el chocolate, no lo introduzcas antes del año, si puedes alárgalo a los dos; nada de miel hasta los 3, evitemos la toxina botulínica. Evita el azúcar y la sal, primero, respeta el paladar sano que tenemos y nos permite apreciar el real sabor de los alimentos, segundo, evitamos sobrecarga renal y obesidad y tercero, cocinamos más rico con especias y otros aliños.

Comer es un arte y un evento especial. Nunca mejor dicho: el cuerpo es un templo que nace perfecto y no debemos profanar.

Por qué y para qué una consejería de lactancia

Una realidad que intentamos superar, mediante concientización y políticas públicas: la desnaturalización de procesos humanos.

Para qué: para construir la armonía…

Breastfeeding Family 1.19.12 300x213 Por qué y para qué una consejería de lactancia

Muchos crecimos en la era de la confianza en los métodos sustitutos de la maternidad, en parte por la etapa vivida en la emancipación femenina y reconfiguración de la familia, en parte por estar completamente bajo el paradigma de la sociedad industrial.

Eso llevó, no solo a que la guardería fuese cada vez más temprana, sino a una realidad en la que pocos miembros de las últimas generaciones han presenciado “en directo” el acto de amamantamiento, incluidos médic@s y enfermer@s (niñ@s de estas generaciones al igual que nosotras, como tú y yo, como el gerente más alto o la joven más humilde…).

El pediatra y divulgador Carlos González localiza esta falta de avistamiento de la lactancia, como uno de los obstáculos principales para que madres actuales y prestadores de salud apuesten y concreten la lactancia materna exclusiva. De hecho, en Venezuela, según informes del Ministerio de Salud y multilaterales como Unicef, se observa que los prestadores (médic@s, enfermer@s, incluso especialistas de pediatría y neonatología) son quienes primero indican fórmula láctea a l@s recién nacidos, y si la madre decide probar la lactancia, le deslizan el récipe con un sugestivo “por si acaso”.

Como hemos señalado en otras ocasiones, la lactancia da poder a la mujer, nos permite sentir un vínculo indescriptible y, si se valora desde una perspectiva sanitaria, es económica, estéril, segura y con múltiples ventajas ante los métodos artificiales de alimentación. Pero la realidad de la lactancia, aceptémoslo, no siempre es idílica, y esto aplica para todas las escenas de crianza. Necesitamos respeto a la decisión de amamantar, tiempo para hacerlo, entrega, acompañamiento, bienes algo escasos en nuestra sociedad, dolorosamente.

Para que ese “por si acaso” no nos tiente y nos haga perder ese camino único en el que nuestras vidas conocen verdaderamente lo que es el altruismo y la generosidad de nutrir a otro (y en esta vivencia papá está incluidísimo), existen las consejerías o consultas privadas de lactancia.

Las consejeras suelen ser en su mayor parte mujeres, pertenecer a ONG o practicar el libre ejercicio. En casos como las líderes de La Liga de la Leche, son además, madres que han amamantado. También hay profesionales llamad@s Consultoras IBCLC certificadas internacionalmente. y en la mayor parte de los países actúa la certificación conjunta de Unicef y la oficina gubernamental de salud. Así, encontramos varias denominaciones para el mismo hecho de ser personas formadas y actualizadas constantemente en técnicas, componentes nutricionales, fisiología y acompañamiento del proceso familiar relacionado con la lactancia.

Pueden existir (conozco varias) consejeras certificadas que pertenecen al sistema de salud, pero lamentablemente no todos los prestadores de salud están formados y actualizados en lactancia. La mayor parte actúan desde los prejuicios de los niños industriales que fuimos. Para mejorar esta situación, los países van uniéndose a la Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia de la Organización mundial de la Salud y Unicef, de manera de (re)establecer la lactancia como una de las vías de seguridad sanitaria y alimentaria para la población mundial.

Una consejera es un elemento fundamental en el entramado de salud infantil preventiva. Como dice el pediatra de mis hijos, “si tú amamantas, me verás menos, pagarás y sufrirán menos”. Muchas también son educadoras prenatales o postnatales y hasta doulas, por lo que integran conocimientos de crianza que pueden ser muy útiles para la familia.

Desde su perspectiva particularizada, pero alto nivel técnico, la consejera:

  • Rescata y preserva la práctica sana y natural de la lactancia
  • Acompaña las dudas y angustias, para construir autoconfianza
  • Instruye sobre el desarrollo nutricional del bebé
  • Apoya el sistema preventivo de salud mundial

Pero ante todo, no te impondrá conductas ni normas ni introyectará culpas. Te mostrará la vía con el máximo de información, precisión y respeto posible, para que tú decidas, de mamífera a mamífera.

Si vamos al médico solamente cuando estamos enfermos, y le damos el valor moral y monetario que le damos, comencemos a conocer y valorar a las consejeras y consultoras de lactancia, pero además, valoremos que estamos construyendo bienestar, atajando la enfermedad y retomando nuestra sabiduría humana.

 

Sobre el desdén en la comunicación masiva de la lactancia materna

mayim bialik family breast feeding Sobre el desdén en la comunicación masiva de la lactancia materna

Un artículo publicado con desdén, desde el desapego y falta de actualización, se publicó el domingo en la revista venezolana Estampas. Todos los días vemos este tipo de “periodismo”, pero en este caso se trataba de un tema de importancia capital: la nutrición infantil y su desarrollo emocional, es decir Lactancia Materna.

Lo que intentó ser una respuesta improvisada y trasnochada al show de la Times por su dossier de Crianza con Apego y la famosa foto del nene de 3 años amamantando extendidamente, se convirtió en la aburrida y superada retahíla del poder de la farmacia comercial y el desapego patriarcal acerca de las inconveniencias, prejuicios y sustos alrededor del amamantamiento extendido… blablabla, dependencia… bla bla bla.

Como detalle ¿jocoso?, y en defensa de otros periodistas, vale citar que la mencionada revista y su línea editorial han publicado con anterioridad artículos más serios sobre el tema del vínculo y la lactancia:

Amamantar: Tarea pendiente sobre la importancia de promover la práctica

Partos humanizados sobre la importancia de promover el vínculo parental

Cambiando la manera de nacer sobre la importancia de no separar bebé de mamá para promover la lactancia

Lactancia inducida sobre los beneficios de amamantar aún cuando no hemos parido.

Seguramente no leo los nefastos apuntes publicitarios disfrazados de ciencia y poder médico que se publican en igual o mayor proporción en el medio, lo interesante es la bipolaridad de la información, la falta de un acuerdo editorial y ético sobre el asunto. Las políticas públicas, al menos en papel, están muy claras al respecto. Y la política del bebé también… cuando nos permitirmos escucharles…

Luego de que las madres y consejeras tomásemos indignadas Twitter y Facebook por un exabrupto que, realmente, no se justifica en la época de la información masificada y la democracia radical, la revista publicó la réplica de la prestigiosa organización internacional La Liga de la Leche. Fortuna para nosotras contar con la palabra escuchada y firme de Carolina Tredinick, su presidenta en Venezuela.

Como este señor periodista, desde su trono, cede el espacio a “madres fans de la lactancia” (no molesten más, parece decir), me monto en el trono yo también, en este caso de la academia, no de los medios pagados, para sugerir las siguientes lecturas, todas ubicadas con un sencillo clic en google cuya búsqueda duró 0,17 segundos (no 3 días como se tardó la réplica) y que es la labor de cualquier profesional que se precie, sea periodista o pediatra.

Para quienes no realicen investigaciones académicas, les cuento que solo puse Scielo, lactancia, como palabras clave, ya que SCIELO (Scientific Electronic Library Online) es la plataforma académica utilizada para compartir las revistas científicas de las principales universidades de nuestro continente.

Beyong the Sling Mayim Bialik Sobre el desdén en la comunicación masiva de la lactancia maternaAcá una pequeña lista

Lactancia materna y su relación con las anomalías Dentofaciales 

Revista chilena de pediatría – Apego y lactancia natural 

Fomento de la lactancia materna, programa Iniciativa 

La promoción de la lactancia materna en la era del sida 

Prevalencia y duración de la lactancia materna

Lactancia materna: factor de salud

Lactancia materna e inmunidad: Nuevos aspectos

Lactancia materna y prevención del síndrome de muerte súbita

 

Lo bueno del caso, es que da para escribir suficiente sobre por qué amamantar, por qué amamantar después de los seis meses, y por qué desactivar el paradigma de que las tetas son para mostrar y entretener a adultos y no para alimentar y contener bebés.

Nos vemos entonces con estos próximos temas.

Imágenes: Mayim Bialik, PhD en Neurociencias, con trabajos sobre crianza con apego, lactancia extendida y estrella de la serie de televisión Big Bang Theory. Medios, ciencia y amor: sí se puede.


A donar sangre blanca

Cuando amamanté por primera vez, yo misma me sorprendí de lo inagotable de la leche y lo fácil que fluía en mí, una mujer del siglo XX, atorada en transgénicos, estrés, polución y antibióticos. La naturaleza respondía, permanecía!

Para agregar más histrionismo, mi seno izquierdo tenía un reflejo de eyección similar a un pozo petrolero o géiser, y quien pasaba a mi lado, si lo tenía descubierto, era rociado, como si de un sprinkle de jardín se tratara. Si no, debía colocar obligatoriamente un protector o un recopilador.

Lamentaba muchísimo desperdiciar esa leche… Era oro para nosotros, aunque solo fuesen unos cc.

Con el tiempo, fui conociendo la importancia de la leche materna, como vacuna, como medicina, como práctica, y la manera en que bebés con necesidades muy especiales se benficiaban de ella. Sin duda, ¡casos de vida o muerte!

He visto cómo hermosas madres se han juntado de forma espontánea para ayudar con su leche “que sobra” a otras mamás, propiciando bancos caseros y combos con lo que esos bebés en trance superarán un momento difícil en sus vidas. Hermanas, tías, también han hecho el esfuerzo de “amamantar doble” cuando la madre no ha podido hacerlo por alguna causa y el/la bebé no responde a otra manera de alimentarse.

Los donativos de leche materna benefician especialmente a los niños prematuros, recién nacidos sometidos a intervenciones quirúrgicas, aquellos con deficiencias inmunológicas congénitas o adquiridas luego de tomar algún medicamento, a los alérgicos, los que no toleran fórmulas de leche artificial, los que sufren enfermedades infecciosas crónicas, así como a los niños sanos que no pueden ser alimentados por su madre biológica.

Globovisión

Pues resulta que podemos hacer que NUNCA SOBRE, ni que NUNCA FALTE. ¡Donemos leche materna! Por tal motivo, el I Congreso Iberoamericano de Bancos de Leche Humana/ I Forum de Cooperación Internacional en Bancos de Leche Humana, realizado del 27 al 30 de septiembre de 2010, en Brasilia, decidió:

Instituir el día 19 de mayo como fecha conmemorativa del Día Mundial de Donación de Leche Humana, reconociendo la primera Carta de Brasilia, firmada el 19 de mayo de 2005, como marco histórico y piedra fundamental de la creación de la Red de Bancos de Leche Humana en los países signatarios.

¡Y así lo estamos celebrando hoy!

foto%20n7%20blh A donar sangre blanca

A dónde dirigirse para donar

 

Actualmente existen ocho Bancos de Leche en Venezuela, la mayoría de ellos vinculados a hospitales con servicios de obstetricia, pediatría y neonatología:

1) Hospital Universitario de Caracas (implantado en 1986 – Centro de Referencia);

2) Hospital Universitario Ruiz y Páez , en Ciudad Bolívar;

3) Hospital Santos Aníbal Dominicci, en Carúpano, Estado Sucre;

4) Hospital Pablo Acosta Ortiz, en Apure ;

5) Hospital José Antonio Páez, en Guasdualito, Estado Apure;

6) Hospital Rafael Urdaneta, en Calabozo, Estado Guarico;

7) Maternidad Negra Hipólita, en San Félix.

Ver las Recomendaciones para donar

 

No hay que inventar mucho para donar amor…

Tiempos de conservación de la leche materna extraída

U135P200T1D307271F8DT20100305065540 Tiempos de conservación de la leche materna extraída

En noviembre tuve la oportunidad de compartir en un taller con el Banco de Leche Humana del Hospital Clínico Universitario de Caracas. Cualquier madre puede asistir allá para apoyo, pero en particular quienes han tenido bebés hospitalizados, de bajo peso, muy prematuros tienen allí el mayor punto de apoyo en Caracas.

En Venezuela hay 8 lactarios y 2 bancos de leche, somos el país con más centros de este tipo en toda Iberoamérica, superado por supuesto, por Brasil, que es el país lider de la red, la matriz de lineamientos y tecnología en el medio.

Siempre se están actualizando y efectuando encuentros de alto nivel científico. Así que fresquito, del congreso 2010, nos informaron que estos son los tiempos estipulados para la conservación de la leche materna extraída:

1 mes en congelador

24 horas en nevera

0 minutos fuera de la nevera

Se obvia el paso de descongelar primero en nevera y luego pasar a baño María.

No está contraindicado el uso de bolsas plásticas -como las clic-, y recordar siempre usar envases de vidrio y tapa plástica (los de exámenes de orina son excelentes). Siempre bien esterilizados e identificados con fecha y hora de la extracción.

Luego de estos tiempos se ve comprometida la capacidad nutricional, si bien puede mantenerse su equilibrio bacteriológico. O sea, no la veremos echada a perder, pero los nutrientes se empobrecen*.

Por último, copiaré íntegramente las recomendaciones de la matrona Lucía Moya sobre cómo armar un banco de leche casero. Para mí este tema es vital, por experiencia propia, así que volveré en próximas ocasiones sobre él.

Cómo crear un banco de leche casero

Lavarte bien las manos. Para la higiene del pecho es suficiente con la ducha diaria.  Tiempos de conservación de la leche materna extraída
Utilizar recipientes bien lavados previamente con agua y jabón y, si se puede, esterilizados.
Extraer la leche materna mediante extracción manual o con sacaleches.
Cerrar bien el envase.
Apuntar en el envase la fecha y hora de extracción.
Guardarla inmediatamente en la nevera.
Una vez en la nevera, elige un estante al fondo. En la puerta hay mayor cambio de temperatura al abrir y cerrar el frigorífico.
Una vez fría, se puede congelar.
Si has recogido mucha cantidad, se recomienda dividirla y congelar en un envase la cantidad necesaria para una toma: entre 50 y 100cc. De esta, manera no hay que desechar el sobrante. La leche descongelada, como los alimentos, no debe volver a congelarse.
Si vas a extraerte leche en diferentes momentos a lo largo del día
Seguir los pasos anteriores cada vez.
Cuando la leche de dos o más envases estén fríos, a la misma temperatura, se puede juntar en el mismo envase.
Se puede mezclar leche extraída en el plazo de 24 horas, pero luego se debe congelar.
Siempre se rotula en este nuevo envase la fecha más antigua. Por ejemplo: si te has extraído a las 8 de la mañana, a las 16 y a las 22, en el envase apuntas la fecha, y la hora de las 8 de la mañana.

Si vas a extraerte leche en tu centro de trabajo

 Tiempos de conservación de la leche materna extraída
Sigue los mismos pasos que acabamos de mencionar.
Si tienes frigorífico, guárdala en él.
Si no tienes, guarda la leche en una nevera isotérmica con acumuladores de frío.
Para el transporte, usa siempre nevera isotérmica con acumuladores de frío.
Al llegar a casa puedes guardarla en la nevera, si la vas a usar próximamente, o congelarla directamente.

Fuente 

* Otra institución, The Academy of Breastfeeding Medicine, en un trabajo de 2010 mantiene tiempos tradicionales -como los que me sugirieron a mí hace 4 años cuando armé mi banco de leche: hasta 4 horas ambiente, 72 horas en la nevera y 6 meses a un año en congelador.

Mary Cassatt: intimidad de la lactancia

C Mother Jeanne Nursing Her Baby 1907 8 150x150 Mary Cassatt: intimidad de la lactancia C Motherhood 1890 150x150 Mary Cassatt: intimidad de la lactancia Louise Nursing Her Child 1898 150x150 Mary Cassatt: intimidad de la lactancia

Ejemplo de la mirada desde abajo, de la cotidianidad que es inherente a la eternidad. En una época en que no votábamos, no estábamos autorizadas a estudiar artes en la universidad, esta mujer no se rindió al patriarcado, retrató a sus hermanas en su silencio. Se dispensó la maternidad a sí misma, pero elaboró fractales del instante único que una madre pasa con su bebé. Las cortinas taciturnas de las casas encerraban la gran fecundidad que da vida al arte. Se trata de Mary Cassatt.

Más de su obra acá.

Calendario de lactancia

Lo que me deja el 2011: la convicción de que se necesitan bitácoras virtuales y terrenales para apoyar el amamantamiento y la crianza consciente. También me deja el buen sabor de que hay muchas mujeres dispuestas a ello, con o sin hij@s, desde distintas perspectivas, momentos y profesiones. ¡Mi certificación con la maravillosa convocatoria de GALACMA UCV* me dejó más que un diploma, me dejó un camino de vida y entrañables amigas!

Así que este será mi primer año comprometida como sacerdotisa de la leche, con el honor de recuperar a la mamífera que vive en las mujeres que se me acerquen buscando su sendero, el retorno a su cueva.

Para acompañarlas: un año, un calendario…

* Grupo de Apoyo a la Lactancia Materna de la Universidad Central de Venezuela, con sede en la Escuela de Nutrición.

 

El poder de la mujer en la lactancia materna 2

299627189 f94a9c254a El poder de la mujer en la lactancia materna 2

Nos queda mucho por reflexionar acerca de la reconciliación del régimen “nocturno” del maternar y la caverna de las ancestras, y el régimen “diurno” de la amazona luchadora por su lugar en el mundo y la cultura. Sin embargo, algunas propuestas legales y laborales están trabajándose en ese sentido, por lo que se necesita la convicción y voluntad de nosotras mismas para alcanzar un cambio que puede ser tan verdaderamente revolucionario como el estallido del feminismo mismo durante el siglo XX.

Pero esto no es tan fácil luego de años, de décadas, de repetición de mensajes degradantes de la lactancia y la maternidad, en un entorno de fracaso del sistema de salud pública, donde sobresalen la caída de los capitales, los embates de las epidemias y las hambrunas, y, desde luego, la impotencia de las farmacéuticas para simular un producto de la calidad de la leche materna. En este entorno, la solicitud de las multilaterales no deja de crear suspicacias.

No es nada fácil desaprender y reaprender. Luego de la instauración de pobres leyes de protección a la maternidad y a la trabajadora, ignorantes de las verdaderas circunstancias de género, luego de un proceso de instauración y aprendizaje de la desconfianza en sus propios cuerpos y falsos mensajes de superación femenina (“la lactancia te esclaviza y te desgasta”), se nos pide que volvamos a la caverna y maternemos nuevamente sin elaborar y superar el conflicto anterior, el malestar cultural, que luchemos contra el desastre económico y epidemiológico colocando en medio -de nuevo- nuestros cuerpos.

Sin embargo, nuestra generación y las que vienen, tienen una oportunidad de edificar sobre lo que parecieran ruinas. En lugar de quejarnos y conformarnos con lo que tenemos, estamos en el umbral de la renovación y rescate de lo femenino, sin lo cual no puede haber revolución de ningún tipo. No podemos cargar un grillete de patriarcado, maldiciendo internamente nuestros ovarios porque el embarazo no nos permitirá la igualdad.

Simplemente, nuestros ovarios dictan un camino, que si bien no es destino, cuando se toma debe hacerse bajo decisiones sólidas y como parte del proyecto de vida, de construcción de la paz y de combate al machismo, no como handicap, que es lo que la más reciente aculturación de las mujeres parece haber asumido bajo las presiones ya descritas, sino como convicción de que nuestro poder reside en nuestros cuerpos y en la decisión que hagamos sobre ellos, responsablemente, teniendo en cuenta al otro(a).

Esta premisa encuentra su límite cuando la decisión es no amamantar. No amamantemos, pero no digamos que es porque nuestro seno es incapaz de hacerlo, aceptemos, con toda la rigurosidad del momento, que es porque no hemos recuperado nuestro poder interior, el poder humano que hace que la vida de las mujeres brille de nuevas maneras. Vivamos con eso, trabajando por revertirlo: amamantar no es fácil, como tampoco lo es llegar a la presidencia de una empresa o ser docente titular de la Universidad, pero vale lo mismo.

Desde la caverna: El poder de la mujer en la Lactancia Materna 1

4747900818 b5dfda66d4 z Desde la caverna: El poder de la mujer en la Lactancia Materna 1

Para muchas mujeres el embarazo, el maternar y la lactancia significan una especie de “retorno a la caverna” de olvidadas ancestras. Y nadie está con nosotras cuando estamos en la oscuridad de la caverna y nos enfrentamos a un hecho (la LM) que se nos ha hecho desconocido por la coyuntura cultural pero que nos endilgan como “natural”.

Ser madre representa, para cada mujer, un encuentro extra-ordinario consigo misma, que debería ser elaborado psíquicamente como parte de su aprendizaje de vida. Esto significa, que todo embarazo debería propender a ser deseado para ser un acto constitutivo de la vida de la mujer como individua y no como mera ocupante de un rol social que le observa como simple reproductora al servicio de la cultura y el patriarcado.

Sin la elaboración de ese deseo individual, el “retorno a la caverna” se convierte en un reto angustiante y repetitivo de los patrones culturales de la violencia, el desapego y la falta de creatividad. Cabe preguntarse entonces ¿cuántas mujeres podemos elaborar la experiencia?

La cultura, basada en paradigmas de dominio de la naturaleza, ha desnaturalizado una serie de hechos asociados a la maternidad. Es decir, estamos tan lejos de nuestras ancestras que no tenemos casi modelaje para esta acción, incluso nuestras madres y abuelas aportan más en el sentido de los estereotipos y tabúes sociales, que en el sentido de la crianza exitosa y desarrollo de la profundidad del ser mujer, porque esa es la cultura en la que estamos inmersas.

Mi hipótesis es que durante unos cincuenta años al menos, en un gesto que tal vez atañe al entero siglo XX, la emancipación de la mujer se ha sostenido sobre la entrega de su poder natural relacionado con dar vida. Hemos pasado por encima de las cabezas de las madres y las amas de casa para edificar nuestro ascenso en la cultura, los negocios, los estudios, la política.

Se establece entonces una relación paradójica y poco elaborada con ese poder, pues la estancia con la cría es lo que ha esgrimido el poder patriarcal para sojuzgar a las mujeres, por lo que ciertas creencias emancipatorias aceptaron el estilo masculino como la regla de su actuación, abandonando a la cría y algunas prácticas emocionales y sociales sobre las que se sustentan la paz y la solidaridad entre seres humanos, tal como la LM y la relación íntima con el embarazo y la crianza.

Atención, no hablo aquí de una mujer en particular, que tiene que salir a trabajar al cuarto mes del parto o antes, y por fuerza debe dejar a su bebé en guardería o con su abuela. Hablo de un gesto cultural en el que hemos sido afectada/os en términos generales por decisiones tomadas desde un paradigma que no confía en la mujer y que falsamente protege a la familia.

Este quiebre diurno/nocturno de la mujer ha sido profundizado por múltiples factores, entre ellos pueden identificarse el malentendido poder médico, además del poder del capital, representado por las formas de parir más convenientes para el/la obstetra y el centro médico, el presupuesto hospitalario, la masificación de la salud, etc., acompañados de la industria farmacéutica y de alimentos, las cuales se han dedicado a elaborar productos de consumo relacionados con las funciones nutricias de la LM.