Archivo del Autor: Kareta

El tiempo y la Maternidad

20130929 221908 El tiempo y la Maternidad

Se me ha revelado, no se la razón de no haberlo visto antes… No es que el mundo vaya más lento para nosotras, las madres, es que nosotras flotamos cuando nos dejamos llevar y empezamos a vivir la segunda infancia que nos dan los hijos. He tenido unos días con menos estrés, trabajo y preocupaciones. Cada vez que jugaba o que me dedicaba sólo 100% a los niños me sentía mejor y mi tiempo, si, mi tiempo de adulto; no el de los niños, se detenía.

Entraba en el mundo de ellos, donde las princesas voladoras y los Buzz con moto son posibles, donde no importa que se te caigan los proyectos o que clientes, proveedores y hasta amigos no entiendan que tienes que trabajar en equipo o nada y que además les importe un pepino que sólo puedas llamar a mediodía y enviar correos de madrugada. Eso ya no importa, porque me convierto en la que persigue para comer pancitas con cosquillas y la que vuela en el pasillo de su casa “al infinito y más allá”.

Mi carrera es importante, al igual que mis clientes, pero mis hijos serán pequeños una sola vez… Ellos crecerán y harán su vida y yo podré hacer la maestría que no he terminado, el doctorado que me gusta y dar o asistir a miles de charlas, talleres o congresos. Tendré mucho que hacer en la vejez jajajaja.

Muchos andan apurados, yo fui una… pero descubrí que flotar en el tiempo de mis hijos es mucho más divertido y lamento que algunos no lo entiendan y crean que a nosotras, por ser madres, nos dejó el tren de la modernidad. La cosa es que nosotras no vamos en tren, nuestro tiempo es un gran globo de colores, que va como los que dependen del viento, a veces rápido o a veces lento… Lo que si es seguro es que flota.

¡El tiempo de las madres flota!

¡Mamá está cansada!

Escribo esto agotada y con lágrimas en los ojos, no sólo porque estoy cansada sino porque el motivo es mi hijo Guillermo que ya tiene más de 24 horas con fiebre, vómito y diarrea producto de un virus.

Mientras él duerme y le cuido el sueño, para mantener a ralla la temperatura de su cuerpito de cuatro años y antes de empezar a escribir esto, estaba desde el celular leyendo mi TL en Twitter.

Mientras hacía lo anterior leí un tweet de una mamá famosa que dice textualmente: “Ser mamá y trabajar en casa no implica descuidar tu apariencia! Piensa siempre en ti, haz ejercicio”.

Sinceramente cuando leí el tweet anterior me dio mucha rabia; luego me sentí culpable y desamparada y en estos momentos estoy muy triste.

Cuando sentí rabia me dije “qué bríos, debe ser que tiene un séquito de niñeras”. Cuando me sentí culpable me dije “Ella no tiene la culpa de tener la tribu que yo no tengo”. Y ahora que estoy triste me digo que deberíamos ser más cuidadosas con lo que le decimos a otras mamis. Que nuestras situaciones varían y que no sabemos por qué esa madre no va a la peluquería o al gimnasio. Uno no “descuida” la apariencia porque nos da la gana, a veces preferimos descansar a hacer cualquier otra cosa.

Hace unos días vi un video del doctor de “ni una dieta más” donde daba los secretos para bajar de peso y lo primero era dormir bien, y si era posible 8 horas. Nada más con esa estoy raspada.

La única cosa que hago bien, según las recomendaciones del doc, es desayunar y desayunar bien. Y bueno lo que no hago es bastante y entre esas cosas está que tengo más de un año sin ir a la peluquería, más de dos sin ir a un spa de pies y manos y que llevo 12 meses subiendo de peso entre mi desordenada alimentación y el estrés.

No tengo excusa, lo se, soy yo y nada más yo la responsable, pero no tienen idea de lo cansada que estoy. Mis hijos son lo mejor que me ha pasado en la vida, pero sacar tiempo para mi sin poder contar con un relevo no es fácil y no he encontrado la forma de hacerlo.

Eso si, si quieren compartir sus tips se pueden ahorrar el hacerme sentir culpable que eso, yo, ya lo hago bastante bien.

El Desamparo materno

No encontré un título más adecuado para el post que este, y además para escribirlo esperé a que ese sentimiento o situación desapareciera para poder contarles, ya desde afuera, lo que se siente.

Un día de lluvia, como el de hoy en el que escribo el post, puede desatar el más profundo sentimiento de desamparo. Ustedes dirán que puede ser por el día gris o porque a veces uno se pone melancólico, pero no, es por algo mucho más práctico aunque suene descabellado.

Yo no manejo, o procuro no hacerlo. No me gusta manejar, soy torpe y nerviosa; me estreso y en un carro sincrónico eso no es bueno. Una vez se me apago en medio de un cruce, entre el corneteo y la lluvia me costó casi 20 minutos prenderlo, por eso manejo lo mínimo.

Aclarado lo anterior, he tratado de que todo me quede cerca (colegio, trabajo, supermercados, panaderías…), hasta ahora lo he logrado, el problema es cuando llueve. Yo a pie con dos niños y un palo de agua (chaparrón) no es buena combinación.

¿Y el desamparo? Esto es un ejemplo pequeñito, pues al no contar con una tribu ha convertido los días de lluvia en mis enemigos. Mi esposo trabajando y sin mis vecinas, que son las únicas que me echan una mano, termino emparamada y a veces con mis hijos mojados.

Aunque el sentimiento de desamparo va más allá… Guille se me enfermó un fin de año con fiebre de 40 y los cohetes sonaban y todo el mundo estaba de fiesta, mientras mi esposo y yo bañábamos al niño con compresas y lo abrazábamos para que se sintiera mejor. Ahí el desamparo fue familiar porque allí papá me entendió.

En estos tiempos modernos cada quien vive su vida, el mundo gira y gira hasta que te conviertes en madre o padre. Se ha arraigado la creencia que la maternidad es un asunto doméstico y no, la maternidad tiene implicaciones sociales profundas. ¡Alguien tiene que parir, criar y alimentar a los ciudadanos y trabajadores! Y quien más sino mamá.

El problema no es aprender a pedir ayuda, eso lo superé, ahora hasta soy capaz de gritar AUXILIO, el problema es que nadie acude, nadie viene. Todos ven desde afuera sin intenciones de involucrarse. No hay sustento emocional para las familias y mucho menos para los padres, pero si son capaces de criticar el desempeño de los hijos o de sus familias.

Critican a las madres solas si les dejan los bebés a los abuelos o a otras familias, criticamos si los niños tienen berrinches o si están brincando o “molestando” en espacios públicos… Pero son incapaces de preguntar “¿Señora mamá, señor papá necesita ayuda?”

Ya no nos emplean, y es que hasta la legislación y el Estado nos embromó y así me quieren convencer que la maternidad es sólo una cuestión privada. Obvio que empieza con una decisión personal, uno decide si quiere o no ser madre pero luego, el día que ese bebé llega empieza el entramado social que envuelve todo el asunto. No puedo criar a mis hijos y complementar el sustento de mi familia sin que la legislación, mínimo, no me estorbe.

El desamparo va más allá de lo económico, las “ayudas” o misiones no han frenado el embarazo adolescente ni la paternidad irresponsable. Las cifras del último censo lo demuestran.

Además, las mujeres perdieron la empatía y el sentido común, el estar en tribu nos hace las cosas más fáciles. Pero optamos por repetirnos que “somos fuertes y podemos solas” y así demostrarle al mundo que somos unas guerreras mientras lloramos todas las noches del cansancio junto a nuestros esposos o solas porque no hay quien nos releve en la rutina, sobre todo si llueve.

El globo y la tristeza de Guille

Mi hijo Guillermo, de 3,9 años, es el ser más feliz que conozco, jamás lo he visto molesto o triste. Siempre sonríe y siempre esta saltando de un lado a otro.

Ayer fuimos Guillermo, su hermanita Bárbara, mi hermana Jeka y yo a pasear. Hacia mucho calor y terminamos en un centro comercial de la ciudad. Entre correr, montarse en unos carritos y volver a correr le compré unos globos. Bárbara escogió uno tradicional de color amarillo y Guille quiso uno de Batman inflado con helio.

Jugaron lo que quedaba de día con sus globos y esta mañana, sobre todo Guillermo, anduvo por toda la casa con su globo “de Spiderman” aunque era de Batman.

Salimos a comer fuera y Guille se quiso llevar su globo, le dijimos que si y salió feliz de casa hasta que lo soltó, no nos dio tiempo de agarrarlo y subió y subió hasta que se perdió de vista y mientras mi hijo lloraba y decía “baja, baja globo” y nos veía y nos pedía “busca el globo, bájalo”.

Lloró con mucho sentimiento, lágrimas y pucheros… Mi hermana me llegó a decir “no había visto un niño tan triste por su globo”. Mientras más arriba y lejos lo veía, más lloraba.

Mi hijo no armó una pataleta, como hubiesen dicho muchos, ni lloró por malcriado. A mi hijo le dio tristeza ver como se le iba el globo sin que pudiésemos hacer nada. No es fácil experimentar esa clase de sentimientos.

Lo consolamos, lo abrazamos y besamos. Buscamos otro globo, aunque él seguía repitiendo que el suyo se había ido y al recordar que había visto unos helicópteros de juguete nos explicó:

-Con el Helicóptero buscamos mi globo de Spiderman y lo bajamos…

Yo le decía que el globo se había ido lejos y muy arriba volando y que ya teníamos otro de Cars, pero él sabe, aunque juegue con el nuevo, que su globo se fue al cielo.

¿Qué aprendí? Que no son las cosas o los juguetes los que hacen que un niño como Guillermo se entristezca, son las situaciones, que poco a poco aprenderá a manejar. Hoy supo que a veces se pierde, que a veces no podemos hacer nada, pero hay que seguir adelante aunque eso no significa que olvidemos, porque aunque lo diga calmado sigue diciéndome “si buscas el helicóptero, se baja el globo”.

Cuando su niño(a) llore por el juguete que perdió o rompió no menosprecie esos sentimientos, esa personita está empezando a manejar sentimientos de frustración, impotencia o tristeza. Ayúdelo(a), construya junto a su hijo(a) una inteligencia emocional que les permita llorar para seguir adelante.

Nacimos para vivir con apego

La maternidad rompió todos mis paradigmas, hasta los que regían mis opiniones políticas y sociales… El instinto materno fue más fuerte que los convencionalismos y la costumbre de mi familia, amigos y comunidad. Se que mi opinión y mi instinto no las hará cambiar, que son capaces de saber lo mejor para sus hijos y familias.

Pero acabo de ver un vídeo gracias a Amor Maternal, de estudios viejísimos que no han tenido la divulgación que deberían. Échenle un vistazo y dejemos todo atrás, seguro ese instinto o esa voz que callamos dentro de nosotras mismas para complacer a otros saldrá fortalecida y tendremos familias más libres y más felices.

El instinto materno no se equivoca los humanos y muchos otros mamíferos están hechos, biológicamente, para tener contacto y amar a sus crias.

#Filosofando sobre la #Maternidad

  1. avatar normal #Filosofando sobre la #Maternidad
    Hoy tampoco tengo mucho sueño, a ver ¿Quieren que #Filosofemos?
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23
  2. avatar normal #Filosofando sobre la #Maternidad
    ¿Me dan un tema que se relacione con #maternidad #política o #TrabajoEnRed para que #Filosofemos?
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23
  3.  #Filosofando sobre la #Maternidad
    @Kareta Mujeres que tienen que ser madre y padre a la vez.
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23
  4. avatar normal #Filosofando sobre la #Maternidad
    .@MigeruPereira_M ok #filosofemos creo que a las mujeres que les toca asumir solas la #maternidad no pueden ocupar el lugar de un padre
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23
  5.  #Filosofando sobre la #Maternidad
    @Kareta Ciertamente. Sin embargo es admirable el sobrehumano esfuerzo económico, y humano que estas madres realizan #maternidad
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23
  6. avatar normal #Filosofando sobre la #Maternidad
    .@MigeruPereira_M Si, lo es
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23
  7. avatar normal #Filosofando sobre la #Maternidad
    #Filosofemos luego de ser madre y por lo que he pasado entiendo y no juzgo a muchas madres solas y en la pobreza que renuncian a sus hijos
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23
  8. avatar normal #Filosofando sobre la #Maternidad
    #Filosofemos lo tengo todo: hijos, esposo y un trabajo. Y aún así a veces siento que no puedo. Imaginen a una madre sola y en la pobreza.
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23
  9. avatar normal #Filosofando sobre la #Maternidad
    #Filosofemos muchas mujeres no cuentan con nadie y la maternidad necesita mucho apoyo. Es una situación muy dura si se está sola
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23
  10. DamianTocando normal #Filosofando sobre la #Maternidad
    @Kareta Muchas otras no están solas, pero las personas con que “cuentan” estorban mucho más de lo que ayudan
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23
  11. avatar normal #Filosofando sobre la #Maternidad
    #Filosofemos cuando una mujer entrega a su hijo a alguien más la juzgamos.Pero La pobreza y la soledad muchas veces obligan a eso
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23
  12. avatar normal #Filosofando sobre la #Maternidad
    #Filosofemos mi primer postparto fue espantoso y contaba con esposo y familia. No puedo imaginar haber pasado por eso sola #maternidad
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23
  13. avatar normal #Filosofando sobre la #Maternidad
    #Filosofemos en todos los aspectos de la #maternidad hay que romper el silencio.No es fácil,a veces se llora del cansancio.¡No hay manuales!
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23
  14. avatar normal #Filosofando sobre la #Maternidad
    #Filosofemos sufrí de depresión postparto y no me avergüenza decirlo. La #maternidad rompió con todos mis paradigmas, creé unos mejores
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23
  15. avatar normal #Filosofando sobre la #Maternidad
    #Filosofemos tampoco me avergüenza decir que me estoy reeducando. Mis hijos son mis maestros icon smile #Filosofando sobre la #Maternidad #maternidad
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23
  16. mb2011 normal #Filosofando sobre la #Maternidad
    RT @marthabea32: @Kareta: #Filosofemos #maternidad Me parece que el instinto maternal es un mito para darle la responsabilidad solo a la …
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23
  17. avatar normal #Filosofando sobre la #Maternidad
    #Filosofemos me arrecha que nosotras las mujeres juguemos a la culpa. Y no podamos ir a trabajar y dejar a papá en casa icon smile #Filosofando sobre la #Maternidad #maternidad
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23
  18.  #Filosofando sobre la #Maternidad
    @Kareta madres doble rol?
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23
  19. avatar normal #Filosofando sobre la #Maternidad
    @Ninha_migranha en eso ando, y no hay doble rol, no se puede ser papá. Se es madre, sola, pero madre.
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23
  20.  #Filosofando sobre la #Maternidad
    @Kareta no se intenta ser padre se interna hacerlo lo mjor posibl sola, educando de la mejor forma. Nunk una madre podra sustituir al padre
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23
  21.  #Filosofando sobre la #Maternidad
    @Kareta yo lo soy 24/7 sola y lo se muy bien icon smile #Filosofando sobre la #Maternidad
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23
  22.  #Filosofando sobre la #Maternidad
    @Kareta mi experiencia —-> Madre porque tocó http://t.co/DjAI5bti
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23
  23.  #Filosofando sobre la #Maternidad
    @Kareta apoyo la adopción mas no el aborto ni q los den a luz y los dejen botados eso no es de madres
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23
  24. avatar normal #Filosofando sobre la #Maternidad
    @Ninha_migranha yo no juzgo, hay circunstancias que pesan
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23
  25.  #Filosofando sobre la #Maternidad
    Ser madre es una bendición pero no hay q negar q a veces provoca salir corriendo, nadie lo admite xel sentimiento de culpa cc @Kareta
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23
  26. avatar normal #Filosofando sobre la #Maternidad
    #Filosofemos a los varones tenemos que incluirlos en esto,no podemos seguir pensando que papá va a la calle.Por eso tanto irresponsable
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23
  27. avatar normal #Filosofando sobre la #Maternidad
    #Filosofemos él puede ser nuestro esposo, novio o nadie en nuestra vida. Pero es el papá de tu hijo, no lo saques de su vida. #maternidad
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23
  28. avatar normal #Filosofando sobre la #Maternidad
    #Filosofemos soy hija de padres divorciados y era horrible escuchar a mis papas hablar mal el uno del otro ¡Nunca hagan eso!
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23
  29. avatar normal #Filosofando sobre la #Maternidad
    #Filosofemos regañé a una prima por decirle a mi hijo,el cochecito es de niñitas.Le dije: su papá lo lleva en coche y él llevará a sus hijos
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23
  30. avatar normal #Filosofando sobre la #Maternidad
    #Filosofemos a mi hija de 1 año aun le doy teta,no le pienso dar tetero y no me importa si te parece horrible,para mi el horrible eres tú xD
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23
  31. avatar normal #Filosofando sobre la #Maternidad
    #Filosofemos palabras que borraría de nuestro idioma “malcriadez” y “malcriado”
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23
  32. avatar normal #Filosofando sobre la #Maternidad
    Ya me dio sueñito los invitaré a que #Filosofemos otro día icon smile #Filosofando sobre la #Maternidad
    Sat, Jul 14 2012 15:19:23

Mamá 2.0 en el #SMTour

Muchas mujeres están conectadas a la web. Trabajan, conversan y compran… en sus redes, algunas también llevan a cabo pequeños negocios, abren tiendas virtuales o emprendimientos que le dan empleos a otros.

Dentro de ese grupo de mujeres algunas somos madres, que además de compartir las fotografías y anécdotas de nuestros hijos, en la red, estamos entretejiendo relaciones, apoyando e impulsando movimientos ciudadanos en pro de la maternidad, la infancia, la lactancia materna…

De esto hable el pasado 15 de agosto en el Social Media Tour 2012 en la ciudad de Barquisimeto… Me sorprendió muchísimo las reacciones en la red al ver la cantidad de tweets que se producían y que están, en su mayoría en el storify de Barquisimeto Móvil.

Allí me dieron la oportunidad de dar ejemplos y de contar mi historia, la red no sólo la he usado para hablar de ciudadanos y de política o para vender marcas… También la uso para hablar de la maternidad icon smile Mamá 2.0 en el #SMTour

La presentación que utilicé, y que está en prezy, también está on line: Maternidad 2.0

Aquí está el vídeo completo de la ponencia, donde mis nervios y lágrimas se pusieron de manifiesto al hablar de un tema que me apasiona y toca mis más profundas emociones.

14 meses de lactancia y contando…

Las razones de por qué sigo dando de mamar a mi hija de 14 meses van más allá de la nutrición. El amor y la relación intima que hemos desarrollado están en el top de las razones que para mi y mi familia son prioridad y con ello he aprendido y me he convencido que eso es lo que nos debe importar sobre los comentarios de otros ajenos a mi esposo y mis dos bebes.

El dar de mamar a Bárbara, mi segundo bebé, me liberó de la culpa de no haber podido amamantar a mi hijo Guillermo. Todos los días me preguntaba ¿Por qué con Guille no pude?… Cada vez que trataba de responder lloraba y me decía que fue falta de voluntad. Pero una noche, en un programa de televisión sobre la depresión, que por cierto sufrí durante mi primer postparto, le decía a la que me entrevistaba que la lactancia con mi primer hijo había fracasado porque la ignorancia había ganado… ¡Bingo!

Al fin había encontrado una respuesta que me hacia admitir mis errores, implementar soluciones y liberarme de culpa. El que la ignorancia hubiese ganado una batalla, no significaba nada, aún había cosas por hacer, mamás a quienes ayudar y acompañar. Tiene solución y me hizo aprender, a confiar en mi instinto y a buscar ayuda cuando la necesité… Claro que lamento que Guille fuese el más perjudicado, pero el no haber tenido su tetica, por más de 2 meses, no lo privó de amor y de tener una crianza respetuosa.

Todo lo que no sabia, lo se ahora y me ha ayudado a llevar una lactancia exitosa con mi hija, ha sido todo un proceso que requirió de mucho apoyo en casa, un proceso que no tiene tiempos ni horas establecidas y con el que he necesitado romper paradigmas y encontrarme conmigo misma para escucharme y bloquear todos los tabúes, creencias y tonterías que actualmente rodea a la lactancia materna.

Entendí que mis tetas no están allí para mi propio placer, también están para dar soporte, amor y alimento. No sólo hacen feliz a un hombre. Ellas, sean grandes, chiquitas, paradas o caídas hacen feliz a una bebé que en su forma de decir que me extraña, que tiene hambre o sueño, exclama ¡Mamá teta!

Fuera Culpa: Mamá y Papá… Crianza Compartida

Empiezo este post quitando algo que pesa mucho, la culpa. La quito y me la quito porque estoy cansada de cargar con ella. Cosas como la culpa profundizaron mi depresión postparto en mi primer embarazo y ya me cansé de ella.

Una de las cosas que me gusta de Laura Gutman es que habla sin anestesia sobre la maternidad. No de una forma cruel sino, de la única forma que deberíamos hablar, con la verdad.

El mundo moderno se olvido por completo de las madres. El mundo laboral, sobre todo, es el más cruel. Se les olvida que para que haya trabajadores, alguien tiene que parirlos y criarlos. Y lo más triste es que eso también se le olvida a las mujeres a las que les toca contratar a otras mujeres.

Como liberal creo en la conciliación, en que la empresa y los empleados pueden llegar a un acuerdo. Soy afortunada por haber logrado eso. Me importa pasar tiempo de calidad con mis hijos, me importa más darle amor que cosas, pero también me importo yo y quiero, despojandome de toda culpa, hacer lo que me gusta y trabajar en lo que se hacer.

Amo lo que hago, aunque el mundo laboral sea machista. Donde los jefes no entiendan cuando Papá le pide un permiso para ir al acto del día del Padre o que tengan que faltar cuando el chamo se enferma. O que una mujer trabaje mientras el Papá se queda en casa cuidando a los niños.

Pregunto ¿Por qué se queda mamá en casa?, muchos me responde porque ella da teta… Y cuando el bebé ya no quiere teta ¿Por qué se queda mamá en casa y no papá? Nadie es capaz de responderme más allá de decirme que mamá es más importante en la vida de los hijos, que mamá es la que cría y papá el que va a la calle a buscar el sustento… ¡Injusto y machista me parece!

Queremos cambiar el mundo, queremos que no haya diferencias de género, raza, religión… Pero metemos a mamá en casa y decimos que ella es más importante que papá. No valoramos a los hombres que son padres y que quieren estar con sus hijos…

¡No estamos educando a los varones para ser padres! Los excluimos cuando les negamos más días de licencia por el nacimiento de un hijo, los despreciamos cuando no dejamos que se los lleven a la oficina porque mamá está ocupada o está enferma… Y lo más grave, nos alarmamos si nuestro niño pequeño juega con la muñeca de su hermana y la monta en el coche, así como uno lo hace con él.

Le debo parte de mi recuperación de la depresión a mi red de madres, pero yo no juego a la culpa ni a la exclusión del padre de la crianza… Es injusto que sólo mamá se dedique en un 100% a los hijos. Mis hijos no son míos, ellos en algún momento se irán de casa.

Estoy clara que su Papá y yo los estamos preparando para que asuman solos sus decisiones, por ejemplo, decidimos que los criaremos sin religión en casa, y que ellos cuando tengan edad verán si creen o no. Pero también nos hemos enfrentado a la realidad laboral de Venezuela y, me atrevo a decir, de muchas partes del mundo.

Nos toca a él y a mi vivir solos con los niños en una ciudad que no es la nuestra. Así que alguno de los dos tiene que faltar al trabajo y a sus obligaciones cuando se enferman o cuando no hay quien los cuide. Yo llevo el récord hasta ahora. Me imagino que muchos dirán o pensarán que así debe ser, pero yo pienso que es injusto para mi y para él que también quiere cuidar y proteger a sus hijos tanto como yo.

No se si seguir escribiendo, esta es una situación que vivo todos los días y que particularmente este mes se ha hecho más frecuente y dónde me he topado con mamas que juegan a la culpa. Sólo me queda decir que me retiro del juego. Todo esto refuerza mi decisión de ser diputada a la Asamblea Nacional de Venezuela porque esta vaina tiene que cambiar.

Les dejo una imagen que encontré en la página de facebook del club para mamás. ¿Si hubiese sido una mujer la de la imagen les causaría tanto asombro?

 

303485 411607562214702 1271048875 n 1 Fuera Culpa: Mamá y Papá... Crianza Compartida

¿Queremos cambiar el mundo? Luchemos por una crianza respetuosa y compartida, donde Papá también es importante. Aunque no sea nuestra pareja, esposo o novio siempre será el padre de nuestro(a) hijo(a)

Antes de amar a mis hijos, me amo a mi misma…

Si quiero más a mis hijos que a mi, no me quedará amor ni equilibrio emocional para protegerlos.

Si quiero más a mis hijos que a mi, no podré amarlos de verdad porque me descuidaré a tal punto que puedo enfermar o deprimirme.

Si quiero a mis hijos más que a mi, no podré vivir en pareja porque no me quedará amor propio, ni amor para compartir con un hombre.

En cambio, si me amo a mi misma por encima de todo, seré una mujer integra, segura emocional y físicamente que estará preparada para todos los retos que le imponga la maternidad.

Para amar a los hijos, primero tenemos que amarnos a nosotras mismas.

El Silencio de la Depresión Postparto

En todos los artículos que escribo dejo claro quién soy, de dónde vengo y qué es lo que espero de la vida, una parte de mí siempre está a la vista en mis letras… Cuando supe que iba a ser madre, condición que busqué y esperé por mucho tiempo, fui la mujer más feliz del mundo porque me conocía a mí misma. Era una adulta responsable, profesional y con un matrimonio maravilloso.

Mi embarazo fue estupendo, no sufrí achaque alguno y trabajé hasta dos semanas antes de la fecha programada para la cesárea. Lo que nunca imaginé fue que los meses posteriores al nacimiento de mi hijo me iba a perder dentro de mí misma, que la mujer que creía conocer me era extraña y que el control de mi vida ya no lo tenía yo.

Quiero hablar de cosas que pasan y que muchos ignoran por miedo, vergüenza o desconocimiento y para que las mujeres y padres en general sepan que no son los únicos que transitan por un “redescubrimiento” luego de convertirse en padres, que hay luchas internas y externas que tenemos que librar, que no discriminan, y que tenemos que informar y apoyar a otros.

Desde mi experiencia, aprendí que no gano nada repitiendo patrones, comportamientos y reacciones que no me ayudaron, prefiero decir lo mal que la pasé y qué cosas me ayudaron y lo que haría para que otras se sientan más cómodas con la tan ignorada, escondida, satanizada… depresión postparto.

Lo que me lleva a escribir todo esto comenzó cuando decidí informarme más allá de mis sesiones con mi psicólogo y mi psiquiatra. En medio de mi depresión conseguí los artículos de una especialista que recomendaba a las madres reunirse en grupos y hacer un frente común para afrontar los problemas de la maternidad.

En resumen, ayudarse las unas a las otras. Todo lo que leí en esos artículos me hizo dar cuenta que estaba sola, que las madres “expertas” cercanas a mí, sin querer supongo, lo único que me decían durante mi embarazo y en los meses posteriores era que “ya verás lo que te espera… duerme mucho porque luego no podrás dormir… se te acabó la vida que conoces…” Es como si inconscientemente hubiesen preferido vengarse con su silencio que ayudar para no pasar lo mismo que ellas.

Y el silencio de las madres “expertas” no es lo peor. También traté muchas veces de hablar con primerizas que, en teoría, pasaban por lo mismo que yo, y el silencio era mucho más profundo. Yo escogí romper con él y hacer mucho ruido de la única forma que sé, escribiendo para mí y para otros.

No voy a describir síntomas, ni a dar diagnósticos o tratamientos… sólo voy a exponer lo que sentí, lo que hubiese querido tener para superar la depresión mucho más rápido y para que otras mujeres como yo y sus parejas, acompañantes, amigos y familiares entiendan que no se necesitan consejos sino apoyo y presencia.

En principio no tenía idea del por qué me sentía tan mal, era como una tristeza profunda que llegaba a agotarme físicamente. Dejé de rendir en todas mis actividades, me pesaba muchísimo el trabajo dentro y fuera de casa… dejé de escribir, no sólo por falta de tiempo, también por agotamiento mental, tanto, que sentía que mi inteligencia había disminuido. Y lo peor, sentía que estaba sola…

Mi familia está lejos, a varias horas de distancia y mis amigos de la infancia están regados entre Caracas y Ciudad Guayana. Mi esposo y yo sólo nos tenemos el uno al otro, pero él trabaja todo el día y durante mi reposo postnatal yo estaba en casa sola con el bebé hasta que él llegaba en la noche.

¿Qué me mantuvo en pie? Mi amiga Lelimar, que empezó siendo una compañera de trabajo y que paradójicamente no es madre. Mi esposo, que no tenía idea de lo que me pasaba, que no sabía cómo ayudarme y que ha aprendido junto conmigo a superarlo. Mi psicóloga que me ayudó a aceptar lo que me pasaba. Mi psiquiatra que me medicó y que junto con la psicóloga me orientó. Y el ser más importante de mi vida, Guillermo, mi hijo, un niño dulce y alegre que en mis momentos más duros me sonreía como si supiera que su mamá lo necesitaba.

¿Qué no tuve? Por lo menos, una madre que me informara y me apoyara en vez de decirme “lo que me esperaba”… que me hubiese dicho que la vida feliz después del primer hijo, muchas veces, no es como en las novelas, que el agotarse, el no poder más a las 10:00pm luego de encargarse de la casa, el marido, el trabajo y el hijo o hasta deprimirse, no es culpa de uno porque ya es suficiente con la que se siente por no estar como los demás esperan que actúe una madre que deseó serlo con toda su alma.

No tenía apoyo más allá de las cinco personas que ya he mencionado, porque al medio contar el cómo me sentía venían las miradas de asombro y las críticas “¡cómo es posible que no estés feliz con un niño tan bello!”. Por eso es que quedamos en silencio pensando que todo es culpa de uno, que no es suficientemente buena para ser madre y lo peor, que no ama como cree a su hijo.

¿Cómo haré ruido? Estoy dando el primer paso sentándome a escribir esto. Si alguna madre me lee y cree que necesita el apoyo y la presencia de alguien, que no hable sino que la escuche, espero me escriba porque cuenta conmigo. Todo pasa, los hijos son algo maravilloso. La soledad, el agotamiento, la depresión postparto… aunque son terribles se superan si rompen el silencio, sólo espero que se animen y lo griten junto conmigo.

_______________________

Me pueden escribir al correo: kareta11@gmail.com

¿Dale palo a la piñata?

No soy de las que recomienda hacer fiestas de cumpleaños en los primeros tres años del niño, ya que por lo general las hacemos para complacer a otros. Los convencionalismos, el qué dirán y la presión de amigos y familiares… Muchas veces influye en que nosotros, los padres, caigamos en el corre, corre que implica planificar, organizar y llevar a cabo una fiesta para niños pequeños.

Nosotros como padres apreciamos y contemplamos con alegría y orgullo cada segundo de la vida de nuestros pequeños y muchas veces queremos compartirlos… No es necesaria una gran fiesta para hacer ver eso, con estar con nuestros pequeños, darles amor y todo aquello que necesitan para ser bebes y niños felices es suficiente.

Pero si usted cree que su niño necesita una fiesta, le dejo algunos tips que quizás le ayuden a llevar a cabo una celebración pensada en el niño y no en sus padres o en los demás adultos:

-Ubique un salón especializado para fiestas infantiles que sea seguro, es decir, que los juguetes y objetos que contenga no le pueda producir daños físicos a su hijo ni a los amiguitos. La búsqueda de ese salón servirá también para ahorrarle el trabajo de limpiar y recoger luego de la ida de los invitados.

-El motivo de la fiesta: si hablamos de niños de entre 1 y 3 años, tenemos que pensar como ellos, muchas veces tienen un peluche, muñeco o personaje favorito… Complazca a su niño, no siga la moda. Si su hija ama su conejito, llene el salón de afiches de conejos, por ejemplo.

-Las piñatas… A ningún niño le gusta golpear a su personaje favorito, mi hijo ama los personajes de Toy Story, y cada vez que va a una piñata con alguno de esos personajes se niega a pegarles. Busque piñatas con figuras o con el número de años que cumplirá el bebé. Tampoco es buena idea, en mi opinión, colocar al malo de la película, los niños son como esponjas y ahí estarán aprendiendo que pegarle al malo es justo, y no lo es.

-El menú. Pongase en el lugar de su hijo y sus amiguitos, vea las edades de los mismos, y según todas las recomendaciones de su pediatra para la alimentación de niños pequeños, haga una lista de lo que podría ofrecerles. He ido a fiestas donde los caramelos y gaseosas, altos en glucosa, son la atracción principal y mi hijo, por ejemplo, no come nada de eso… Eso nos obliga a cargar con comida adicional en los bolsos.

Un menú rico para los bebes puede contener: gelatinas naturales con frutas picadas, algunas compotas libres de azúcar, jugos naturales o aquellos que están hechos para bebes y que no son un concentrado de químicos y glucosa. Galletas para bebes, palitos de zanahoria… Y todo aquello que suele comer su hijo. Nunca piense en los adultos que asistirán, los protagonistas son los niños.

-Las rifas o regalos. Si los niños que irán a la fiesta de su hijo son contemporáneos con el mismo, no compre regalos o recuerdos que no le daría al suyo, además, escoja aquellos que corresponda a la edad promedio de los pequeños invitados.

-Si va a alquilar o contratar algún tipo de atracción como colchones inflables, personas disfrazadas de animales, personajes de tv o payasos… Piense primero si corresponde con la edad promedio de los niños asistentes, que los más pequeños no se vean amenazados por la emoción y fuerza de niños mas grandes dentro de esa atracción y si alguno le tiene miedo a los personajes disfrazados. Puede generar todo un caos si varios de los niños lloran aterrados cuando se comience el acto.

-Y para mi lo más importante: no sirva alcohol en la fiesta de su hijo, los protagonistas son los niños. Los adultos tienen muchas otras ocasiones para beber.

Por ahora, creo que son las recomendaciones básicas que deberíamos seguir… Si cree que se me ha escapado alguna, los invito a dejarla en los comentarios.