Archivo del Autor: maestraemi

Acerca de maestraemi

Mujer, madre, maestra, promotora de lactancia materna, doula en formacion, protectora de la familia, amante de la vida

la vuelta al Mundo con tetica

Parece que fue ayer cuando tome aquel primer avión con mi bebé de 6 meses y mi esposo… ya hace 4 años de eso, nos hemos vuelto expertos.

Viajar con niños es todo un tema, desde siempre he observado (y lo sigo haciendo) a las madres y padres que se desplazan con sus hijos, bolsos, pañaleras, carteras, coche, teteros, calentador de teteros, pañitos, juguetes, recipientes para cierto tipo de alimento, termos de agua… los pobres cargan con todo aquello que en la tienda les aseguraron “seria útil y necesario” y así se encaminan hacia su rumbo, cargados como mulas, sin manos suficientes para atender al bebé y llevar los objetos “indispensables” al mismo tiempo, resultado: llantos incontrolado de los pequeños y padres estresados.

Nosotros tuvimos otra experiencia, otra historia que contar. Nuestra niña creció y viajó con su tetica. En ella tenia todo lo que podía necesitar, alimento, bebida, calor, cobijo, confort, descanso. A mi también me habían advertido “son muchas horas llévate esto y lo otro” me sentía confundida, sin embargo decidimos hacerlo a nuestro modo, y efectivamente mi intuición no falló. Nuestros viajes han sido cómodos en ese sentido, conmigo llevaba todo lo que ella necesitaba y estábamos libres de cargar con cosas innecesarias.

Así descubrí también que los coches son incómodos, pesados, ocupan espacio y son un equipaje más que cargar durante el viaje, quita espacio en la maleta del vehículo para todo lo demás. Mi mejor amigo en estas experiencias ha sido el canguro tipo fulard, se trata de un cargador de bebé hecho de tela que envuelve el cuerpo del bebé junto al de la madre, es lo mas práctico, sobre todo si tienes que tener tus manos libres para rodar maletas, sacar documentos u otra tarea. Es más seguro, nadie se acercará ni tratará de tocar a tu bebé si estás haciendo otra cosa, pues lo tienes en tu pecho y lo más importante es el bienestar del pequeño, ellos están tan bien allí pegados a uno que no lloran, no se inquietan, tiene lo que necesitan a la mano; la tetica y así se hace más fácil el trayecto para todos.

cuando se hacen más grandes y tienen más independencia porque andan por sí mismos, no cambia mucho, si aun son lactantes la teta es siempre el mejor relajante, la mejor merienda, el mejor consuelo y la técnica más veloz para hacerlos dormir.

Que viva la teta al rededor del Mundo!

Emilia Siniscalchi

NOTA: por favor si van a compartir respetar el derecho de autor de cada una de las publicaciones de este blog y las fotos publicadas. Gracias!

Dormimos Juntos y nos encanta!

Ser Madre abriò un portal en mi vida, variedad de temas nuevos forman parte de mi interès y de mi aprendizaje diario. En mis quehaceres cotidianos descubro cada dìa que siempre hay algo nuevo que aprender, noto la diferencia entre el antes (de saber, experimentar y entender concretamente una situaciòn) y el despuès de vivirla. Tal ha sido el caso con el tema del “colecho” “cosleeping” o dicho en palabras màs sencillas; compartir la cama para dormir todos juntos.

Este asunto sucitò en mi, momentos de pausa y de reflexiòn… veràn yo tambièn creìa, como muchos, que le hacìa daño a mi hija metièndola en mi cama, que estaba provocando una ruptura en mi relaciòn de pareja sì dejaba que la bebè invadiera ese espacio personal, que no habrìa màs terreno para la intimidad y que simplemente estaba mal.

Sucede que al cabo de un corto plazo escuchè una voz en mi interior, era mi instinto que me decìa lo importante de tener a mi bebè cerca,  yo sentìa fuertemente esa necesidad de estar con ella para amamantarla, olerla, oir su corazòn, saber que respiraba bien, sentir que su temperatura era estable y ademàs yo sabìa que ella necesitaba de mi. Para esto era necesario que estuvièsemos juntas, por lo que yo me levantaba de la cama innumerable cantidad de veces para ir a verla y acudir sus necesidades.

El resultado de ese vaivèn fue devastante para mi, estaba desgastada y gracias a esto puès no habìa ninguna motivaciòn, interès, tiempo ni energìas para dedicarle a la intimidad, por lo que me di cuenta que aquellas teorìas de crianza de bajo contacto para supuestamente “preservar” otras cosas como la privacidad y la vida de pareja no tenìan ningun sentido.

De esta forma dije “hagàmoslo a nuestra manera” y asì me llevè a mi cachorra a nuestra cama, desde ese dìa todo cambiò para mejor, pude dormir màs horas, la bebè se despertaba menos, yo podìa amamantarla a demanda mientras dormìa sin miedo a que se me cayera de los brazos, mi esposo descansaba mejor porque ya no se despertaba frecuentemente con el llanto de un bebè desconsolado solo y asustado al otro lado del cuarto.

La cama se convirtiò en el nido, nuestro lecho de amor se hizo màs grande, finalmente podiamos compartir el calor, el olor y la presencia del fruto de nuestro amor. Nuestra intimidad no se perdiò, màs bien trascendiò se hizo màs profunda, nos descubrimos como padres durante el dìa y la noche, nos compenetramos como pareja y conseguimos otros espacios fìsicos y temporales para dedicarlo solo a nosotros dos, asì nuestro amor se hizo màs fuerte, intenso y maduro.

Esta experiencia me hizo pensar, me permitiò descubirme, fue gratificante atreverme a probar a pesar de las ideas que me habìan trasnmitido. Mi invitaciòn es hacia todas las mujeres a no tener miedo de descubrirse como madres, hay muchos tabues, cuentos de camino y teorìas sobre la crianza y en general sobre los modelos de maternidad… pero no hace falta estudiarlos todos y seguir rigurosamente ciertos patrones, lo que si es impescindible es aprender a escucharnos y en esa medida seremos capaces de comprender nuestras necesidades y las de nuestros hijos.

Un bebè que crece en un ùtero seguro nace sereno, un niño que crece en un ambiente confortable desarrolla un buena autoestima y es capaz de lograr su independencia por sì solo, un cachorro que ha sido protegido crece determinado y seguro de sì mismo ya que sus necesidades vitales primarias de alimentaciòn, contenciòn, apego y cobijo fueron cubiertas cuando màs las necesitaba.

Dormir juntos fomenta una buena comunicaciòn entre padres e hijos puès se genera un clima de confianza mutua que abre el espacio para sentirse en una zona de confort en la cual la persona se siente segura de expresar sus sentimientos libremente sin ser juzgado.

Un padre y/o una madre que por su rutina diaria logran ver y compartir pocas horas con sus hijos pueden recuperar parte importante durante la noche, compartir el sueño tambièn es una forma de atanciòn.

El estar en contacto con las mamàs y las familias, el escucharlas me ha dado la oportunidad de observar que son muchos quienes ponen en pràctica este tipo de crianza de alto contacto, algunos tratan el tema con mucha discresiòn para no sentirse juzgados (es una desiciòn vàlida y muy personal y de la familia, despuès de todo la confrontaciòn con la sociedad y sus corrientes non son fàciles de sobrellevar) otros en cambio lo decimos abiertamente…

Si, dormimos todos juntos… y nos encanta!!!!!!!

Encontrandome con la lactancia

Siempre supe que amamantar era bueno, no porque lo había leído o porque lo había escuchado antes sino porque de alguna manera me parecía naturalmente lógico. Cuando supe que estaba embarazada, como toda madre que desea un hijo, estaba repleta de alegría y muy frecuentemente soñaba con mi bebé, el sueno màs hermoso que recuerdo fue tenerla en mis brazos mientras la amamantaba, lo recuerdo perfectamente porque ese fue el día que supe dentro de mi que tendríamos una niña. Ella me miraba mientras tomaba leche de mi pecho, nuestras miradas estaban conectadas y con los ojos nos decíamos todo lo que sentíamos, su pequeña manito aferraba mi dedo indice y yo le sonrreia, la sentía muy cerca de mi, su calor, su corazón.

Ese día fue el primer día que decidí buscar información sobre lactancia y me encontré un Mundo de cosas nuevas, me impresioné al ver que habían tenicas y posturas que aprender, sistema de extraccion y almacenamiento de la leche, hasta consultoras de lactancia para quienes tenían dificultad en llevar a cabo esta tarea con sus pequeños. Comencé a leer libros y revistas, participé en reuniones y cursos prenatales y en todas estas fuentes de información me pude dar cuenta de una cosa; como hemos perdido nuestro instinto!

Tantas organizaciones, instituciones, especialistas, investigadores dedicados al tema de la lactancia para promoverla y dar a conocer sus beneficios me hizo reflexionar y darme cuenta de cuanto nos hemos alejado de lo natural. Si todas siguiéramos nuestro instinto de mamíferas no haría falta tanta lectura, reuniones, cursos y asistencias individuales porque seguramente nuestro cuerpo y nuestro bebé nos darían la pauta y nosotras sabiamente sabríamos lo que es bueno y lo que es malo, veríamos con nuestros propios ojos el buen desarrollo de nuestro pequeño y decidiríamos destetar naturalmente cuando el niño así lo pida o cuando la madre así lo quiera sin necesidad de ver el calendario o escuchar lo que nos dicen algunas personas.

Veo que la sociedad actual en la que vivimos es acelerada y dificil para criar un niño, con tantos avances parece que en un cierto punto retrocediéramos. La industrialización y la globalización nos hacen cada día màs consumistas y nosotros sin darnos cuenta nos dejamos llevar por esa inmensa ola. La verdad es que podemos vivir sin tantas de esas cosas que compramos y que nos hacen creer son escenciales. Si’ nuestras antepasadas no hubiesen amantado a demanda nuestra especie habría desaparecido hace tiempo.

Hoy como mujeres y madres tenemos otras realidades, otros retos que enfrentar. Parte de nuestra realidad consiste en aceptar que nuestra sabiduria femenina se ha ido perdiendo con el tiempo y es hora de rescatarla.

Hoy soy la mamà de una niña de 30 meses que aun amamanto, junto a ella me descubro dia a dia como mujer y madre, juntas crecemos aprendiendo de nuestro ensayo y error, nos dejandonos llevar por el inmenso amor que nos tenemos la una a la otra y nos comunicamos a travès de la palabra, las miradas, las caricias y la lactancia materna. Mi vida cambio desde que ella llego al Mundo, ser madre es un recorrido fascinante que hay que vivir a plenitud, pues cada momento es unico y especial.

Aqui estamos y aqui seguimos creciendo dia a dia con el apego, la lactancia, el colecho y la crianza con amor y respeto.DSC 00281 199x300 Encontrandome con la lactancia

 Texto: Emilia Siniscalchi

fotografia de: Nilza Castillo A.

 

NOTA: por favor si vas a compartir la información respeta el derecho de autor. gracias!

¡Hola mundo!

El Símbolo Internacional de la Lactancia fue creado por Matt Daigle, artista y padre, para un concurso y  firmó un contrato en 2006 para hacer el símbolo parte del dominio público.El símbolo fue diseñado como otros símbolos tipo AIGA vistos comunmente en lugares públicos. Estos símbolos deben ser diseñados con cuidado porque tienen que ser entendidos con un simple vistazo sin explicación escrita sobre su significado.

lactivistastuiter 250x250 ¡Hola mundo!

Símbolo Internacional de Lactancia

El Símbolo Internacional de la Lactancia fue creado específicamente para enfrentar el problema de no tener un símbolo de lactancia universalmente aceptado para indicar que amamantar es aceptable en lugares públicos. Muchas veces, cuartos designados para amamantar en lugares públicos llevan el símbolo de biberón en vez de la imagen de una madre amamantando a su hijo. Antes de la creación del nuevo Símbolo Internacional de la Lactancia, varias madres lactantes sintieron que el símbolo del biberón no era apropiado para designar un cuarto de amamantar.

Si deseas ampliar informacion sobre el simbolo, ingresa en su sitio web : http://www.breastfeedingsymbol.org/

 

Tomado de wikipedia