Archivo de la categoría: Colecho

Reflexiones sobre Colecho.

Con mucha alegría e ilusión les presento mi primer post. Esta vez, sobre mi experiencia personal colechando con nuestra hija Valeria Alicia de 4 meses y medio.

Honestamente, debo reconocer mi desconocimiento total sobre este tema al inicio de mi embarazo y para mi sorpresa, entendí su significado ya siendo madre, el cual no es otro que “DORMIR CON TU BEBE EN LA MISMA CAMA”. Debo reconocer que prematuramente, y como buena mama progresista, no estuve de acuerdo con esa práctica, en particular, por razones que en su momento consideraba lógicas, tales como: primero, atenta contra la intimidad de la pareja; segundo todo bebe necesita su espacio; y, tercero evita fomentar la independencia y desarrollo adecuado del bebe.

Gracias a Dios y a la Virgen comprendí que errar es de humanos y siempre podemos rectificar, mejorar, cambiar, superar y madurar nuestros criterios y opiniones, cosa que hice desde el primer momento que tuve a mi hija en mis brazos. En medio de la incertidumbre de ser madre primeriza, estando en la clínica suplique la presencia de mi bebe en mi habitación, y ya con ella a mi lado, pude respirar tranquila, aún estando en  la incómoda cama de la clínica.

Al llegar a casa, tenia al lado de mi cama un hermoso moisés -regalo de mi madre y nuestra amiga Carmencita- pero tristemente, y algo avergonzada, debo admitir que pese a su belleza, éste sólo fue utilizado por mi hija la primera semana fuera de mi vientre. Simplemente no aguante la tentación, quería vivir el colecho, lo acepte positivamente y en principio resultó ser un milagro para mí, pues pude poder dormir un poco más, pero también, y aún más importante, lo fue para mi hija Valeria Alicia, quien lloraba menos. Durante la madrugada la colocaba sobre mi pecho y así dormíamos las dos, después por  temor a la lastimarla, la colocaba en el almohadón para amamantar y al superar el temor comenzó a dormir en el origen de su tranquilidad, de su seguridad, y sobretodo de nuestra felicidad.

Ahora, soy fiel defensora y practicante del colecho, supere mi criterio inicial, investigue, estudie, analicé y asimile el colecho como forma de vida, por lo que hoy día puedo decir: primero no atenta con la intimidad de la pareja, es solo cuestión de imaginación y creatividad, además nace una nueva intimidad o complicidad madre e hijo divina; segundo, nuestra bebe tiene su espacio, eso sí, en nuestra cama de amor y cuando sea el momento oportuno y adecuado, ella buscara su propio espacio, y muy a mi pesar, tendré que aceptarlo y entenderlo ¡la voy a extrañar a morir!; y, tercero, en mi ardua investigación descubrí estudios donde se plantea que los niños separados de su padres y obligados a dormir solitos, son los más inseguros, menos sanos y menos tranquilos.

Por otro lado, hay defensores o promotores del colecho, personas preparadas en la materia, con gran experiencia y de gran credibilidad como lo es el pediatra español Carlos González, a quien tuve la oportunidad de conocer en persona aquí en Venezuela al asistir  a la PrimeraJornadade Lactancia Materna, Alimentación y Educación Infantil, promovida por la Ligade la LecheVenezuela;  quien señaló en su libro “Bésame Mucho” que no debemos hacer tan prematuramente una separación, que nuestros hijos lloran por instinto de sobrevivencia, ya que no saben si su madre volverá y recomienda el colecho, tomando las precauciones debidas; también la psicóloga Rosa Jove, quien en su libro “Dormir Sin Lágrimas”, nos explica que cada niño es diferente y lo inhumano de todos los métodos donde sugieren dejar llorar al bebe como solución, ya que estos métodos de adiestramiento del sueño ocasionan diversos problemas emocionales; por otro lado, en las redes sociales encontramos diversos blogs especializados que explican el colecho y lo recomiendan como www.crianzanatural.com ,  www.amormaternal.com, entre muchos otros.

Así que Madres ¡todas al colecho!.