Archivo de la categoría: felicidad

Esculturas a pie de calle: Normalizando la lactancia en público

Excelente texto tomado de: http://ecvlactando.com/2012/06/19/esculturas-a-pie-de-calle-normalizando-la-lactancia-en-publico/

Los parques, jardines, calles, plazas, entradas de edificios de uso público, … incluso los cementerios, lugar de último descanso, de muchas ciudades y pueblos están adornados con esculturas de mujeres amamantando a sus retoños.

Imágenes que pasan desapercibidas para los viandantes diarios pero que despiertan la curiosidad de los turistas. Para los primeros la presencia de la estatua no les provoca sobresalto, están acostumbrados a verla, la imagen no les provoca ni admiración ni rechazo, forma parte de su día a día cotidiano, como mucho si algún día se cruzan de frente y no van distraídos pueden esbozar una sonrisa de saludo hacia la madre y el hijo de piedra. Tan solo a los turistas les causa sorpresa encontrarse de frente con la mujer de mármol, de piedra, de metal, … con sus pechos en pleno acto de comunión con sus hijos. Esa sorpresa se materializa en dos tipos de reacciones: una admiración por la hermosura de la escena o estupor al no estar acostumbrados a visualizar esa imagen en su vida diaria.

Eso mismo es lo que sucede en nuestras calles, parques, plazas, … cuando una mujer se abre la camisa y saca su pecho para dar de mamar en público a su hijo calmando de esa forma su necesidad de alimento o afecto (ambas igual de urgentes y necesarias de satisfacer con inmediatez).

Cuando se esta acostumbrado a visualizar esa imagen en el entorno inmediato (familia, amigos, vecinos) encontrarse en el banco de enfrente con una mujer dando el pecho no produce ningún tipo de reacción, como mucho se sonríe a la madre o al niño… tal vez incluso las mujeres de mas edad se acerquen a la madre y la feliciten por su acto y rememorarán con ella su propia lactancia y maternidad.

Pero desgraciadamente en este mundo moderno y artificial que nos toca vivir la imagen predominante en el subconsciente colectivo cuando se trata de relacionar alimentación y niños es la de un artilugio de plástico llamado biberón. Por ello cuando los ojos que no conocen otra opción posible de alimentación infantil se encuentran con nuestros hijos mamando a plena luz del día en un banco cualquiera, de un lugar cualquiera, de una ciudad cualquiera, la sensación que embarga a esos ojos, a esas personas, es la de estupor, rechazo… El desconocimiento, la ignorancia, el analfabetismo biológico provoca rechazo, ira, indignación…

Si la lactancia materna fuera la opción normal de crianza cuando los ojos de los turistas se encontraran frente a frente con las esculturas que inmortalizan en piedra, mármol o metal esa parte básica de la maternidad no mostrarían estupor ni asombro. No. Mostrarían una sonrisa a la madre y el hijo de piedra y sus conversaciones además de alabar la belleza de la imagen se centrarían en los detalles de la estatua, la habilidad del artista, el realismo de los detalles…

Mientras llega el día en que abrirse la camisa y amamantar a los niños en público sea lo normal tendremos que conformarnos con alabar la belleza de estas y otras estatuas similares que adornan las calles, plazas, parques, jardines… de nuestras ciudades, que poco a poco, día a día colaboran en el proceso de normalización de la lactancia.

¡¡Cumpleaños feliz!!

HPIM2678 150x150 ¡¡Cumpleaños feliz!!

Día antes de la cesárea

Tal día como hoy, hace un año, a esta misma hora (9:45 am) nació Mariana, mi sol y mi alegría.

Muchos sentimientos se me revuelven, muchos recuerdos cargados de nervios y todos los colores. Hace unos minutos le dije al anestesista que me dolía la herida y él me inyectó algo en la vía.

A esta hora estaba sumida en un sueño psicodélico mientras mi hija emergía de mi interior, con la ayuda de manos ajenas. Dentro de un rato se hará un año de estar en recuperación, en una sala fría, en un hospital sin luz, escuchando el llanto de mi nena, el más alto del universo, llamándome, mientras escucho al gineco-obstetra gritar desesperado porque el de la planta no estaba y no se había recuperado el servicio eléctrico en el quirófano del materno. Agradecí haber sido la primera cesárea atendida y no estar en la posición de la que en ese momento estaba en la mesa de operaciones, mientras un dolor ardiente me acuchillaba el vientre. Sin fuerzas, acostada en la camilla, estaba feliz. Sí, infinitamente feliz porque no importaba nada, cada vez estaba más cerca de abrazar y besar a mi hija.

IMG00263 20110710 1406 150x150 ¡¡Cumpleaños feliz!!

MI al salir de quirófano

No se puede describir la felicidad de ver el embarazo llegar a término, no solo porque se acabaron las manchas de sudor en las axilas y en el pecho por los calorones que me atacaban en el último trimestre o porque ya no me sentiría como una tortuga patas arriba luchando por voltearme cuando trataba de levantarme de la cama, sino porque ya iba a estar cara a cara con la compañerita que todas las noches golpeaba la cama cuando me acostaba del lado izquierdo, la que enterraba sus piecitos en los pulmones y la que me hacía (y hace) sentir la supermamá más afortunada del mundo.

Copia de Imagen0843a 1 ¡¡Cumpleaños feliz!!

El dúo dinámico!