Archivo de la categoría: lactancia

Una hermana nace a la maternidad

Cuando se ve nacer a la maternidad, a una hermana, algo en ti se transforma, se hace grande la humildad, así mismo de contradictorio, porque te haces pequeña contemplando la gracia de una gran obra.

¿Cuál es esa obra de gracia divina?

La entrega y devoción de una madre nueva que es tu hermana de sangre y tribu.

Conoces la historia de vida de esa hermana, la conoces de palmo a palmo, como si fuera tu propia vida porque es parte de tu vida, porque es tu carne y sangre. Recuerdo cuando esa hermana siendo una niña pequeña me decía antes de dormir: “hazme conquillitas”, suaves caricias con la yema de mis dedos sobre su brazo, espalda o cuello. Dormíamos en nuestro cuarto con las camas juntas y confieso que, a veces, me fastidiaba, pues se me dormía el brazo pero lo hacía solo porque ella, mi hermana, menor me lo pedía.

Ahora esa hermana pequeña se ha hecho madre y la he visto transformarse, en su cuerpo, mente y espiritualidad, entonces la acompaño como alguna vez me pasó mi y ella me acompañó y todavía me pasa y ella me acompaña. Ver a la otra, a la hermana, es realmente revelador y conmovedor. Su bebe tiene días de nacido y mientras amantamos a nuestros hijos en el patio de su casa, me digo a mi misma, quien diría que un día estaríamos así, cobijando apaciblemente a tiernos seres que milagrosamente se fecundaron, formaron y emergieron de nuestros cuerpos.

Lo que más admiración y beneplácito me produce este estar y ser en tribu, es ver a esa hermana como una mujer-otra, verla doblegada, postergando su propia afectividad y voluntad, incluso postergando necesidades vitales y fisiológicas, como comer y dormir, entre otras, para poner a la cría recién nacida en su lugar prioritario.

Estoy convencida que este acto sublime y también valeroso del amor tangible de dar, darse, entregarse y doblegarse se acerca a lo que vivió y sintió María cuando entregó a su hijo como un hijo de Dios y tal vez, un poco, a lo que ese hijo, Jesús, sintió y vivió al entregarse por la humanidad.

DSC006102 Una hermana nace a la maternidad El acto de dar lugar y aceptar el dolor del parto natural-vaginal, de experimentarlo y vivirlo con pasión y aceptación en nombre de lo que simboliza, el acto de ofrecer los senos y todo tu cuerpo al momento de amantar una y otra vez, sobre todo las primeras veces cuando se abren los conductos y  se produce un estremecimiento sin igual, sólo se equipara a ese amor supremo de Jesús de Nazaret.

Cada quien es libre de optar por la fe que mejor le parezca para estar cerca de Dios, de hecho mi hermana también lo es. Estoy convencida que ningún ejercicio espiritual es mejor que otro si se trata de seguir a Dios en comunidad,  pero para mi seguir a Jesús, intentar vivir cómo él, encontrarlo a él en lo que vivo, es mi opción de vivir en el Amor, no como un acto teórico, voluntarioso y ajeno sino como una realidad regalada y otorgada por Dios, por todo eso Gracias, Señor Gracias, porque tu amor se hace vivo presente, aquí y ahora en el universal instinto materno.

¿Por qué Madre Naturaleza?

Confieso que titular un espacio para hablar de lactancia y crianza respetuosa como: “Madre Naturaleza” me resulta un poco empalagoso pero por la forma en que nació el titulo no me pude resistir.

Una niña de 6 años caminando por su cuarto, de un lado a otro, de manera casi frenética, no para de hablar, dice miles de cosas, entre esas pregunta: “estas tomando nota de lo que digo” y yo trato de hacerlo mientras aprecio sus gestos y recibo su emoción. Todo esto porque pregunté, a esa niña, ¿qué nombre le pondría a un blog sobre lactancia? y enseguida empezó a dibujar con palabras, imágenes que para ella definían la lactancia, entre las frases que pude recoger, dijo: “cuando veo a alguien amamantar pienso en verde, en el bosque, porque es natural, es la Madre Naturaleza”.

Amo a esa niña, mi hija. Rindo homenaje a ella y a ese momento creador, nombrando a este espacio como Madre Naturaleza. Amamantar a mi hija y a mi hijo me ha enseñado mucho pero sobre todo me ha conectado con mis entrañas.

Alicia fue amantada de forma exclusiva por 6 meses y complementaria hasta los 2 años. Arturo también, cuenta con 11 meses de vida y aún se nutre de la leche que emana de mi senos. Miro atrás y preguntó ¿por qué amamanté a Alicia?, mi madre no lo hizo conmigo, nadie me enseño y hace 6 años no tenía tanto acceso a internet, así que no fue porque contaba con mucha información sobre lactancia, como lo hago ahora, puedo decir que lo hice porque si, por instinto y el título de este espacio Madre Naturaleza evoca ese instinto, esa entraña, ese origen.

¿Quien escribe? Claudia Rodríguez Gilly es mi nombre y para hacer el cuento corto, nací y vivo en Caracas, Venezuela, el 23 de julio de 1970, socióloga de profesión, activista de derechos humanos, cristiana, enamorada y felizmente casada desde 2003.

¿Porque en lactivistas? este espacio nace durante la campaña 2011 de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, durante esta campaña más que en otra oportunidad participamos más en las actividades públicas y en debates en redes sociales, lo cual motivó a que surgiera con mas fuerza la necesidad de sistematizar, poner en letras lo que aprendemos, pensamos, vivimos y dialogamos, así que no pude dejar pasar por alto la invitación de Lactivistas.org para hacerme parte de esta iniciativa que busca reunir gente que cree y opta por la lactancia materna y la crianza con respeto, espero que mucha gente se sume y hagamos tribu/comunidad de lactivistas.

Familia de Macacos4 300x199 ¿Por qué Madre Naturaleza?

Claudia Rodríguez Gilly @claudirg

Porque fracasa tanto la lactancia materna?

leche%2Bmaterna%2B3 Porque fracasa tanto la lactancia materna?Sinceramente cada dia me sorprendo mas y mas de las historias que escucho sobre fracasos en la lactancia materna. No dejo de escuchar frases como “Mi leche no lo/a llenaba mas”, “Se quedaba con hambre”, etc, etc. No es que no crea que haya mujeres que por alguna razón (medica) no tienen leche suficiente,  Muchas veces esta razón es válida, otras veces es imaginaria, pero lo que muchas mamas no saben es que la producción depende únicamente del estímulo que realiza el bebé al succionar. Cada vez que las glándulas mamarias se vacían, éstas generan más leche y, por lo tanto, a mayor succión habrá más producción de leche…
Es decir, puede haber casos en los que no sirve la leche, pero en la realidad estos son casos muy muy aislados, no la regla general como parece ser hoy en día…
Hay muchos mitos  girando en torno a la lactancia, hasta el punto de que algunas mamas piensan que tanto la leche materna como la suplementaria ofrecen los mismos beneficios… Pero el mito mas fuerte y el mas escuchado es :Mi leche no sirve, no lo llena…
Hay bebés con una necesidad de succión muy intensa o que necesitan el contacto frecuente con la madre y este reclamo permanente les hace pensar que no tienen suficiente leche. En este marco caben los bebés que se despiertan mucho para amamantar y bebés que están atravesando un pico de crecimiento y necesitan estimular el cuerpo de la mamá para que produzca más leche buscando el pecho más a menudo de lo acostumbrado. Estas señales podrían interpretarse erróneamente como falta de leche.
Un bebé criado a pecho necesita ser amamantado con mucha frecuencia; esta, situación puede generar comentarios como: “estás malcriando a tu bebé”, “se está acostumbrando a los brazos” o “no tienes suficiente leche y por eso quiere estar pegado todo el tiempo” y pueden generar desmotivación para seguir amamantando…
Estas son cosas que influyen (a mi entender) para que fracase la lactancia materna…
-Decirle a la mama que de el pecho cada x (pueden ser 2, 3 o 4 dependiendo de quien da el consejo) horas.Esto hace que haya menos estimación = menos producción.El bebe hambriento y frustrado y la mama igual de frustrada…
-Ofrecerle al bebe inmediatamente después del nacimiento un chupete o una mamadera “de refuerzo”.Esto puede llevarlo a confundir la succión (es muy distinto succionar el pecho o una tetina de plástico, de esta ultima la leche fluye con bastante menos esfuerzo). La lactancia mixta es el inicio del destete progresivo…
-Decirle a una mama que ya no tiene suficiente leche.
Si el bebe quiere tomar aunque haya pasado muy poco tiempo de la toma anterior, esto no quiere decir que tu leche ya no lo llena, un bebe no busca el pecho solo por alimentarse, tambien lo hace para recibir consuelo, contacto, placer… el « temor por falta de leche » es la primera causa de fracaso de la lactancia.
-Creer que dar el pecho duele, y que eso es “normal”. Dar el pecho en ocasiones duele, es verdad, a mi me dolió mucho con mi primera hija, hasta que pudimos adaptarnos a la lactancia. Pero esto no es “normal”. Es por una incorrecta posición del bebe. En mi caso, debido a la cesárea, mi post operatorio fue muy doloroso, y no encontraba una posición cómoda, que no me hiciera doler los puntos, por ese motivo tuve grietas y demás. Sin embargo jamas dude en suspender la lactancia, tome las medidas del caso, use pezoneras, crema de calendula, me cure y seguí adelante. Tenia clarisimo que no iba a rendirme ante el primer inconveniente…
-Darle formula a la noche para que “duerma mas horas”.Esta es otra manera de hacer que el bebe no estimule el pecho y la producción disminuya.
-No saber acerca de los Periodos de crecimiento. Hay etapas en las que el bebe toma con mas frecuencia, esto es normal y no hay que confundirlo con “falta de leche”.

 

En fin, con este post no estoy tratando de convencer a nadie de que de el pecho a su bebe, solo trato de aportar lo que aprendi después de dos lactancias exitosas.
Para terminar cito un parrafo del libro “Un regalo para toda la vida” de Carlos Gonzales:
En el pecho, además de comida, el bebé busca y encuentra cariño, consuelo, calor, seguridad y atención. No se trata tan sólo de alimento, el bebé reclama el pecho porque quiere el calor de su madre, la persona más conocida para él. Por eso lo importante de dar el pecho no es solamente contar las horas y los minutos o calcular los mililitros de leche, sino el lazo de unión que se establece entre ambos y que es una suerte de continuación del cordón umbilical.

La lactancia forma parte del ciclo sexual de la mujer; para muchas madres es un momento de paz, de profunda satisfacción, de saberse imprescindible y de sentirse adorada. Es un regalo, aunque sea difícil saber quién da y quién recibe…

Desde la caverna: El poder de la mujer en la Lactancia Materna 1

4747900818 b5dfda66d4 z Desde la caverna: El poder de la mujer en la Lactancia Materna 1

Para muchas mujeres el embarazo, el maternar y la lactancia significan una especie de “retorno a la caverna” de olvidadas ancestras. Y nadie está con nosotras cuando estamos en la oscuridad de la caverna y nos enfrentamos a un hecho (la LM) que se nos ha hecho desconocido por la coyuntura cultural pero que nos endilgan como “natural”.

Ser madre representa, para cada mujer, un encuentro extra-ordinario consigo misma, que debería ser elaborado psíquicamente como parte de su aprendizaje de vida. Esto significa, que todo embarazo debería propender a ser deseado para ser un acto constitutivo de la vida de la mujer como individua y no como mera ocupante de un rol social que le observa como simple reproductora al servicio de la cultura y el patriarcado.

Sin la elaboración de ese deseo individual, el “retorno a la caverna” se convierte en un reto angustiante y repetitivo de los patrones culturales de la violencia, el desapego y la falta de creatividad. Cabe preguntarse entonces ¿cuántas mujeres podemos elaborar la experiencia?

La cultura, basada en paradigmas de dominio de la naturaleza, ha desnaturalizado una serie de hechos asociados a la maternidad. Es decir, estamos tan lejos de nuestras ancestras que no tenemos casi modelaje para esta acción, incluso nuestras madres y abuelas aportan más en el sentido de los estereotipos y tabúes sociales, que en el sentido de la crianza exitosa y desarrollo de la profundidad del ser mujer, porque esa es la cultura en la que estamos inmersas.

Mi hipótesis es que durante unos cincuenta años al menos, en un gesto que tal vez atañe al entero siglo XX, la emancipación de la mujer se ha sostenido sobre la entrega de su poder natural relacionado con dar vida. Hemos pasado por encima de las cabezas de las madres y las amas de casa para edificar nuestro ascenso en la cultura, los negocios, los estudios, la política.

Se establece entonces una relación paradójica y poco elaborada con ese poder, pues la estancia con la cría es lo que ha esgrimido el poder patriarcal para sojuzgar a las mujeres, por lo que ciertas creencias emancipatorias aceptaron el estilo masculino como la regla de su actuación, abandonando a la cría y algunas prácticas emocionales y sociales sobre las que se sustentan la paz y la solidaridad entre seres humanos, tal como la LM y la relación íntima con el embarazo y la crianza.

Atención, no hablo aquí de una mujer en particular, que tiene que salir a trabajar al cuarto mes del parto o antes, y por fuerza debe dejar a su bebé en guardería o con su abuela. Hablo de un gesto cultural en el que hemos sido afectada/os en términos generales por decisiones tomadas desde un paradigma que no confía en la mujer y que falsamente protege a la familia.

Este quiebre diurno/nocturno de la mujer ha sido profundizado por múltiples factores, entre ellos pueden identificarse el malentendido poder médico, además del poder del capital, representado por las formas de parir más convenientes para el/la obstetra y el centro médico, el presupuesto hospitalario, la masificación de la salud, etc., acompañados de la industria farmacéutica y de alimentos, las cuales se han dedicado a elaborar productos de consumo relacionados con las funciones nutricias de la LM.

Símbolo Internacional de la Lactancia

El Símbolo Internacional de la Lactancia fue creado por Matt Daigle, artista y padre, para un concurso y  firmó un contrato en 2006 para hacer el símbolo parte del dominio público.El símbolo fue diseñado como otros símbolos tipo AIGA vistos comunmente en lugares públicos. Estos símbolos deben ser diseñados con cuidado porque tienen que ser entendidos con un simple vistazo sin explicación escrita sobre su significado.

Símbolo Internacional de Lactancia

El Símbolo Internacional de la Lactancia fue creado específicamente para enfrentar el problema de no tener un símbolo de lactancia universalmente aceptado para indicar que amamantar es aceptable en lugares públicos. Muchas veces, cuartos designados para amamantar en lugares públicos llevan el símbolo de biberón en vez de la imagen de una madre amamantando a su hijo. Antes de la creación del nuevo Símbolo Internacional de la Lactancia, varias madres lactantes sintieron que el símbolo del biberón no era apropiado para designar un cuarto de amamantar.

Si deseas ampliar informacion sobre el simbolo, ingresa en su sitio web : http://www.breastfeedingsymbol.org/

 

Tomado de wikipedia