Archivo de la etiqueta: lactancia materna

¿Cómo destetar?

488ddd071cac6ebfefbb3e5213df99b3 ¿Cómo destetar?

Hace tiempo la palabra destete era tabú para mí. No tuve que aplicarlo con mi primera hija, pero luego como asesora, he visto que es un tema recurrente el cual, para proteger la lactancia y, sobre todo, la relación de la díada mamá/bebé, debe ser tomado por las manos de una consejera de lactancia, con escucha y entrega sincera.

Muchos factores pueden estar incidiendo en la mamá que declara necesitar “destetar”, que probablemente no tengan que ver con la lactancia en sí misma.

La lactancia debería mantenerse hasta los 2 años para terminar el proceso de inmunización, fortalecer al máximo desarrollo fisiológico integral y sentar las bases psicoemocionales de la persona. No dudo, además, que se relaciona con el mundo de la puérpera, cuyo contacto íntimo con su bebé contribuye con su equilibrio hormonal y psíquico.

Muchas veces suele haber tabúes infundados, desorientación sobre la alimentación infantil, o retorno al trabajo, ingreso a la guardería, angustia de separación por empezar a caminar, etc. momentos en los cuales la lactancia es más bien favorable. Ciertamente también puede existir una necesidad de mamá, válida cuando se analiza el caso en perspectiva amplia. El tema es re-conocer y estar atentos a la díada.

Corremos el riesgo de volver al paradigma adultocéntrico cuando pensamos solo en una al destetar. Es un tema de dos.

El destete es además progresivo, y para hacerlo respetuoso, si se reconoce conjuntamente que es necesario, es recomendable hacer la transición adecuadamente y por fases, por lo que, de nuevo, lo más saludable es contar con una amorosa asesoría.

Mamá aterriza del puerperio y bebé se encuentra consigo mismo, transiciones vitales del ser humano en las que media, nada más y nada menos, el seno materno. Vale la pena pensarlo.

Esculturas a pie de calle: Normalizando la lactancia en público

Excelente texto tomado de: http://ecvlactando.com/2012/06/19/esculturas-a-pie-de-calle-normalizando-la-lactancia-en-publico/

Los parques, jardines, calles, plazas, entradas de edificios de uso público, … incluso los cementerios, lugar de último descanso, de muchas ciudades y pueblos están adornados con esculturas de mujeres amamantando a sus retoños.

Imágenes que pasan desapercibidas para los viandantes diarios pero que despiertan la curiosidad de los turistas. Para los primeros la presencia de la estatua no les provoca sobresalto, están acostumbrados a verla, la imagen no les provoca ni admiración ni rechazo, forma parte de su día a día cotidiano, como mucho si algún día se cruzan de frente y no van distraídos pueden esbozar una sonrisa de saludo hacia la madre y el hijo de piedra. Tan solo a los turistas les causa sorpresa encontrarse de frente con la mujer de mármol, de piedra, de metal, … con sus pechos en pleno acto de comunión con sus hijos. Esa sorpresa se materializa en dos tipos de reacciones: una admiración por la hermosura de la escena o estupor al no estar acostumbrados a visualizar esa imagen en su vida diaria.

Eso mismo es lo que sucede en nuestras calles, parques, plazas, … cuando una mujer se abre la camisa y saca su pecho para dar de mamar en público a su hijo calmando de esa forma su necesidad de alimento o afecto (ambas igual de urgentes y necesarias de satisfacer con inmediatez).

Cuando se esta acostumbrado a visualizar esa imagen en el entorno inmediato (familia, amigos, vecinos) encontrarse en el banco de enfrente con una mujer dando el pecho no produce ningún tipo de reacción, como mucho se sonríe a la madre o al niño… tal vez incluso las mujeres de mas edad se acerquen a la madre y la feliciten por su acto y rememorarán con ella su propia lactancia y maternidad.

Pero desgraciadamente en este mundo moderno y artificial que nos toca vivir la imagen predominante en el subconsciente colectivo cuando se trata de relacionar alimentación y niños es la de un artilugio de plástico llamado biberón. Por ello cuando los ojos que no conocen otra opción posible de alimentación infantil se encuentran con nuestros hijos mamando a plena luz del día en un banco cualquiera, de un lugar cualquiera, de una ciudad cualquiera, la sensación que embarga a esos ojos, a esas personas, es la de estupor, rechazo… El desconocimiento, la ignorancia, el analfabetismo biológico provoca rechazo, ira, indignación…

Si la lactancia materna fuera la opción normal de crianza cuando los ojos de los turistas se encontraran frente a frente con las esculturas que inmortalizan en piedra, mármol o metal esa parte básica de la maternidad no mostrarían estupor ni asombro. No. Mostrarían una sonrisa a la madre y el hijo de piedra y sus conversaciones además de alabar la belleza de la imagen se centrarían en los detalles de la estatua, la habilidad del artista, el realismo de los detalles…

Mientras llega el día en que abrirse la camisa y amamantar a los niños en público sea lo normal tendremos que conformarnos con alabar la belleza de estas y otras estatuas similares que adornan las calles, plazas, parques, jardines… de nuestras ciudades, que poco a poco, día a día colaboran en el proceso de normalización de la lactancia.

Ley de Promoción y Protección de la Lactancia Materna

Descargue la LPPLM (pdf)

Gaceta Oficial Nº 38.763 del 6 de septiembre de 2007

Capítulo I

Disposiciones Generales

Objeto

Artículo 1

Esta Ley tiene por objeto promover, proteger y apoyar la lactancia materna, como el medio ideal para la adecuada alimentación de los niños y niñas, a los fines de garantizar su vida, salud y desarrollo integral.

Derecho a la lactancia materna

Artículo 2

Todos los niños y niñas tienen derecho a la lactancia materna en condiciones adecuadas que garanticen su vida, salud y desarrollo integral. Asimismo, las madres tienen derecho a amamantar a sus hijos e hijas, con el apoyo y colaboración de los padres. Los padres y demás integrantes de la familia deben alentar y brindar todo el apoyo necesario para que las madres puedan ejercer el derecho humano previsto en este artículo en beneficio de sus hijos e hijas. El Estado, con la participación solidaria de las comunidades organizadas promoverá, protegerá y apoyará la lactancia materna exclusiva a libre demanda de los niños y niñas hasta los seis meses de edad y, la lactancia materna con alimentación complementaria oportuna, adecuada; inocua y debidamente administrada hasta los dos años de edad. El ministerio con competencia el materia de salud podrá incrementar esta edad mediante resolución especial. Derecho a información sobre lactancia materna

Artículo 3

Todas las personas, especialmente las mujeres embarazadas, madres y padres, tienen derecho a recibir información oportuna, veraz y comprensible, así como a ser educados, sobre el inicio, mantenimiento y beneficios de la lactancia materna.

Participación y corresponsabilidad social

Artículo 4

Todas las personas tienen el derecho a participar en la promoción, protección y apoyo de la lactancia materna y el amamantamiento. En consecuencia, tienen derecho a exigir el cumplimiento de la presente Ley, así como a denunciar su violación ante las autoridades competentes. En ejercicio del derecho de participación y en cumplimiento del deber de corresponsabilidad social, los Consejos Comunales, Comités de Salud y demás organizaciones comunitarias tienen derecho a ejercer la contraloría social para asegurar el cumplimiento efectivo de la presente Ley.

Sigue leyendo